4 de noviembre de 2016

5 turbulentos secretos detrás de ‘Oficial y caballero’

Por Fernando de Luis-Orueta

Hay pocos títulos que evoquen tantos suspiros como 'Oficial y caballero', la película en la que Richard Gere sufre como en su vida para llegar a ser piloto del Ejército del Aire mientras se enamora arrebatadamente de una chica del pueblo. Pero, como todas las grandes historias, la del rodaje de 'Oficial y caballero' está lleno de secretos.
El productor de ‘Oficial y caballero’ nunca pensó en Richard Gere como su primera opción para interpretar al protagonista de la película. Y eso a pesar de que Gere venía de protagonizar ‘American Gigolo’, la cinta que le lanzó como ‘sex symbol’. No: la primera opción fue John Travolta, el número uno del momento, la estrella que había reventado taquillas con ‘Grease’ y ‘Fiebre del sábado noche’. Lo más curioso de todo es que ni fue la primera vez que Gere ‘heredó’ un personaje de Travolta ni sería la última: había ocurrido con ‘Días del cielo’ (1978) y pasaría también con ‘Chicago’ (2002).
Quien nunca jamás ha estado conforme con la película fue la estrella femenina. Ni antes, ni durante, ni después. Debra Winger estaba a disgusto con el guión, con la escena de cama y, peor aún, sabía que el productor de la película tenía dudas de si ella tenía el ‘sex appeal’ suficiente para el papel. Durante el rodaje se llevó a matar con Richard Gere, que le parecía tener la misma capacidad para actuar que “una pared de ladrillo”. Desde entonces, y a pesar de que llegó a estar nominada al Oscar por su trabajo, Winger reniega de ‘Oficial y caballero’ y hace ver que jamás estuvo allí.
Pero el personaje que tenía cola de aspirantes era el del sargento Foley, el malo de la película, el chunguísimo entrenador militar que hará de Gere y el resto de la compañía heroes de las barras y estrellas. Jack Nicholson y Mandy Patinkin fueron serios candidatos hasta que los productores averiguaron que todos los instructores jefe de la base de Pensacola eran negros. Así fue cómo el papel acabó en manos de Louis Gossett Jr.
Pues precisamente Louis Gossett Jr. acabó ganando el Oscar al mejor actor de reparto por este trabajo. Y con la estaquilla pasó a los anales del cine. Más de treinta años antes del #OscarSoWhite, Louis Gossett Jr. se convirtió en el tercer intérprete negro premiado por la Academia después de Hattie MacDaniel ('Lo que el viento se llevó', 1939) y Sidney Poitier ('Los lirios del valle', 1963). Y el primero en la categoría de actor secundario.
No fue el único Oscar de la película, también se llevó una estatuilla a la mejor canción original por la balada ‘Up Where We Belong’ interpretada por Joe Cocker y Jennifer Warnes. Pero a punto estuvo de quedarse fuera del montaje final de la cinta porque el productor Don Simpson estaba convencido de que no era “o bastante buena y que nunca sería un éxito. Nada más lejos de la realidad porque además del Oscar, fue número 1 en la lista Billboard durante tres semanas. El primero y único número 1 de Joe Cocker en EEUU.
Artículo escrito por LosExtras.es
  • Cine