5 motivos para ver 'La hija del general'

Por Manu Sueiro

El asesinato de una joven siempre es motivo para poner en marcha a un héroe en acción. En 'La hija del general' no se trata del típico guerrero armado hasta los dientes, sino de un oficial al que le toca el marrón de investigar el origen del crimen. Y ese oficial es nada menos que John Travolta

Aquí van cinco motivos que harán que no te pierdas esta película de intriga:

Si hay un momento en el que podamos marcar un antes y un después en la filmografía de John Travolta -además de 'Pulp Fiction'- es en esa fina barrera que separa el cine del siglo XX con el del siglo XXI.  'La hija del general' nace en 1999, y desde entonces al finalista de nuestra batalla de las películas parece no haberle sentado nada mal el efecto 2000, pues no le han faltado papeles protagonistas: 'Una canción del pasado', 'Be Cool', 'Operación Swordfish', 'Asalto al tren Pelham 123'...

¿Cuál es entonces el sello Travolta que tanto llama la atención a Hollywood? Quizás sea esa capacidad de bailar entre el bien y el mal lo que le convierte en candidato perfecto para hacer de héroe o de villano (y hasta por partida doble en 'Cara a cara').

Simon West es sin duda uno de los abanderados del cine de acción reciente. El británico se abrió paso al final de una década que elevó el género a los cielos y que, tras dirigir a Travolta y llevar aLara Croft al cine, tiró la casa por la ventana tras juntar a todos los "cachas" de la pantalla en la secuela de 'Los mercenarios'. El ritmo trepidante con el que dirige 'La hija del general' hace que prestemos atención constante a su laberinto de intrigas.
Una de las claves de 'La hija del general' es la incertidumbre por conocer el origen del asesinato que abre el filme. El oficial Paul Brenner tendrá que enfrentarse a maleantes mientras no le quede más remedio que sospechar hasta de los altos mandos de la base donde trabaja.
El elegante Travolta tendrá que rasgarse las vestiduras, pues sus enemigos no le van a poner fácil la tarea de salvador. Los escenarios en los que el agente deberá infiltrarse dificultarán su aventura desde sótanos a los tejados, y se convertirán en elementos indispensable de la trama.
Actores como Morgan Freeman, Samuel L. Jackson y James Woods tienen algo esencial en común: brillan como intérpretes secundarios, aparecen en gran cantidad de películas y nunca (nunca) sobran. James Woods interpreta a un coronel entrado en canas cuánto menos enigmático.
  • Top Cine