Motivos para ver '28 días después'

Por M. J. Arias

No hace falta ser un amante del género zombi para dejarse seducir por '28 días después', película convertida en fenómeno a nivel mundial a comienzos de siglo que supuso un éxito en taquilla, que tuvo una continuación en las salas y una precuela en forma de novela gráfica en las librerías. Si aún no la has visto, Paramount Channel te ofrece la posibilidad de dejarte seducir por un título que revolucionó el género del apocalipsis zombi en su día. Si con esto no te basta para sentarte delante del televisor, te damos cinco razones más de peso para que te dejes llevar a su mundo apocalíptico sin reservas.
'28 días' después está plagada de escenas impactantes a las que contribuyó el hecho de rodarla de la manera más realista posible dentro de que se trata de una historia de ciencia ficción. Lo curioso es que la más inquietante de todas es la que sirve de arranque a la película, esa que muestra al protagonista, Jim,despertando de un coma en un hospital abandonado y que cuando sale a la calle se encuentra con un Londres abandonado a su suerte, sin un ánima por sus calles. Desconcertado, desorientado y asustado, Jim acaba en una iglesia donde, lejos de encontrar consuelo o ayuda, tropieza con un sacerdote que se lo quiere merendar.
Fue la película que le dio a conocer a nivel mundial. Un actor de rostro singular, mirada penetrante, intenso cuando toca y muy versátil. Después le hemos visto a las órdenes de Christopher Nolan en 'Batman Begins', 'El Caballero Oscuro' y 'Origen'. Siempre en segundo plano. Pero no solo eso, como buen actor británico amante del cine social, en 2006 se puso en manos de Ken Loach y Paul Laverty para protagonizar 'El viento que agita la cebada'.

Lo suyo son los directores de peso. Con Rodrigo Cortés protagonizó 'Luces Rojas' y con Ron Howard fue parte de la tripulación de 'En el corazón del mar'. Se le ve poco en el cine, pero que aparezca siempre es buena señal salvo extraños casos como el de Trascendence.
Estrena en 2002 rápidamente se convirtió en un éxito en taquilla recaudando 82,7 millones de dólares. Un negocio redondo si se tiene en cuenta que el presupuesto de esta película de zombis británica rondó los ocho millones de dólares. El revuelo de crítica y público fue tal que cinco años después se estrenó una continuación, dirigida por Juan Carlos Fresnadillo y con Jeremy Renner y Robert Carlyle en el reparto. Doblaron el presupuesto, que pasó de 8 a 15 millones. Además, también contó con una precuela en forma de novela gráfica en la que se explicaba cómo el personaje de Jim había acabado en el hospital.
Es uno de esos directores que crea escuela, admirado por muchos y con cierto sello de identidad que le caracteriza. Es el director de 'Trainspotting' y eso debería bastar. Pero es que además ha dirigido 'Slumdog Millionaire', '127 horas' y la última de 'Steve Jobs', la de Michael Fassbender. El Oscar que tiene se lo dieron por aquella ambientada en India en la que un chico pobre usaba un concurso de la televisión para dar con su amada. Menudo revuelo hubo en 2008 con aquella historia.
Es la secuela, una de las mejores películas de zombis que se han visto antes de que la fiebre de los muertos vivientes se apoderase del mundo por culpa de 'The Walking Dead' –serie estrenada en 2010–. ¿Se puede ver esta sin ver la primera? Sí, pero no es lo más recomendable. La experiencia y la información es mucho más completa sabiendo lo que ocurrió antes y dónde quedó todo. Así que, si se quiere ver la de Fresnadillo, lo primero es ver la de Boyle.
Artículo escrito por losExtras.es