18 de marzo de 2015

7 pasos para ser un tipo duro como Bruce Willis

Por M. J. Arias

Nadie diría, sin conocer de antemano su fecha de nacimiento y echar cuentas, que Bruce Willis ha entrado en su sexta década de vida. Pero así es y no hay quien le frene. Ni la edad ni los nuevos héroes de acción que vienen pisando fuerte. Walter Bruce Willis es uno de los mejores actores de acción que ha dado la historia del cine. Un tipo duro de los pies a la cabeza con un estilo propio que empieza con su rapado y termina con su habilidad para meterse en problemas. Sus personajes, claro. No él.

Muchas son las películas en las que ha dado y recibido golpes. Aunque a veces haya intentado ponerse serio y trascendental, lo suyo es la acción y de su currículum en el género puede extraerse un útil a la par que divertido manual del tipo duro para todos aquellos que quieran emularle. Si a Joseph Gordon Levitt le sirvió para convertirse en su versión joven en Looper, porqué no le iba a valer al resto de mortales.

1. Olvidarse del traje y la corbata

Cierto es que Hartigan, su personaje en el experimento que fue Sin City, llevaba corbata y gabardina. Lo llevaba y le quedaba como un guante. Pero eso es cosa de las viñetas, donde la estéticas a veces prima. A la hora de la verdad, cuando hay que remangarse para liarse a mamporros o hacer diana con un arma, lo mejor es olvidarse de las galas y llevar algo más cómodo. El traje y lo de ir de punta en blanco es mejor dejárselo a otros como James Bond, quien, además de duro –que lo es– también es un seductor nato. Willis tiene su encanto y su atractivo, pero es otro. A él le quedan mucho mejor las camisetas raídas y llenas de mugre como en la mítica ‘La jungla de cristal’ y sucesivas.

2. Buscar una frase pegadiza

Todo héroe de acción debería tener una. 007 tiene su ‘Bond, James Bond’. Terminator (Arnold Schwarzenegger) su ‘volveré’ y Rambo (Sylvester Stallone), su mal traducido ‘no siento las piernas’. ¿La de Bruce Willis? Está claro, su ‘yippi ka yei, hijo de p***’. Es una de las mejores frases (malsonante, eso sí) que ha dado el cine. Quien la pronunciaba no era otro que Jonh McClane. La ironía, los chascarrillos y los tacos también son importantes a la hora de parecer y ser un tipo duro.

3. Hacerse con unos enemigos que hagan quedar bien

Este punto es de los más importantes. Hay que saber con quién se mete uno, qué batallas escoge y cuáles son las posibilidades reales de vencer. El enemigo debe de ser de altura. Lo suficientemente inteligente para que al ganarlo uno se sienta superior, pero sin pasarse no vaya a ser que uno pierda. Un buen ejemplo puede ser el de Jeremy Irons en la tercera de ‘La jungla de cristal’, Alan Rickman en la primera y Samuel L. Jackson en ‘El protegido’. Por mencionar solo unos cuantos.

4. Que la edad no sea un freno…

Llega un momento en el que todo héroe de acción debe plantearse la jubilación. Qué se lo digan sino a Harrison Ford visto lo visto en la última de ‘Indiana Jones’ o a algunos de ‘Los mercenarios’, que ya no pueden ni con su alma como dicen las abuelas. Sin embargo, Bruce Willis es de los que ha sabido hacerlo más o menos bien. Como ya ha llegado a los sesenta y empieza a no estar para muchos trotes, lo mejor que pudo hacer y ha hecho es buscarse aliados y rodearse de otros tan duros como él para echarle una mano en sus misiones. En la quinta, sí, la quinta, de ‘La jungla de cristal’ fichó a su hijo, un McClane de pura cepa al que dio vida Jai Courtney. En ‘Red’, se integró en un cuarteto con mucha pegada compuesto por él mismo, Helen Mirren, John Malkovich y Morgan Freeman.

5. … y mucho menos la muerte

(¡Spoiler!) Sí, Bruce Willis es tan duro que ni la muerte ha conseguido frenarle. Vale que ‘El sexto sentido’ no es una película de acción, pero en ella su personaje era capaz de burlar a la muerte y una vez finado seguir ejerciendo de psicólogo para ayudar a un niño que en ocasiones veía muertos.

6. Meterse en líos, cuanto más complicados, mejor

Esa es una de las gracias de la saga ‘La jungla de cristal’, que John McClane se metía en un sinfín de líos y problemas como si tuviese un imán para ellos y hasta él mismo bromeaba al respecto. Y no solo él. A su taxista de ‘El quinto elemento’ le llovían del cielo. Concretamente uno que hablaba raro, era mujer y llevaba el pelo naranja zanahoria. Pero para líos el de ‘Looper’, en el que viajaba al pasado y se enfrentaba a su yo joven (Joseph Gordon-Levitt), quien tenía el encargo de asesinarlo.

7. Cultivar nervios de acero

Nervios de acero y oídos a prueba de explosiones, porque no está muy claro el porqué, pero lo cierto es que en la mayoría de las películas con Willis como protagonista (las de acción, se entiende) las cosas explotan a su alrededor como si viviesen en unas Fallas continuas. Eso por no hablar de que le disparan una y otra vez, le golpean, se cae, salta por los aires… Lo suyo es un no parar.

  • Extras