7 de enero de 2016

5 personajes para definir a Julián López

Por Pedro Moral

¿Quién es Julián López? ¿Quién hay detrás del actor, del cómico o del músico? La respuesta es sencilla, un puñado de personajes irrepetibles. Creaciones únicas, excéntricas, originales y divertidísimas hechas a lo largo de más una década desde que comenzaron a emitirse los primeros programas de 'La hora chanante'. 

Julián comenzó siendo el quinto beatle, a la sombra de Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Raúl Cimas o Carlos Areces, sin embargo ahora está a la altura de sus compañeros (si no los ha superado) gracias a un tapiz de personajes llenos de surrealismo pero también de bondaz. Esa es la mezcla perfecta de la que se componen sus papeles en el cine. Los que le han transformado en un auténtico robaescenas. No sabemos quién es Julián López, pero conocemos a sus personajes y no hay mejor manera que conocer al genio que no sea a través de su arte.
A Julián López le conocimos a través de Vicentín, este espécimen criado en ruta del 'bakalao' que sigue a rajatabla los preceptos de la música máquina. Este amante de las discotecas clásicas que va siempre a tope y que siempre tiene a mano máquinas expendedoras de caramelos pez que como no podía ser de otra manera no tienen caramelos pez, tienen otra cosa.

Vicentín es pura energía, siempre está de fiesta, es el tío más marchoso del levante español, ha bailado bacalao con Homer Simpson y tiene un videojuego llamado 'A tope 5.0' hecho para 'gambiteros' que no pasan por casa. Vicentín es un hombre que ha nacido para morir en una pista de baile. Dándolo todo.
Hay papeles difíciles y papeles complicados, pero nada comparado con el hombre asqueroso interpretado por Julián López para 'Muchacada Nui'. Parece un hombre normal, con su traje gris, su sombrero y su pipa pero cuando abre la boca todo cobra sentido. La persona más asquerosa del mundo lo es porque efectivamente su forma indescriptible de hablar le convierte en el ser más odioso de la tierra. Así, sin más. 

No es fácil echarse a la espalda tal responsabilidad pero Julián López consiguió que a pesar de todo le llegáramos a coger cariño a esta desagradable criatura.
El perro muchacho se mueve por impulsos. Un hombre con cabeza de perro. Una auténtica leyenda en los barrios del extrarradio. Es un auténtico superhéroe, el protector de los débiles que reparte justicia, admirado por niños y mayores.  

El perro muchacho, siempre con su gorra de Caja Rural, su maravilloso refranero y su capacidad para soltar mamporros cuando sea necesario. Perro muchacho es un caballero, honesto y valiente, y además un gran fan de 'Farmacia de guardia'.  

Ha combatido con maleantes, ha resuelto un secuestro y ha vivido su propia (y extraña) historia de amor con una pizzera y siempre ha salido victorioso. Con este personaje Julián López llegó al culmen de lo grotesco y lo genial. Perro muchacho, como él mismo dice, es el uno.
Es Nochevieja y cae la mayor nevada de treinta años. Todos los pasajeros tienen que pasar la noche en un hotel de carretera. Entonces el protagonista interpretado por Unax Ugalde se encuentra con un antiguo compañero de clase, Juancarlitros. Y ahí es cuando Julián López comienza a devorar la película poco a poco con este estrafalario amigo de la infancia que quiere ser humorista. Los chistes son horribles pero su gracia es inigualable. 

Borja Cobeaga declaró que se dio cuenta del impacto de Juancarlitros en los espectadores cuando en el montaje de 'No controles' a uno de los cámaras se le escapó: "A ver cuándo sale Juancarlitros". Ni su bondad, ni su pesadez tienen límite, pero todos amamos a Juancarlitros. Incondicionalmente.
En esta película de Nacho G. Velilla titulada 'Que se mueran los feos' todos son feos, pero Bertín, el personaje de Julián López, es, además, tonto. El protagonista interpretado por Javier Cámara se llama Eliseo, un soltero feo y cojo que se reencuentra con Nati, que también es fea y que tampoco ha conocido el verdadero amor. Entre medias está Bertín, que anima la película con sus ocurrencias y sus gags de caca, culo, pedo, pis, recitados con tanto entusiasmo que es difícil no reírse a carcajadas.

La interpretación del actor es a veces tan depurada que puede llegar a incomodar, sin embargo la bondad de su personaje provoca que nunca se pase del límite. Bertín es otro roba escenas, otro personaje secundario mítico en la carrera de Julián López. Y los que vendrán.
Artículo escrito por losExtras.es
No te pierdas a Julián López junto a Javier Cámara en Más que cine, este viernes 8 de enero a las 15:40h.