2 de junio de 2016

10 cosas que no sabías sobre 'Chicago'

Por Fernando de Luis-Orueta

'Chicago' es uno de los musicales más exitosos de las últimas décadas. Ganador del Oscar a la mejor película y de cinco más, es la mejor película de Rob Marshall y brindó la ocasión de descubrir a estrellas del calibre de Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones o Richard Gere sus dotes para cantar y bailar. Con motivo de su emisión en Paramount Channel, hurgamos un poco en la historia detrás de 'Chicago' para recopilar sus anécdotas más curiosas.
'Chicago' es la adaptación al cine de una comedia musical de Broadway, que a su vez está basada en un caso de asesinato ocurrido en dicha ciudad en 1924. La reportera Maurine Watkins escribió una obra de teatro dos años más tarde basada en esos hechos. Y posteriormente se hicieron dos películas (no musicales) sobre el caso, una muda en 1927 y otra protagonizada por Ginger Rogers en 1942 titulada 'Roxie Hart'.
El autor de la obra de Broadway es Bob Fosse, uno de los directores y coreógrafos más influyentes del género. Pero la idea de convertir 'Chicago' en un musical no fue suya, sino de su mujer, Gwen Verdon, que finalmente estrenó la obra en 1975. Su sustituta fue Ann Reinking, amante de Fosse, y que volvió a interpretar a Roxie en la reposición de la obra musical en 1996.
El montaje original de 'Chicago', en 1975, fue un relativo fracaso. A pesar de que aguantó casi 1.000 funciones, la crítica puso muchos peros y el público no la entendió. Ni siquiera la incorporación de Liza Minelli pudo salvar la función. Pero veinte años más tarde, una versión concierto la repescó del olvido y es el embrión del montaje que se ha visto en muchas ciudades del mundo en los últimos tiempos.
Los Weinstein convocaron a Rob Marshall, que había logrado un gran éxito con el remake para televisión de 'Annie', para encargarle la adaptación al cine de otro exitazo de Broadway: 'Rent'. Pero Marshall en la entrevista les explicó sus ideas sobre 'Chicago' que les gustaron tanto que aparcaron la preproducción de 'Rent' y se lanzaron a por 'Chicago'.
Antes de ofrecerle a Richard Gere el papel del abogado defensor, se le propuso a John Travolta, Kevin Spacey, John Cusack, Steve Martin, Kevin Kline, Rupert Everett y Hugh Jackman. Jackman se vio demasiado joven para el personaje y Travolta, que era la opción favorita de todo el mundo, se negó una y otra vez. Lo más curioso es que la cuarta vez que una pelícual rechazada por Travolta acaba en manos de Richard Gere, después de 'American gigolo' (1980), 'Días del cielo' (1978) y 'Oficial y caballero'.
Catherine Zeta-Jones nunca hizo una prueba como tal para el papel de Velma Kelly. El productor Martin Richards la escuchó cantar villancicos en una fiesta entre amigos en la casa de Michael Douglas en Bermudas. Cuando le ofreció el papel, aceptó al momento sólo por darle la oportunidad de cantar el mítico tema inicial, 'All That Jazz'.
Este 'Chicago' es en realidad la tercera intentona de llevar el musical al cine. La primera vez lo intentó el mismo creador, Bob Fosse, con idea de que la protagonizaran Goldie Hawn, Liza Minelli y Frank Sinatra. Y después lo intentó Nicholas Hytner, que quería a Charlize Theron de protagonista.
Hay algunas diferencias entre la adaptación al cine y el musical de Broadway como la eliminación de alguna canción. Pero el más importante es el de la periodista Mary Sunshine, que en la película interpreta Christine Baranski. Sobre el escenario el papel lo hacía un hombre travestido que después de cantar casi toda la función en falsete, era despojado del vestido y la peluca para desvelar que "no todas las cosas son lo que parecen".
Entre las muchas estrellas que han pasado por el escenario de la obra en Broadway (es la reposición más longeva de la historia y uno de los espectáculos con mayor número de funciones ininterrumpidas) la que quizá llame más la atención es Sofia Vergara, que interpretó durante unos meses a Mamma Morton, la matrona corrupta que gobierna la cárcel.

Los representantes de Renée Zellweger y Catherine Zeta-Jones mantuvieron una larga batalla por ver quién de las dos se llevaba la primera mención del cartel. Después de mucho litigar, se acordó una solución salomónica: los nombre se colocaron en diagonal para que, según se lea de derecha a izquierda o de arriba abajo, la primera sea una u otra.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Top Cine