20 de abril de 2015

5 razones para ser fan de James McAvoy

Por M. J. Arias

Dicen algunas biografías de este escocés criado por sus abuelos que hubo un tiempo en el que le llamó eso de llevar sotana. Por suerte para los cinéfilos, James McAvoy descubrió que le gustaba más actuar y decidió encarrilar su vida por unos derroteros bien distintos cambiando el púlpito por las tablas y las cámaras. Gracias a eso, McAvoy es una de las caras más visibles y talentosas de una añada a la que también pertenecen Heath Ledger, Chris Pratt y Aaron Paul. Pero como este es el post de McAvoy, aquí te damos cinco razones para ser fan suyo, si es que no lo eres ya. Aunque, en realidad, todas podrían quedar reducidas a una y esta no sería otra que la foto que encabeza el post.

A cuántas no habrá hecho suspirar este escocés de sonrisa pícara y mirada azul. Es posible que muchos hayan pasado por alto 'Penélope'. Aquella comedia romántica y algo tontorrona en la que también estaban Christina Ricci, Reese Witherspoon y Peter Dinklage. Él era el buscavidas que aceptaba un trabajo y acababa enamorado de la chica más allá de su horrible nariz porcina. Mucho más intenso y romántico se ponía en dos de época como fueron 'Expiación' y 'La joven Jane Austen'. En la primera conquistaba a Keira Knightley y a la segunda, a Anne Hathaway. Y con ellas, a la mitad de los espectadores.

Se ha curtido en la televisión. Este escocés de ojos azules descubrió pronto que quería ser actor y ha probado tanto cine como televisión y teatro. Fue la pequeña pantalla donde gozó de sus primeros papeles de relumbrón en series como 'La sombra del poder', 'Shameless' y la miniserie de ciencia ficción 'Hijos de Dune'. Cada una muy distinta a la otra. Igual que en el cine, donde cuenta con papeles tan dispares como el dramático de 'Expiación', ser ayudante de Tolstoy en 'La última estación', un mutante en 'X-Men' o un sátiro en 'Las crónicas de Narnia'. No hay registro que se le resista ni género al que le haga ascos. Si hasta hizo de 'pringao' que tornaba en héroe de acción en la infumable 'Wanted'.

Talentos ocultos como montar en monociclo sin perder el equilibro y cierto sentido del ritmo a la hora de dejarse llevar por la música. Ambos los hemos descubierto, junto con su sentido del humor, en las entrevistas promocionales de la saga 'X-Men'. Anda que no se lo pasó bien acompañando a Michael Fassbender y Hugh Jackman al son de 'Blurred Lines' en 'The Graham Norton Show'. Un programa que es una mina para este tipo de cosas. Porque fue ahí también donde le vimos, junto a Mark Ruffalo, subirse a un monociclo y darlo todo. Y, además, con traje y corbata, lo que tiene más mérito aún. Desde luego, como animador de fiestas infantiles no tendría precio.

No es que Patrick Stewart sea un tipo aburrido. Ha dado muestras de sobra de su gracejo y su simpatía. La culpa la tenía el personaje del Profesor X, que en la primera trilogía de los 'X-Men' era un auténtico tostón. Tan bueno él, tan recto y tan soso. Con un poder tan aburrido como la telepatía. Sin embargo, en 'X-Men: Primera generación' eligieron a McAvoy para dar vida al joven Charles Xavier y la cosa cambió. El suyo fue un mutante universitario que usaba su poder para ligar en las barras de los bares, con cierta picaresca y mucho más divertido que en lo que se convertiría con los años. Aunque en 'Días del futuro pasado' estaba un poco amargado por aquello de la traición de su hermana adoptada por él mimo y su mejor amigo. Aún así, tenía más recovecos que el anciano Charles.

No solo ha trabajado con él, sino que, además, son amigos. McAvoy puede presumir de haberle ganado la partida en la pantalla al ahora tan de moda e hipersolicitado Benedict Cumberbatch. Fue en 'Un chico listo', comedia británica de 2006 en la que ambos eran parte de un equipo universitarios que se presenta a un concurso de la tele para gente con mucha 'cultura trivial'. Y no es la única vez, porque hace dos años se reunieron para un serial radiofónico basado en una novela de Neil Gaiman, 'Neverwhere', en el que también participó Natalie Dormer.

  • Extras