21 de agosto de 2015

4 razones por las que ‘Cuatro fantásticos’ merece una segunda parte

Por M. J. Arias

Después de un poco afortunado tuit de su director, las críticas negativas, el mal resultado en su fin de semana de estreno estadounidense –con la importancia que al otro lado del charco le dan a eso– y saber que, según cuentan, Josh Trank y Miles Teller casi llegan a las manos durante el rodaje… Después de todo eso, ‘Cuatro fantásticos’ llega a España con las expectativas por los suelos y la convicción generalizada de que será otra adaptación del cómic fallida como lo fue su predecesora. Bueno, pues la hemos visto y hemos llegado a la conclusión de que al menos hay cuatro razones por las que deberían hacer una segunda parte.

Porque no es tan mala

‘Cuatro fantásticos’ no es una película tan mala como la pintan e, incluso, llega a ser entretenida. Teniendo en cuenta del material del que parte, la verdad es que Trank –por mucho que él diga que su versión primera era mejor que la que se ha estrenado– ha conseguido firmar una película normalita. Sí, normalita. No es mediocre, no es mala, pero tampoco marcará un antes y un después en el género. Una de las mejores cosas que tiene es el reparto, mucho más solvente que el del anterior intento.

Los números están por ver

Muchos puede que digan lo contrario, sobre todo en Fox, y no les faltará razón. Pero comparémoslos con los de la versión protagonizada por Jessica Alba. Esa costó 100 millones y el primer fin de semana recaudó 56, no llegó a los 155 en el mercado nacional, el estadounidense, y a nivel mundial su caja ascendió a 330 millones de dólares. Ahora, la de Teller. Ha costado, dicen, alrededor de 120 millones de dólares, en su apertura hizo 25,6 y lleva acumulados a nivel mundial –y aún faltan países donde estrenarla– 104. ¿Qué creéis? ¿Tiene margen para superar a esa con la que todos la comparamos con razón?

Porque la primera tuvo una continuación

La de 2005, aquella que dirigió Tim Story era, objetivamente, mucho peor. Aún así le dieron una segunda oportunidad y una segunda entrega titulada ‘Los cuatro fantásticos y Silver Surfer’ dos años más tarde por la que los fans de los personajes de Stan Lee y Jack Kirby pusieron el grito en el cielo. Así que, si la anterior era peor y tuvo segunda parte, ¿por qué no hacer lo mismo con esta?

Porque la segunda será mejor

Tiene todo el sentido del mundo. Uno de los problemas que tiene ‘Cuatro fantásticos’ es que hay poca acción y eso, la acción, es algo inherente al género de superhéroes. Esto se debe a que los protagonistas son cuatro, más el villano, y eso hace que gran parte del metraje se dedique a la presentación de todos y la relación entre ellos. Al Capitán América le pasó lo mismo y eso que solo tenían que presentarle prácticamente a él. Los Vengadores no sirven como ejemplo a la hora de compararles porque su pegada y su carisma como grupo de superhéroes no tienen rival. En una segunda parte ya no existe ese problema. Con los cuatro presentados, el guión puede entrar en harina directamente.

  • Extras