10 escenas que casi les cuestan la vida a sus protagonistas

Por María Pérez

El recuerdo de la figura de Bruce Lee nos trae a la memoria su temprana y desgraciada muerte a los 32 años y, sobre todo, la de su hijo, Brandon Lee, que se produjo a los 28 años en el rodaje de ‘EL CUERVO’, por el disparo accidental de un revólver. En algunas ocasiones, los arriesgados métodos de trabajo, las imposiciones de los directores o los estudios y el hecho de que algunos actores lleven su carrera al límite convierten la fábrica de los sueños en una fábrica de pesadillas, y los rodajes pueden ser una trampa mortal.

BRUCE CAMPBELL - ‘POSESIÓN INFERNAL’ (1981)



Se dice que a Sam Raimi le gusta torturar a sus actores. Si en una escena se lanza algún tipo de objeto, él es el que los lanza. En una ocasión, esto pudo haberle causado la muerte a su amigo y actor fetiche Bruce Campbell. En ‘POSESIÓN INFERNAL’, hacia el final de la película, la fuerza invisible del mal se precipita hacia Ashley J. Williams (Campbell) y le hace gritar. Pues bien, para hacerla Sam Raimi se subió a una moto con la cámara en una mano y se lanzó hacia el actor y le embistió literalmente, haciendo que gritase de verdad: estuvo a punto de aplastarle la cabeza.

JACKIE CHAN - ‘ARMAS INVENCIBLES’



Todo el mundo sabe, o por lo menos sospecha, que Jackie Chan está loco. Él mismo realiza las escenas de acción, por peligrosas que sean, y esto le ha llevado a romperse muchos huesos en los rodajes en aras de la autenticidad. En 1985, mientras rodaba esta película, casi se electrocutó en la escena en la que se desliza por un poste metálico cubierto de luces en un centro comercial. Por lo visto, después de rodar la escena varias veces con el poste metálico sin luces, al actor no le parecía lo suficientemente real, así que le pidió al equipo que lo cubriese de bombillas que fueran estallando a medida que Chan bajaba por él. A nadie le pareció una buena idea, pero él insistía una y otra vez con la frase de que “al público le encantaría”. El accidente le causó quemaduras de tercer grado en las manos y la cara.

ELI WALLACH - 'EL BUENO, EL FEO Y EL MALO' (1966)

Italia en los años 60 no era un buen lugar para rodar. Las leyes de seguridad eran prácticamente inexistentes y en los espagueti westerns, en los que el presupuesto era bastante escaso, esta seguridad se ponía aún más en peligro. En la famosa escena de la película de Sergio Leone en la que Tuco (Eli Wallach) corta sus esposas bajo las ruedas de un tren, el actor casi perdió la cabeza: el tren era real y no hubo especialista que sustituyese a Wallach para rodarla. La cosa es que se calculó con precisión cuánto tiempo tenía que permanencer Wallach en el suelo, con las manos lo más bajas posibles, antes de saltar para salirse del plano. Lo que no tuvieron en cuenta fue que del tren sobresalían unos peldaños de metal muy cortantes que podrían haber decapitado al actor si, por instinto, este no se hubiese quedado en el suelo hasta que pasó todo el tren.

ISLA FISHER - ‘AHORA ME VES’ (2013)



En un momento de esta película sobre magos un poco ladronzuelos, dirigida por Louis Leterrier, Henley Reeves (interpretada por Isla Fisher) se mete esposada en un tanque lleno de agua para realizar un truco. Pues bien, en el rodaje, estuvo sumergida durante cuatro minutos en el agua porque el vestuario se le quedó enganchado a una de las cadenas. Todo el mundo pensando en qué gran actriz era, cuando lo que realmente pasaba es que se estaba ahogando de verdad. Por suerte, los productores tuvieron la maravillosa idea de instalar un mecanismo de seguridad que hacía que se soltasen las cadenas, aunque ella se acordó de su existencia muy poco tiempo antes de que fuese demasiado tarde. La toma se dio por buena y la escena se puede ver en la película tal cual sucedió.

HALLE BERRY - 'MUERE OTRO DÍA' (2002)



La sexy Jinx Johnson (Halle Berry) intenta seducir a Bond, James Bond (en este caso, Pierce Brosnan) mientras corta fruta con su machete y se la mete en la boca. Por lo visto, Berry se ensimismó tanto en los ojos de Brosnan que se atragantó con un trozo de higo, y nadie se dio cuenta. Fue el mismo Brosnan el que le practicó la maniobra Heimlich y le salvó la vida. Pero ese no fue el único momento de peligro para Halle Berry en esa película: en el rodaje de otra escena, una esquirla de metal de un helicóptero se le metió en el ojo y le arañó la córnea.

MARGARET HAMILTON - EL MAGO DE OZ (1939)



Victor Fleming quería ver a la Malvada Bruja del Oeste unos pocos segundos más antes de que ella desapareciese en una nube de humo, así que, en lugar de abrirse la trampilla en el suelo justo en el momento en el que estallaban los fuegos artificiales que provocaban ese humo, lo retrasó, con la mala suerte de que las chispas de esos fuegos se toparon con el maquillaje verde de Margaret Hamilton (la Bruja), con base de petróleo, lo que le produjo quemaduras de tercer grado en las manos y de segundo grado en la cara, y causó baja durante seis semanas.

SYLVESTER STALLONE - ‘LOS MERCENARIOS’ (2010)



La escena más memorable de ‘LOS MERCENARIOS’ es aquella en la que Stallone se enfrenta con el luchador Stone Cold Steve Austin. La decisión de no utilizar dobles en la película casi provocó que Stallone, que ya no era ni mucho menos un chaval cuando rodó la película, perdiese la vida, o por lo menos, la movilidad, cuando Austin lo eleva y lo lanza al suelo. El impacto fue tan grande que a Stallone se dislocó dos vértebras y se fracturó el cuello. Lo más sorprendente es que el actor no supo de la lesión hasta una visita rutinaria al médico que hizo una semana después. La toma se quedó en el montaje final, así que se puede ver tal cual sucedió.

ED HARRIS - 'ABYSS' (1989)



En el rodaje de esta gran película de oceanógrafos y seres sobrenaturales, los actores pasaban en remojo un 90% del tiempo. En un momento de la acción, Bud Brigman (Ed Harris) está a punto de ahogarse cuando se queda sin oxígeno en las bombonas de su equipo de buceo. Harris estaba convencido de que en el rodaje esto sería falso, pero James Cameron tuvo la brillante idea de que la bombona se acabase de verdad, para que la expresión de ahogo de Ed Harris fuese más real. Cuando el actor se enteró de la decisión de Cameron, juró no volver nunca a trabajar con él.

GUNNAR HANSEN - 'LA MATANZA DE TEXAS' (1974)



Una de las mejores películas de terror de la historia es esta de Tobe Hooper, que se rodó con un presupuesto de 300.000 dólares, muy bajo para la cantidad de escenas arriesgadas que tiene. Al principio de la película, cuando el psicópata se corta con una navaja, el actor se cortó de verdad y la sangre que aparece en la película es de verdad porque no había presupuesto para sangre falsa, ya que se lo habían gastado todo en la granja y los actores. Lo que también es de verdad es la sierra mecánica que utiliza Leatherface (Gunnar Hansen). En un momento del rodaje, Hansen, con la sierra mecánica en marcha, se resbaló en el barro y la sierra salió volando para aterrizar a pocos milímetros de su cara.

JOHNNY DEPP - 'EL LLANERO SOLITARIO' (2013)

El actor de 50 años estuvo a punto de perder la vida o de quedar desfigurado para siempre cuando una escena de acción no salió tan bien como se esperaba en el rodaje del último fracaso de Gore Verbinski. Depp iba a galope sobre un caballo llamado Scout cuando se soltó la silla y él salió disparado con la mala suerte de que se le enganchó un pie a las riendas y Scout lo arrastró a lo largo de 23 metros sobre terreno pedregoso, con el riesgo añadido de que el caballo le pisotease con sus poderosas patas.

  • Extras