10 de noviembre de 2016

8 veces en las que Tom Cruise nos hizo flipar

Por M. J. Arias

Podrían haber sido más. Como mínimo, una por cada una de sus películas, pero había que hacer el corte en algún lado y nos hemos quedado las que más nos impresionaron una razón u otra. Algunas porque eran pura diversión, otras adrenalina al 100%, otras todo un despliegue dramático y otras porque repartía a diestro y siniestro como el propio Jason Bourne. Esta semana estrena su segunda aventura como Jack Reacher, que promete escenas para flipar un buen rato, y este es nuestro homenaje.
Todo el que haya sido adolescente en los ochenta sabe a qué nos referimos con flipar con esta escena. Porque seguro que si no lo hizo, lo deseo más de una vez. Marcarse un baile a lo Tom Cruise al quedarse solo en casa. Ahí, justo ahí, es cuando el de Syracuse empezó a molar. Tenía 21 años. Esa escena fue la primera en la que nos hizo flipar.
Una de las muchas cosas que tenía ‘Top Gun’ eran las escenas de lucha de egos en el aire. Esas que enfrentaban a Maverick y Iceman y que tanto fliparon en su día. Y, claro, había que ir con Maverick, porque era el mejor. No había duda. Había nacido un héroe de acción. Y eso que aún no le habíamos visto repartir cera de la buena.
Para entonces, para cuando rodó 'Días de trueno', su primera película junto a una Nicole Kidman muy distinta entonces, ya había estado a las órdenes de Martin Scorsese y Oliver Stone. Pero Tony Scott era algo así como su padrino y después de hacerle desatar la adrenalina de todos en el aire, le bajó a tierra y le hizo repetir la jugada. Esta vez sobre el asfalto de un circuito de carreras.
Fue su primera gran actuación, su primera nominación al Oscar. Con esta película demostró que era algo más que un guaperas carne de carpeta de adolescentes, que debajo de toda esa fachada había un gran talento para la actuación. Ese que saca a pasear en cada trabajo. Porque lo mismo le da el drama, que la acción, que la comedia.
Es verdad que en esta escena el peso lo lleva Jack Nicholson y el protagonismo se lo queda él, pero hay que reconocerle el mérito a Cruise. Primero, por aguantarle el tipo a alguien como Nicholson. Segundo, porque puede presumir de haber hecho cobrar vida a líneas de diálogo escritas por un maestro como Aaron Sorkin. ¿Cuántos actores de cine de Hollywood pueden presumir de ello?
La saga de ‘Misión Imposible’ está plagada de escenas en la que decir ‘¡Madre del amor hermoso’, pero esta es ‘La escena’, con mayúsculas. Porque fue de las primeras, porque impactó mucho y porque pensar en Ethan Hunt es verle colgado de un cable, a escasos centímetros del suelo sudando la gota gorda en una habitación de luz blanca.
¿En serio se ha prestado a eso Tom Cruise? Y tanto. Menudo puntazo se marcó con esa loca caracterización y baile en la no menos disparatada ‘Tropic Thunder’. Si es que por estas cosas tiene que caerte bien a la fuerza. Un tipo que es capaz de dejarse llevar así es como para que flipes al verlo en pantalla de esta guisa. La cara de Matthew McConaughey es la que se nos quedó a todos.
A ver, hay que ser muy poco inteligente para meterse con un tío con la pinta de Tom Cruise. Sí, vale, que igual te parece un poco bajito dada tu altura y corpulencia. Eso y que vas con tus amigotes/hermanos y que igual llevas alguna cerveza de más y te envalentonas. Pero, hombre, que es Tom Cruise. Que es Jack Reacher. Y encima te lo ha avisado. Menuda se las gasta el amigo Reacher. El arranque de la película no podía ser más espectacular.
Artículo escrito por LosExtras.es