5 de enero de 2017

8 detalles de Nicolas Cage que deseas saber

Por Claudia Lorenzo

Ethan Hawke, su compañero en 'El señor de la guerra', dijo de Nicolas Cage que, a pesar de la cantidad de películas que hacia (algunas de dudosa calidad), 'si se pudiesen borrar la peor mitad de sus películas y nos quedásemos sólo con las mejores, la lista le daría mil vueltas a todo el mundo". Y si bien es cierto que los últimos años de su carrera (salvo excepciones) se componen de filmes e historias intercambiables, el hombre, con todas sus idiosincrasias, tiene sus momentos. Aquí te dejamos unos cuantos detalles de la curiosa vida de Nicolas Cage que tal vez no conozcas. Aún.
Si Katharine Hepburn se enfadaba cuando la llamaban Katherine, Nicolas Cage se enfada cuando escriben Nicholas. Pero no sólo con su nombre propio ha tenido Nic sus más y sus menos. Para evitar el nepotismo, y en contra de lo que otras estrellas aprovechan, el actor decidió desprenderse del apellido familiar, Coppola, y adoptar uno nuevo, en este caso el del superhéroe Luke Cage. Antes de éste, consideró ‘Blue’ (no sabemos si por su afinidad con Miles Davis), pero los cómics pudieron más.
Nicolas Cage ha tenido algunos de los acosadores más raros de todos los tiempos. Una vez se despertó en su casa de Orange County en medio de la noche y se encontró a un señor, en pelotas, comiendo un helado frente a su cama. Otra vez, en el rodaje de ‘Al límite’, tuvo que convivir durante parte de las tomas con un acosador-mimo que, simplemente, se plantaba entre la gente y le miraba fijamente. Un mimo. Al final, consiguió una orden de alejamiento. Si tu nivel de genialidad se mide por el miedo que dan tus acosadores, aquí está una leyenda del cine.
Si lo de Luke Cage sonaba algo especial, preparaos a ver la que le lió a su hijo pequeño. Porque no se es un verdadero fan del mundo del tebeo si uno no decide ponerle a su descendencia un nombre de superhéroe, mucho más significativo que Luke Cage o que, pongámonos en lo peor, Clark Kent. Su hijo pequeño se llama, el pobre, Kal-el, nombre original (original de Krypton, se entiende) de Superman. “Los británicos tienen a Shakespeare, y nosotros a Superman”, ha dicho Cage. Años ha, él mismo estuvo a punto de convertirse en el Kal-el de Tim Burton, pero Warner acabó cancelando el proyecto. Pobre Nic, menos mal que siempre le quedará ‘Kick-Ass’.
Ha tenido casas, mansiones y castillos, hasta 15, tanto en Alemania (Schloss Neidstein, en Etzelwang) como en Inglaterra (Midford Castle, cerca de Bath) o por Estados Unidos (LaLurie House, en Nueva Orleans, supuestamente la casa más encantada de Norteamérica, en donde los espíritus de esclavos torturados vagan por los aposentos). La vendió, como muchas de sus propiedades, para costear unas estupendas deudas con el fisco que contrajo y que se descubrieron en 2009, de las que culpó a su contable pero que tuvo que pagar religiosamente. Ahora vive, aparentemente de forma modesta, en Las Vegas, donde ha rodado múltiples filmes.
Tiene una comunidad complete creada en Reddit que simplemente se dedica a admirarle y le llama “el Dios verdadero”. No hay palabras para seguir comentando esto, más allá que decir que también le llaman “our Lord” (nuestro señor) igual que sus seguidores llamaban a Lord Voldemort.
Nicolas Cage cumple años un día antes que Elvis. Curiosidad aparte, asumimos que el asunto le marcó porque es un fan declarado y apasionado del rey del rock. Pero como en muchos otros aspectos de su vida, Nic, que es un entusiasta, se apasionó tanto que se enamoró de la hija del Rey y se casó con ella, pocos días después de conocerse. El matrimonio, no hace falta decirlo, no duró mucho más que su relación prematrimonial.
Roger Ebert solía considerarle uno de los grandes intérpretes del cine contemporáneo, declarando que era un actor atrevido en sus elecciones y que no le tenía miedo a “gatear con sólo una extremidad, cortársela y quedar suspendido en el aire” (así de gráfico era el Premio Pulitzer). Ethan Hawke declaró, tras trabajar con él, que, desde Brando, Nic Cage era el único actor que había decidido hacer algo nuevo con el arte de la interpretación. Y ‘Joe’, en la que su interpretación fue alabada, no tiene tanto tiempo. Él… pues él denomina a su forma de actuación “Nouveau Shamanic”. Y ha declarado alguna vez que “hay una fina línea entre el actor de Método y el esquizofrénico”.
Que si no quieres taza, taza y media. Porque si Cage es intenso, apañados vamos con James Franco, el elegido por Nic para protagonizar su primera (y, de momento, única) aventura como director. Más allá del hecho de que la película tiene unas críticas en general nefastas, el intento de James Franco de visitar a un prostituto y de seguirle durante su jornada de trabajo, incluso en la habitación de hotel en la que ejercía, para documentarse para su papel parece primo-hermano del dichoso “nouveau shamanic”. Dios los cría y ellos se juntan.