9 de abril de 2014

20 sagas que nunca llegaron a desarrollarse

Por María Pérez

La idea de una película que dé lugar a una serie de secuelas con una base sólida de aficionados que vayan a verlas por defecto es la gallina de los huevos de oro desde que el cine es cine. Con la noticia de que no habrá un tercer 'GHOSTBUSTERS' que podría reunir al reparto original por la muerte de Harold Ramis y las de que tanto los 'GOONIES' como 'LOCA ACADEMIA DE POLICÍA' sí tendrán secuela próximamente, hacemos un repaso de las películas que estaban pensadas para ser el origen de una saga pero que, merecidamente o no, nunca llegaron a serlo.

'DAREDEVIL' (2003)

La segunda vez que se veía a Daredevil en carne y hueso (la primera fue en un telefilme del Increíble Hulk) fue en esta fiel adaptación del cómic de Marvel, protagonizada erróneamente por Ben Affleck. Aunque el traje del archienemigo de Daredevil, Bullseye, bajo el que se escondía Colin Farrell, era terrible, Jennifer Garner como Elektra estaba muy bien y la película podrá haber sido un buen inicio de saga si lo hubiera hecho mejor en taquilla. Tras dos intentos fallidos en 2003 por parte de Joe Carnahan y David Slade, puede que ahora que los derechos sobre el personaje han vuelto a la Marvel se vuelva a hablar de la continuación de las aventuras del "Hombre sin Miedo".

'GUÍA DEL AUTOESTOPISTA GALÁCTICO' (2005)

Los millones de aficionados a la ciencia ficción que esperaban ansiosos el estreno de la adaptación del divertido programa de radio,del que anteriormente habían surgido una serie de televisión, seis novelas, tres cómics, un juego electrónico e incluso uno de toallas de baño, quedaron bastante decepcionados con la película protagonizada por Martin Freeman, Mos Def y Sam Rockwell. Aun así, seguro que verían con muy buenos ojos una segunda intentona.

'CONSTANTINE' (2005)

Keanu Reeves resultó el actor perfecto para encarnar a este detective de lo sobrenatural procedente del cómic Hellblazer, de DC/Vertigo, en circulación desde 1988. La serie tiene más de 300 cuadernos, llenos de historias y de villanos a los que enviar de nuevo al infierno, y la película resulta mucho mejor de lo que se puede pensar de ella, por lo menos como para dar lugar a otras dos más.

'UNA SERIE DE CATASTRÓFICAS DESDICHAS DE LEMONY SNICKET' (2004)

El escritor Daniel Handler escribió una serie de 13 novelas que contaban la vida de los hermanos Baudelaire, huérfanos. La película, con Jim Carrey como el perverso Tío Olaf, buscaba descaradamente al público de Harry Potter, cuando debería haber ido más a por el de La familia Addams por su humor negro y la posibilidad de entrar en zonas más oscuras. Pero está claro que Paramount iba detrás de crear una saga de igual éxito que la del aprendiz de mago.

'ZOMBIELAND' (2009)

En un mundo en el que prosperan los productos audiovisuales con los zombis como tema, sorprende que esta película, que lo tiene todo para dar origen a una serie de ellas con una base sólida de fans, lo único que consiguiera fuese una serie de Amazon de la que sólo se vio un piloto. Lo cierto es que el grupo de humanos perseguidos por los zombis es divertido y tiene mucha historia detrás, que va más allá que el intentar sobrevivir entre muertos vivientes, así que la estupefacción es mayor, si a eso añadimos que el reparto (Jesse Eisenberg, Emma Stone, Abigail Breslin y Woody Harrelson) no podía estar mejor elegido con vistas a un futuro.

'SPAWN'  (1997)

La adaptación de los cómics de Todd McFarlane sobre un soldado muerto al que se resucita como Spawn, líder del ejército de las tinieblas, estaba pensada como franquicia desde su origen, y se iba a desarrollar a pesar de los pobres resultados de taquilla, aunque sin duda estos han impedido que aún se haya llevado a cabo. McFarlane mismo empezó a escribir el guión de la segunda en 2009, y según él, no será una secuela, sino una película independiente de la primera, mucho más tenebrosa y destinada a un público más adulto.

'LA LIGA DE LOS HOMBRES EXTRAORDINARIOS' (2003)

La idea de los cómics originales del maestro Alan Moore sobre un grupo de superhéroes victorianos que luchan contra el mal no podía ser mejor, y el reparto, encabezado por Sean Connery como Quatermain, no podía dar más esperanzas, pero el resultado fracasó en todo y evitó que se hiciese una segunda película. La Fox prescindió de los elementos más interesantes que daban entidad propia al cómic, Connery se llevó a patadas con el director, y al final  Alan Moore se desvinculó de Hollywood por hacer esto con su material.

'LA BRÚJULA DORADA' (2007)

El reparto, la producción y todo hacían pensar que el objetivo era adaptar la a trilogía original del escritor Phil Pullman en su totalidad, pero se quedaron en el primer libro, en el que la joven Lyra busca a su amigo secuestrado. Mientras que las novelas avanzan en dificultad y madurez, New Line prescindió de los elementos más polémicos para ir a por un público infantil que sin duda no era el adecuado.

'LA SOMBRA' (1994)

A la estela del éxito del Batman de Tim Burton, la Universal intentó tener su superhéroe propio con Alec Baldwin como protagonista, pero hubo tal avalancha de superhéroes de bajo presupuesto a principios de los 90 que ya nadie quería ver el desarrollo de sus aventuras en secuelas. Aun así, la Sombra original (la del cómic) es un buen personaje y habría merecido más empeño y dedicación en la película inicial para crear expectación ante una posible secuela.

'LOS VENGADORES' (1998)

La actualización de la serie de los años 60 al cine de los finales 90 parecía en principio una gran idea, y la elección de los actores y su estética refinada auguraban lo mejor. A pesar de la inusitada y estimulante química entre Ralph Fiennes y Uma Thurman, el resultado fue tal desastre que fue nominada a 10 razzies, con lo que la secuela quedaba descartada.

'EL SANTO' (1997)

Basada en una serie de novelas que dieron lugar también a una popular serie de televisión, Val Kilmer era Simon Templar, un ladrón que tiene a la policía en jaque bajo sus múltiples identidades falsas. Aunque su final apuntaba claramente a una serie de películas, su pobre acogida las descartó de un plumazo. Templar sigue siendo un gran personaje, pero de retomarlo tendrían que buscar otro protagonista, porque Val Kilmer a estas alturas sólo se podría disfrazar de Jabba.

'MASTER AND COMMANDER' (2003)

Las novelas marineras de Patrick O'Brian no pudieron tener mejor comienzo en su adaptación al cine. Tanto el reparto, encabezado por un gran (esta vez sí) Russell Crowe como Capitán Aubrey, como la producción y la dirección (Peter Weir) hacían a los amantes del cine de aventuras al estilo clásico frotarse las manos ante el magnífico espectáculo que se podía adivinar si hubiera tenido continuación. Y aunque no le fue mal en taquilla, tampoco dio tanto dinero como para provocar esa esperada secuela. Y es una pena, de verdad. A cambio lo que tenemos es Piratas del Caribe.

'SOY EL NÚMERO CUATRO' (2011)

Disney adaptó el bestseller del dúo que firma como Pittacus Lore sobre un alien con forma humana llamado Número Cuatro, con Alex Pettyfer como protagonista. De hecho cuando se estrenó ya estaba preparando la segunda parte, pero el resultado de taquilla le desanimó de hacerlo. Y es una pena, porque una secuela con Número Seis (Teresa Palmer) como centro de la acción habría sido la bomba. Además, estaba Timothy Olyphant, que siempre da ganas de verle una y otra vez.

'CAMPO DE BATALLA: LA TIERRA' (2000)

La Cienciología dio alas a John Travolta para adaptar la horrorosa novela de ciencia ficción del fundador de la secta, L. Ron Hubbard, y convertirla en un desastre de magnitudes épicas. Su ambicioso plan era montar una saga para primero colonizar nuestros cerebros y  luego saquear nuestros bolsillos, pero afortunadamente el fracaso de taquilla le hizo temer por la integridad del suyo (su bolsillo, no su cerebro) y la desechó.

'THE SPIRIT' (2008)

El propio Frank Miller, animado por el éxito de la versión cinematográfica de su cómic Sin City, se atrevió a adaptar el cómic clásico de Will Eisner, e incluso Lionsgate quiso que firmase por dos secuelas más, eso sí, antes del estreno de la película. Aunque visualmente es muy atractiva, carece de peso emocional, pero eso podría haberse arreglado en una secuela dirigida por alguien más competente al guión y detrás de la cámara.

'DOOM' (2005)

Dwayne Johnson y Karl Urban encabezaron el reparto de esta adaptación de un juego electrónico, en el que unos marines van de misión a Marte. Y aunque en 2008 el creador del juego declaraba estar más que dispuesto a hacer una secuela, probablemente el elevado presupuesto que requeriría ahora la hace imposible.

'SERENITY' (2005)

Nos gusta todo de esta película en la que Mal (Nathan Fillion) y la tripulación del Serenity se enfrentan a los temibles Ravers. Incluso Whedon dijo que esperaba juntar al equipo completo para hacer una segunda parte, que se habría centrado en la historia pasada de Book (Ron Glass) y en el cazatesoros Jubal Early, que aparece en la serie Firefly original. Lamentablemente no fue así, sobre todo debido al fracaso de taquilla, pero las hordas de fans queremos una secuela con el mismo tono de diversión y descaro de la original.

'MENTIRAS ARRIESGADAS' (1994)

El director James Cameron lleva hablando de una secuela de esta película desde 2002, incluso la actriz Elisha Dushku, hija de Arnie en la ficción, hablaba hace poco de una reunión familiar en ciernes, aunque el Cameron post-11-S lo niegue. Aun así, disfrutamos tanto de la original y de esa mezcla entre humor y acción que a Cameron se le daba tan bien, que seguiremos esperando.

'MEMORIA LETAL' (1996)

El descubrimiento de Geena Davis como heroína de acción sólo dio para una película, dirigida por Renny Harlin.  Ahora sería imposible porque ya no son marido y mujer y porque la Davis quizá ya no esté para esos trotes, pero esta historia al estilo Bourne de una mujer que recuerda que es una asesina de la CIA daba para mucho más. De todos modos, los rumores de que se va a producir esa segunda parte llevan oyéndose de nuevo desde 2007. Quién sabe.

'REMO, DESARMADO Y PELIGROSO' (1985)

Una serie de novelas dieron origen a esta película cuyo título original ya apuntaba al principio de una saga (Remo Williams: The Adventure Begins), pero su aspecto barato y que tenía a un entonces desconocido Fred Ward como cabeza de cartel impidieron la continuación. Sin embargo, el héroe estilo Bond a lo rudo y algunas ideas brillantes merecían algo mejor, y ahora es una película de culto por derecho propio.
 

  • Extras