14 de agosto de 2017

Cinco curiosidades que (quizás) no sabías de Jennifer Lawrence

María Robert

Torbellino de naturalidad y sentido del humor, Jennifer Lawrence intenta eludir el estatus de estrella del celuloide que indiscutiblemente le corresponde. Lawrence aterrizó a principios de la década como un soplo de frescura dentro del universo encorsetado y pluscuamperfecto de Hollywood. A sus 27 años cuenta ya con una trayectoria más que destacable (tanto como su caché), además de un Oscar, tres Globos de Oro y el cariño incondicional del público. Celebramos el cumpleaños de la actriz repasando algunas curiosidades que quizás no sabías de ella.
JLaw hizo sus primeros pinitos de actriz en papeles bastante olvidables para televisión. Apareció caracterizada de mascota en la serie Monk, participó en un anuncio del reality adolescente de MTV My Super Sweet Sixteen y actuó en episodios de The Bill Engval Show, una sitcom de la cadena TBS.
Eso sí, con diferencia ha sido el cine el formato que más satisfacciones le ha brindado. Empezó su carrera en el séptimo arte con trabajos en películas indies. Una de ellas, Winter's Bone, en la que daba vida a una adolescente de zona rural que tiene que sacar adelante a su precaria familia cuando el padre desaparece misteriosamente, le valió la primera nominación al Oscar en la edición de 2011. Dos años después, en 2013, se lo obtuvo por fin gracias al personaje de Tiffany Maxwell en El lado bueno de las cosas. Tenía 22 años y un prometedor futuro que acababa de despegar.
En los dos últimos años, Jennifer Lawrence ha alcanzado también el reinado económico en Hollywood (según Forbes). Todavía es, de hecho, la actriz mejor pagada del mundo. En 2015 ganó 52 millones de dólares (45,9 millones de euros), principalmente por su participación enLos juegos del hambre. Al año siguiente consolidó su liderazgo, aunque sus ganancias descendieron un poco. En el ejercicio de 2016, año en que Passengers arrasó en taquilla, ingresó 46 millones de dólares. Sueldos aparentemente astronómicos para cualquier mortal, pero no tan descabellados en la industria cinematográfica. Sobre todo si se tiene en cuenta que Jennifer Lawrence ha sido también -en 2014 y 2015- la actriz más rentable: sus trabajos, con las franquicias de Los juegos del hambre y Xmen a la cabeza, recaudaron más de 1.400 millones de euros en todo el mundo
De Jennifer Lawrence no se puede decir en absoluto que sea una actriz encasillada, pero sí que sea la pareja artística más recurrente de Bradley Cooper. Han rodado nada menos que cuatro películas juntos (El lado bueno de las cosas, La gran estafa americana, Serena y Joy), y ojalá sigan trabajando en proyectos en común en muchas ocasiones más porque su fórmula es infalible, y la química de ambos en la gran pantalla, incuestionable.
Parte de culpa de los buenos resultados del tándem Lawrence-Cooper la tiene el realizador David O'Russel, quien los ha dirigido en tres de las cuatro ocasiones en las que han trabajado juntos. Su firma es también sinónimo de éxito para la actriz, puesto que sus películas le han valido el Oscar y otras dos nominaciones a los premios de la Academia.
Con semejante currículum, Jennifer Lawrence es indiscutiblemente la gallina de los huevos de oro. Algo de lo que las marcas de moda son conscientes y han sabido aprovechar. Nada más ganar el Oscar y con tan solo 26 años, la actriz desbancó a Natalie Portman como embajadora de la maison Dior y se convirtió en imagen de la firma de lujo. Aunque no era ni mucho menos la primera incursión de Lawrence en el mundo de la moda. Antes de ser famosa, y como muchos otros actores en sus inicios, posó para la marca estadounidense Abercrombie & Fitch, aunque las fotos nunca llegaron a ver la luz. Cuando su padre le preguntó el porqué, ella se las enseñó y con humor le dijo, "ahí tienes el porqué".
La trilogía vampírica más famosa de la historia del cine pudo no haber sido la misma. Jennifer Lawrence se presentó al casting para el papel de la protagonista de Crepúsculo, que finalmente fue a parar a Kristen Stewart. Aunque posiblemente la saga hubiera salido ganando, lo cierto es que gracias a ese giro del destino la carrera de Lawrence tomó la dirección del éxito. Curiosamente, más tarde tuvo que competir con otras rentables actrices para interpretar a la heroína de Los juegos del hambre. Si, entre ellas estaba Kristen Stewart.