2 de septiembre de 2015

5 razones por las que Anacleto no tiene nada que envidiar a 007

Por M. J. Arias

Haber, en realidad, hay muchas razones. Como que ‘Anacleto: Agente secreto’ –que se estrena esta semana– ha resultado ser toda una revelación. Divertida, bien rodada, mejor montada, con unas escenas de acción impecables, unas peleas coreografiadas al más puro estilo Bourne y unos efectos especiales de los que no estamos acostumbrados a ver en el cine nacional (las explosiones parecen explosiones de verdad)… y la lista podría seguir y seguir. Pero, para convencerte, te vamos a dar cinco, solo cinco, razones por las que Anacleto, además de molar mucho, no tiene nada que envidiar a James Bond.

1.- Porque tiene una rima divertida

El popular agente creado por Ian Fleming cuenta con una de esas presentaciones que han pasado a ser parte de la cultura popular. “Bond, James Bond”. Nadie ha dicho primero el apellido y luego en nombre con tanto empaque y estilo como él a lo largo de los años. En España somos más de tomarnos las cosas con guasa. Anacleto tiene tanto estilo como 007, pero, reconozcámoslo, “Anacleto, agente secreto” como presentación es mucho más divertida que ‘Bond, James Bond’. Aunque solo sea por la cara de los villanos al escucharle decirlo.

2.- Porque Anacleto nunca falla

Es un hecho, un lema, una filosofía de vida. Anacleto nunca falla y eso lo saben aquí y en el desierto más lejano del mundo. Sus enemigos le temen por ello, sus jefes confían en él por ello y su archienemigo está desquiciado por ello. Para hacer buena esa frase Anacleto ha tenido que sacrificar hasta la infancia de su hijo, lo que nos lleva al siguiente punto.

3.- Porque tiene quien recoja su testigo

El propio Adolfo (Quim Gutiérrez) lo dice en una escena de la película. Si Jason Bourne y James Bond no tiene hijos será por algo, ¿no? Pero Anacleto es distinto al resto de agentes hasta en eso. Tiene un hijo, que desconoce a lo que se dedica su padre, y ese es su punto débil. Porque la mejor manera para controlar a un agente y obligarle a hacer lo que no quiere es secuestrar a su ser más querido. Eso es de primero de villanía. A Bourne le mataron a la novia. Con Bond es más complicado porque las chicas le duran una película.

4.- Porque tiene una sabrosa tapadera

¿Qué hace un agente secreto cuando no está envuelto en una misión? A James Bond lo imaginamos tomando un Martini mientras otea el panorama en busca de una nueva conquista. Muy cinematográfico y muy glamouroso, vale. Pero buscando tapaderas nadie gana a Anacleto, quien en sus ratos libres se pone el mono de carnicero y se dedica ha elaborar embutidos en una impresionante masía en medio de la tranquilidad que dan el campo y las vacas, paseando con su perro y, si se tercia, haciendo desaparecer algún cadáver.

5.- Porque Imanol es mucho Imanol

Bond tiene a Sean Connery, Pierce Brosnan, Daniel Craig y a unos cuantos más, pero Anacleto es único (al menos de momento). No solo es único, sino que es Imanol Arias y eso, aquí, en nuestro país, es mucho decir. Porque Imanol es uno de los actores más queridos y valorados del panorama nacional. Porque Imanol es El Lute, el Comisario Flores, fue nuestro querido maestro y es, desde hace ya ni él sabe cuánto, Antonio Alcántara. Verle salir de la eterna serie de TVE para ponerse el traje y la pajarita y repartir cera como todo un profesional de la aniquilación es un lujazo que nadie debería perderse.

  • Extras