8 ingredientes para una gran película bíblica

Por Luís Fernández

Llega a las pantallas españolas 'EXODUS: DIOSES Y REYES' dirigida por el amado y odiado, a partes iguales, Ridley Scott, recordado por obras como 'ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO', 'BLADE RUNNER' o 'THELMA Y LOUISE', que sin embargo no ha conseguido encandilar ni a la crítica ni al público desde hace años. ¿Será está cinta épica sobre un relato bíblico su redención?

Pero, por lo que pueda pasar, os dejamos una guía básica para enfrentaros a una película bíblica, donde repasaremos los principales títulos del género. Y no, no nos hemos vuelto locos, sabemos que lo que se acerca es la Navidad y no Semana Santa. Pero el cine no entiende de fechas ni festividades, o sí, pero se estrena Exodus y es lo que toca. Así que al lío: ¿Qué ingredientes necesitamos para una gran película bíblica?

Esto era sencillo y casi facilón. Si una historia tiene la Biblia que haya marcado no solo al cine sino al conjunto de la cultura cristiana y europea en su conjunto, es la pasión sufrida por Cristo antes de su muerte, ese calvario que lo llevaría hasta su crucifixión. Es aquí donde de forma polémica Mel Gibson situó su 'PASIÓN DE CRISTO'. Un relato extremadamente gráfico sobre los últimos días de vida de Jesucristo. Rodada enteramente en arameo fue un importante éxito de taquilla allá por el año 2004. Más allá de la polémica que rodea a la película, Mel Gibson logró un relato escalofriante y cercano que merece la pena ver. 

Si algo tiene la Bíblia es que es un relato memorable y que ha pasado a la historia, se crea en él o no, tanto como relato ficticio o crónica de la historia del mundo. Según las escrituras dios es eterno y Cecil B.Demille en 1956 debió pensar que las películas sobre esta temática también debían serlo. Así nos entregaba la magna 'LOS DIEZ MANDAMIENTOS' que en 219 min venía a "condensar" la historia de Moisés y su lucha por escapar de Egipto junto al pueblo elegido. Quizá este será el principal referente para Ridley Scott, obviamente por su temática, y, a la vez, su principal rival a la hora de dejar una impronta propia dentro del género. 

No se entiende la Bíblica ni el cristianismo sin el pecado, prácticamente el punto de inicio de la historia de la humanidad. Y no puedes tener una buena película bíblica sin pecado, sin vicio, sin tentación... En este apartado podemos hacer una referencia bastante obvia a la 'SODOMA Y GOMORRA' de Robert Aldrich, donde nos relataba la historia de Lot y su tribu que llegaban a los aledaños de estas ciudades comandadas por el vicio más absoluto. Pero quizá sea mucho más interesante 'LA ÚLTIMA TENTACIÓN DE CRISTO' de Martin Scorsese que exploraba el lado más humano, y menos divino, de Jesús de Nazaret, compleja cinta que le valió una nominación como mejor director en los premios de la Academia. 

Aún aceptando que puede haber partes de la Bíblia que estén basadas de forma más o menos exactas en hechos reales, no debemos olvidar que es un libro de relatos míticos y, consecuentemente, su lectura está llena de fantasía, lo cual no tiene porque ser necesariamente negativo. Obviar este hecho sería obviar la propia esencia del Libro Sagrado. Quizá Darren Aronofsky sea el director que haya abrazado con más entusiasmo esta vertiente de la misma al adaptar el relato del gran diluvio universal en su particular 'NOÉ', estrenada en este mismo 2014. Inclinado por lo poético del relato, el director deja volar su imaginación para llevarnos a un viaje ejemplarizante y filosófico, más que religioso. 

La historia de Jesús es un relato profundamente doloroso y si tu intención es hacer llegar al público algo de su mensaje y emoción lo mejor es mantenerse siempre cerca del ser humano, no de la divinidad. Así lo hizo Pier Paolo Pasollini en 'EL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO'. La película del italiano fue acusada de comunista, al promover un mensaje  de amor e igualdad que, sin duda, se puede encontrar dentro del propio texto bíblico. Simple en su propuesta y presentación sirve como perfecto contrapunto a las grandes superproducciones de Hollywood sobre el tema. La protagoniza el español Enrique Irazoqui. 

Quizá suene sorprendente esta elección pero es la película de Dreamworks Animation 'EL PRÍNCIPE DE EGIPTO' una de las que mejor ha sabido condensar la esencia de una historia que se mueve entre el mito y la realidad, la historia y la ciencia ficción, la desesperanza y la fe, la amistad y la traición... Además, esta pequeña joya cuenta con un casting de impresión para poner voz a sus personajes: Val Kilmer, Sandra Bullock, Michelle Pfeiffer, Helen Mirren, Steve Martin y Ralph Fiennes. La película de Ridley Scott tiene otra dura contrincante en esta breve pero bellísima película de animación.

No hay un bueno sin un malo, no hay arriba sin abajo... y así Dios necesita un contrapunto necesario. Porque no habría pecado sin la serpiente, Satanás debe existir. Y aunque pocas películas se centran en la importancia de esta figura si resulta interesantísimo el acercamiento de George Stevens, David Lean y Jean Negulesco en la épica 'LA HISTORIA MÁS GRANDE JAMÁS CONTADA'. En ella Max Von Sydow da vida a Jesucristo tentado constantemente por el Diablo. Una maravillosa película de la que se ha perdido casi una hora al ser recortada para su estreno comercial de los 260 min originales  a los 200 min finales. Una gran pérdida. 

La Biblia podría ser entendida como un gran texto humorístico, de un humor muy muy negro. Pero si no se quiere ver así, si se puede observar una gran cantidad de ironía. Los Monty Python supieron sacar oro de un relato fundamentalmente dramático para ver el lado luminoso de la vida y de esta historia. Un perfecto retrato del fanatismo religioso y de la perversidad de manipular un texto tan influyente. La necesidad de relativizar los hechos o historias retratadas en la Biblia como vía básica para su entendimiento. Una joya increiblemente divertida. Y un contrapunto perfecto a los cánones de las películas bíblicas. 

 

  • Extras