3 de marzo de 2015

5 cosas que quizá no sabías sobre ‘Sonrisas y lágrimas’

Por M. J. Arias

Hace ya 50 años del estreno de ‘Sonrisas y lágrimas’. Homenajeada en la pasada edición de los Oscar y coetánea de otros grandes títulos como ‘Doctor Zhivago’ y ‘Repulsión’, ‘The Sound of Music’, como se tituló en su versión original, entra en la cincuentena tan fresca como el primer día y con un buen número de anécdotas del rodaje, del casting y singularidades varias que harán las delicias de los amigos de las curiosidades. Su banda sonora ha trascendido décadas. Es escuchar ‘Sonrisas y lágrimas’ y que uno se ponga a tararear irremediablemente eso de “Don es trato de varón. Res selvático animal. Mi denota posesión. Far es lejos en inglés. Sol ardiente esfera es. La al nombre es anterior. Si asentimiento es…”.

No fue una mala noche la de aquellos Oscar de hace cincuenta años para 'Sonrisas y lágrimas'. Nominada en diez categorías y no habiéndose llevado ninguna estatuilla sus actores, la película dirigida por Robert Wise se alzó con cinco premios, entre ellos el de mejor película y el de mejor director. Aunque este último no lo recogió Wise en persona, ya que se encontraba rodando 'El Yang-Tsé en llamas' en Hong Kong con Steve McQueen. Las rivales de Sonrisas y lágrimas en la categoría principal fueron 'Darling', 'Doctor Zhivago', 'El barco de los locos' y 'El payaso de la ciudad'.

La verdadera familia Von Trapp

La familia Von Trapp existió en la realidad. El matrimonio tuvo tres hijos, que sumados a los siete del primer matrimonio del capitán, hicieron un total de diez. Cuentan que, la María original no era tan amable como se la pinta en la película ni él tan estricto como nos hizo creer Wise. Su afición al canto era previa a la llegada de María, aunque ella les animo a cultivarla aún más. Sobre todo cuando la familia afrontó sus problemas económicos como consecuencia de la Gran Depresión dando conciertos.

Diferencias entre realidad y ficción

Aunque son varias las licencias que se tomó Robert Wise para la dramatización de la historia, una de las más llamativas es el hecho de que la familia no huyese a través de las montañas como se cuenta en la película. En realidad viajaron tranquilamente en tren a Italia y de allí se fueron a Londres para después dar el salto a Estados Unidos donde tenían contratada una gira. Además, aunque la película comienza en 1938, en realidad María se convirtió en la segunda señora de la casa en 1927.

Una de curiosidades

Christopher Plummer ha renegado en varias ocasiones de la película y de su personaje. Tan asqueado estaba con la- según él- edulcorada historia, que se dio a la bebida para soportarlo. Él mismo ha contado que durante la escena del festival no estaba precisamente sereno. ¿Qué hacían el resto entre toma y toma? Julie Andrews les cantaba ‘Supercalifragilisticexpialidocious’ a los niños para mantenerlos entretenidos. ‘Sonrisas y lágrimas’ es la tercera película más taquillera de la historia. Según los datos ajustados del portal especializado Box Office Mojo, el musical de la familia Von Trapp cierra el podio de ganancias por detrás de ‘Lo que el viento se llevó’ y ‘La guerra de las galaxias’.

Dos cameos, dos

El cameo más sonado es el de la verdadera María, que aparece entre sombras bajo un arco en el primer viaje de Julie Andrews. Como curiosidad, existe otro cameo que sirvió para solventar un despiste de casting. Al parecer, en la escena de la boda se les olvidó que necesitarían a alguien que la oficiase y llamaron in extremis al obispo de Salzburgo, que es el que aparece en la escena.

El casting alternativo

Como ocurre en todas las películas, hubo varios actores que fueron tanteados o estuvieron en el punto de mira para participar en ‘Sonrisas y lágrimas’ y al final no se sumaron al proyecto. Por ejemplo, Grace Kelly estuvo cerca de interpretar a la Baronesa, pero coincidió con su retirada de la actuación para casarse con el Príncipe Rainiero. Para el papel de Liesl se tuvo en cuenta a Mia Farrow y Geraldine Chaplin, entre otras. Fred Astaire pudo ser Max.

El papel del Capitán Von Trapp que finalmente interpretó Christopher Plummer, tuvo, al menos, otros dos candidatos. A saber, Sean Connery y Richard Burton. El personaje de María, por el contrario, siempre fue de Julie Andrews. Al menos para Robert Wise, quien nunca pensó en otra actriz. No así William Wylder, que se iba a encargar de la dirección en principio y tenía en mente como protagonista a Audrey Hepburn.

  • Extras