13 de febrero de 2015

6 estrellas del pop que se estrellaron contra la gran pantalla

Por Bernardo Pajares

Tienen éxito en la música, su público los adora pero quieren más. La cantante británica Rita Ora es la última en aventurarse por esas aguas pantanosas de la interpretación. Ya lo había hecho antes, sí, pero nunca en un gigante del calibre de 'CINCUENTA SOMBRAS DE GREY', donde interpreta a Mia, la hermana del protagonista. Queremos advertir a Rita, colgada ya la peluca de cabaretera que lleva en la película, de los peligros que entraña esto de actuar cuando lo tuyo es otra cosa, una hazaña de la que sí han conseguido salir ilesos gente como David Bowie -ese señor lo hace todo bien-, Cher -'HECHIZO DE LUNA' o 'SIRENAS' son la prueba-, la islandesa Björk -que no quiere ni oír hablar de Lars von Trier después de 'BAILAR EN LA OSCURIDAD' con él- y muy pocos más. A continuación el polo opuesto.

Rihanna es otra de esas artistas polivalentes (lo mismo hace de modelo que te vende cosméticos varios) a la que hemos visto últimamente en la gran pantalla. Pero una cosa es verla hacer de sí misma rodeada de actores amigos en la loquísima 'JUERGA HASTA EL FIN' y otra meterse en la piel de un personaje. Y es que la de Barbados debutó en 'BATTLESHIP' como la oficial de marina experta en armas Cora Raikes, un papel corto y sin embargo tan poco resultón como el de Liam Neeson. Lo peor de todo no es su cara de intensidad a lo Angelina Jolie en un filme que en realidad no deja de ser una versión libre del popular juego 'Hundir la flota', sino que alguien pensase en Rihanna para una película de alto presupuesto sobre robots invasores del espacio que luchan contra militares en el mar. Todo lleno de sentido y nunca visto antes en 'TRANSFORMERS'. Bromas aparte, el responsable directo de su fichaje no fue otro que el director Peter Berg ('EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE'): "Como cualquier hombre, soy fan de Rihanna. Es fantástica. Sus vídeos son muy calientes y los había visto muchísimas veces". Nada más que añadir.

La que comenzara como niña Disney allá por los noventa antes de dar el salto al pop afirma que consideró muchas otras ofertas para hacer cine hasta que llegó 'BURLESQUE', un musical que por estética casaba mucho con su estilo. Podría seguir jugando a ser la pin-up de 'Candyman' y a la vez demostrar al mundo que además de tener una buena voz sabía actuar. El resultado, sin embargo, fue de lo más decepcionante, y no lo decimos solo por el hecho de que Cher -que, por cierto, lucía sus propios vestidos- se la comiera con patatas en cada escena que compartían.

Y esto es mucho decir, teniendo en cuenta que esa señora lleva tanto bótox que a veces es difícil saber si está enfadada o contenta. En defensa de la pobre Christina hay que decir que, para justificar el cambio nada predecible de su personaje de mojigata a mujer fatal, le plantaron una peluca con flequillo ahuecado que sacaría de la historia hasta al más interesado en el género del cabaret, que viene a tocar muy de refilón. Total, que en 'BURLESQUE' hay mucho eyeliner pero muy poco burlesque. ¿Alguien tiene idea de por qué no ha vuelto a actuar?

No es que su presencia contribuyese especialmente a empeorar las 45 páginas de guion de 'EL MEXICANO', pero está claro que no es lo mismo rodar una película que el videoclip 'Bailando'. Da la impresión de que Enrique Iglesias se tomó demasiado en serio su trabajo en la cinta de Robert Rodriguez, una especie de refrito entre 'EL MARIACHI' y 'DESPERADO'. Mucho más curtidos, Antonio Banderas y Johnny Depp sí parecían divertirse en el western pasado de vueltas de Rodriguez. En 2007 se asomó también a la tele, haciendo pequeñas intervenciones en 'Cómo conocí a vuestra madre' y 'Dos hombres y medio'.

Aunque ya había aparecido haciendo de alien en 'MEN IN BLACK 3', el primer papel, digamos, serio de Lady Gaga en la gran pantalla se lo dio Robert Rodriguez. Como ocurre con la mayor parte de los nombres que aparecen en este artículo, la cantante consiguió una nominación como peor actriz de reparto en los Razzies por 'MACHETE KILLS'. Más que actuar, Gaga repite sin pudor ni vergüenza los clichés vistos una y cien veces en sus videoclips. Que su personaje se llame La Chameleon y sea una asesina es lo de menos. Ni entre ella y Sofía Vergara pudieron levantar la taquilla de esta secuela estrenada en 2013 que recaudó menos de la mitad que su predecesora.

Vaya por delante que el de Madonna es un caso especial. No en vano atesora entre su alijo de complejos vitamínicos y suplementos deportivos el Globo de Oro a la mejor actriz protagonista que le dieron por 'EVITA'. ¿Cómo consiguió que Alan Parker la escogiese pare el papel? Fue una carta desesperada la que hizo que el director, que llevaba años y años luchando por sacar adelante el proyecto, descartase a -agárrate, que vienen curvas- Michelle Pfeiffer, Bette Midler o la mismísima Meryl Streep.

Pero aquella proeza pagada a base de clases de canto quedaría ensombrecida en 2002 con 'BARRIDOS POR LA MAREA', cuando se dejó dirigir por su entonces marido Guy Ritchie. No hubo ni una sola crítica positiva para la historia de mujer rica que se enamora de marinero comunista. Sin ser tampoco Madonna una directora superdotada, aplaudimos su decisión de pasarse al otro lado con 'FILTH AND WISDOM' y 'W.E.'.

Pero la que realmente llegó al siniestro total al pasarse al cine fue su archienemiga Mariah Carey. La solista con más números uno en la historia de Billboard sentía la imperiosa necesidad de contar la historia de su vida a través de un alter ego. Para ello, por toca caracterización se hizo dos coletas y se encasquetó una gorra, que todo el mundo sabe que eso te quita veinte años de golpe. El batacazo de 'GLITTER, TODO LO QUE BRILLA' fue de tal calibre que Mimi cayó en una depresión y Fox renunció incluso a editar la película en DVD. Pero la cosa no quedó ahí: la banda sonora de 'GLITTER' ostenta el dudoso honor de ser su segundo disco menos vendido, solo un puesto por delante de su último fracaso, titulado 'Me. I Am Mariah... The Elusive Chanteuse'.

Ahora, años después de tocar fondo, Carey reconoce que se arrepiente de haber hecho "la palabra que empieza por G. Aquello no tenía guion, cariño". Y añade: "Durante los dos años siguientes no dejaba que nadie la mencionase en ninguna conversación". Menos mal que ha aparecido su amigo Lee Daniels para sacarla con la cara lavada en 'PRECIOUS' y 'EL MAYORDOMO'. Así sí.

  • Extras