18 de diciembre de 2015

7 interpretaciones que demuestran que Jake Gyllenhaal es el mejor actor vivo (o casi)

Por Luís Fernández

Sí, nos llamaran exagerados, pero no lo somos. Y lo sabéis. Es innegable que es uno de los actores de su generación con una filmografía más interesante y en lo interpretativo de los más solventes. Pocos pueden hacerle sombra. Sí, no es una superestrella, algo ha fallado a la hora de que el gran público lo adore como debería, quizá el nombre, pero tampoco le hace falta.
Vamos a ver. Si tienes buen gusto, lo tienes desde el principio. Y 'Donnie Darko' es una muestra perfecta de buena elección a la hora de darse a conocer. Una apuesta valiente cuando no tenía nada que perder pero si todo por ganar. Además, el gusto por las películas inclasificables seguiría a lo largo de su carrera y es algo de lo que más nos hace apreciarlo. Si no sabes que tipo de películas hacer, hazlas todas. Y si no encajan en ningún tipo, todavía mejor.
Otra buena elección de Jake es que la siempre temida primera comedia romántica no resultó ser un pastelón que lo encasillara de por vida en ese tipo de películas. Por físico podría hacerlas de por vida, por talento no se lo merece. Participar en una comedia romántica tan corrosiva y, a la vez, tan encantadora. Y, la verdad, Jake interpretando a un adolescente enamorado de una mujer casada, pues resulta irresistible.
Más elecciones valientes en su carrera, aquella que la mayoría de actores rechazarían por el miedo a ser 'la película de los vaqueros gays'. Jake, acompañando a Heath Ledger, se entregó a un viaje que mereció más recompensa. Película honesta y dura, amor en estado puro, ideal para los amantes de las historias de amor atemporales. Devastadora.
Vamos a reconocer que Jake también ha elegido algún papel más o menos desafortunado, ‘Prince of persia. Las arenas del tiempo’. Pero enseguida ha sabido corregir sus pequeños errores gracias a pequeñas películas. Este drama policial fue el espaldarazo definitivo para su director David Ayer, guionista de ‘Training Day’, y consiguió dos interpretaciones fabulosas de Michael Pena y el propio Jake. Adrenalina pura.
Denis Villeneuve es un gran director de actores y ha sabido sacar lo mejor de Jake. Por partida doble, además. En este caso interpreta a un detective encargado de investigar la desaparición de dos niñas, en medio de un ambiente tenso en la que la gente se ve destrozada por los secretos. Un detective que, en última instancia, debe absorber la locura de todos a su alrededor. Un personaje calmado que debe sobrevivir a la tormenta.
Y aquí viene la segunda colaboración con Denis, y mucho más arriesgado. Una cinta enigmática, llena de simbolismos y que no dudará en expulsar al espectador más despistado. Película de culto en potencia, generará odios y amores por donde pase. Pero una cosa está clara: la interpretación del actor es absolutamente memorable. Dos personajes en una sola cinta, cada uno con sus matices sin caer en la caracterización facilona.
Hasta el momento ha sido su último gran papel. Sinceramente, la interpretación de Jake como este reportero sin escrúpulos intentando ascender en el mundo de la comunicación pone los vellos de punta. Uno de sus papeles más extremos y que genera el espectador un rechazo casi inmediato. Sus acciones no provienen desde ningún tipo de emoción humana. Una interpretación salvaje para un actor sublime. Podréis pensar en otros actores, pocos podrán ponerse a su altura.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras