10 películas con las que no se sabe si reír o llorar

Por Luís Fernández

Todos hemos oído muchos comentarios sobre el cine de drama y el cine más cómico. Que si el drama es manipulador, o que lo verdaderamente difícil es hacer reír. Pero estas categorías en pocas ocasiones son aplicables, hasta la comedia más radical tiene su punto amargo y el drama más desolador tiene una sonrisa guardada por alguna parte. De ahí la importancia fundamental de las comedias dramáticas, o los dramas cómicos, y de quienes han sabido conjugar lo mejor de ambas para regalarnos absolutas obras maestras.

Hacemos un pequeño repaso a algunas de las mejores comedias dramáticas de todos los tiempos. ¿Cuáles añadiríais? 

 

‘Luces de ciudad’

Si había un maestro en hacernos reír y llorar a partes iguales, y que no ha perdido ni un ápice de magia por muchas generaciones que pasen, ese era Charles Chaplin. Podríamos mencionar muchas de sus obras pero quizá esta aventura en la ciudad de un hombre pobre intentando ayudar a una chica ciega consiguiéndole algo de dinero sigue enamorando como el primer día gracias a su capacidad básica de emocionar. 

‘El apartamento’ 

Billy Wilder era otro que tal andaba en lo que a manejar las emociones como nadie se refiere y esta joya con Jack Lemmon y Shirley MacLaine ha conquistado a cinéfilos de todas las épocas. Ese obstinado trabajador que arrienda su pequeño apartamento a sus jefes para sus secretas citas amorosas hasta que él mismo se enamora de una de esas mismas citas. Un enredo en el que todos seguimos cayendo en la más honesta de las carcajadas y en la más profunda melancolía. 

'El club de los cinco'

¿Quién pensaría que una película sobre 5 adolescentes de distintas edades y formación pasando un sábado castigados podría resultar en algo tan trascendental? Porque un simple castigo es suficiente para cambiar de perspectiva. La comedia de John Hughes se ha hecho un hueco propio en esta lista pues, por muy divertida que sea, existe un halo de melancolía y madurez en sus protagonistas que siempre deja huella. 

'Que bello es vivir'

Frank Capra se hizo un hueco en la historia del cine con sus potentes películas que ahondaban en las expresiones más primarias del ser humano, en aquello que lo define en última instancia, la bondad y el lazo de su comunidad. Así 'Que bello es vivir' hace de la comunidad su bandera y demuestra a su protagonista que decide suicidarse la influencia que ha tenido en la vida de todos aquellos que lo rodean. 

 

'La gran ilusión'

Jean Renoir también confiaba en el gran espíritu de camaradería del ser humano aún en tiempos de guerra, aún siendo una Guerra Mundial, en este caso la primera. A través del día a día de los prisioneros de guerra en un campo de concentración alemán nos da una lección de vida sobre la amistad y la voluntad de vivir. 

 

'El show de Truman'

Por muy manido que sea la referencia a 'Gran Hermano' es inevitable, por algo España es el país con más ediciones de ese formato por ejemplo. Pero lo importante es que Peter Weir nos mostró un mundo cruel en el que la realidad se confundía con la ficción. Una broma macabra a un personaje que nos conquistó con su humor y nos hizo vibrar con su viaje interior. 

 

'Pequeña Mis Sunshine'

Los concursos de belleza infantiles, brutalmente duros a pesar de su apariencia, son el detonante de este triunfo del cine indie americano. Una familia desestructurada en la que la voluntad de Olive, la pequeña del clan, llevará a toda su familia a un viaje sin  vuelta en el que el premio final es redescubrir a sus propios miembros. Una viaje en furgoneta que con cada kilómetro ahonda en los profundos lazos que les unen.- 

 

'Arrugas'

Ignacio Ferreras adaptó un cómic de Paco Roca para traernos una de las mejores películas españolas de lo que llevamos de siglo. Una oda a la amistad tardía, a la compasión y el compañerismo. El tedioso y amargo ambiente de una residencia de ancianos se tiñe de aventura con las disparatadas ideas de Emilio y Miguel, que rejuvenecen con cada pequeña diablura. Inolvidable historia la de estos maravillosos locos. 

 

'Caballero sin espada'

Nos volvemos a encontrar al imprescindible Frank Capra en esta lista, simplemente porque se lo merece. A quién no haya visto alguna de sus películas, que no espere, pocas veces obtienes la sensación tan placentera de estar viendo una película llena de vida. En este caso, nos sumerge en el mundo de la política y en el descreimiento, nos hace reír con las aventuras de James Stewart en situaciones que poco tienen de graciosas y nos acaba inflamando un valor incalculable con la poderosa voluntad de este gran hombre. 

 

‘Olvídate de mi’

Kate Winslet y Jim Carrey parecían una pareja improbable hasta que Michael Gondry les regaló esta joya. Un viaje entorno a la mente, menos cómica y menos dramática que sus compañeras de lista, pero con la misma sensación agridulce. Esa pareja nos enamora y destroza a la vez que los recuerdos se borran irremediablemente. Una lucha titánica contra el dolor y la memoria, cargada de un humor incómodo y desarmante. 

  • Extras