Justi&Cia
  • 80 minutes
  • España
  • 2014
  • +16

Justino es un exminero que, harto de la situación social y económica que vive el país, decide convertirse en un justiciero social. En el camino conocerá a un jubilado que se suma a su causa. En una época marcada por la corrupción en la política (en el año de estreno, se contabilizaron más de 1.900 políticos imputados y al menos 170 condenados en más de 130 causas) y el auge de movimientos sociales como el 15 M, surgió esta película ópera prima de su director, Ignacio Estaregui , una cinta de carretera y de compañeros, que sigue fiel al espíritu indignado de muchos ciudadanos contemporáneos. Y es que dos parados deciden tomarse la justicia por su cuenta y secuestran a políticos corruptos para obligarles a confesar con los métodos que sean necesarios. Para ello, contó con una pareja que demostró tener una gran química: el español de origen libanés Hovik Keuchkerian ("Hispania, la leyenda"), acompañado de un gran Álex Angulo ("El día de la bestia"), que convirtió al jubilado que se niega a rendir en su último papel en pantalla. De hecho, murió antes del estreno de la película.