18 de marzo de 2015

9 lecciones de los mejores y peores padres del cine

Por Luís Fernández

¡Oh, la paternidad! Un regalo para unos, una sorpresa para otros, y un incordio para todos. Con motivo de la celebración del día del Padre os damos 10 consejos para evitar que tus hijos acaben viéndote como esa figura que les destrozó la infancia. Como estamos seguros de que todos sois padrazos, no los vais a necesitar, pero nunca viene de más un pequeño recordatorio. 

1. Apoya a tus hijos

Cada persona necesita expresarse y tomar sus propias decisiones a lo largo de su vida. Obviamente, no estamos diciendo que se deje manga ancha total, hay que establecer límites pero también saber ceder. Saber ceder, sobre todo, cuando aquello que apasiona a tus pequeños es algo positivo. Si, Matilda amaba sus libros, y Danny De Vito no fue el mejor de los padres al quitárselos y ponerla delante de una televisión, hasta que la propia Matilda la hizo estallar. Ya sabes, si eres un Danny probablemente verás como tu hija, aunque sea adoptiva y con habilidades extraordinarias, acabará marchándose de casa mucho antes de lo pensado. No vale la pena. 

2. Defiende tus ideales

Como siempre, con moderación. No hay nada más respetable que un hombre con valores y que no se deja pisotear por defender aquello en lo que cree. Obviamente, si eres como Gregory Peck en ‘Matar a un ruiseñor’ tendrás toda la admiración del mundo. Un hombre que, a sabiendas de que lo sacrificaba todo, decidió luchar por aquello que creía y que le valió el respeto de sus hijos. Si eres el padre de Chris Kyle en ‘El francotirador’, igual de apasionado pero en otra vertiente… quizá los resultados no sean tan agraciados. 

3. Nunca te des por vencido

No hay nada más doloroso que perder a un hijo y Dustin Hoffman y Sean Penn lo saben de sobra. No importa tus circunstancias, no hay nada peor que un padre que se da por vencido. Así que no lo hagas. En ‘Kramer vs Kramer’, un Dustin alcohólico perdía a su hijo y haría todo lo posible por recuperarlo. Mientras que en ‘Yo soy Sam’, Dustin Hoffman, padre soltero con una discapacidad mental, tendrá que luchar con los servicios sociales estadounidenses para que no se lleven a su hija, una fantástica Dakota Fanning. Esperemos que no haya que llegar a estos extremos, pero en caso de que pase, ¡lucha!

4. Sé guay

Debes ser guay, pero no decirlo. De hecho la palabra guay no queda bien en ningún contexto, ni siquiera en este. El ‘cool’ inglés, que viene a significar lo mismo, suena, pues eso, mucho más ‘cool’. De todas formas, si vas a ir de padre enrollado cuidado con quién eliges de modelo. Porque hay un paso, pequeño pero importante, entre el Stanley Tucci divertido, cercano y comprensivo padre de Emma Stone en ‘Rumores y Mentiras’; al Eugene Levy padre de Jason Biggs en ‘American Pie'. Un paso que supone pasar de la admiración y el respeto a la vergüenza ajena, por muy buenas que fueran las intenciones del segundo. 

5. Jamás experimentes con tus hijos

Vale que son sangre de tu sangre, pero todo tiene límites. A no ser que quieras causarle algún tipo de trauma de por vida, no lleves tus aficiones o creencias a un extremo. Vale, podemos reconocer que lo de que Rick Moranis en ‘Cariño, he encogido a los niños’ hiciera exactamente lo que el título reza podía resultar en una gran aventura. Una aventura que podía haber terminado con una hormiga gigante devorando a sus hijos, pero una aventura al fin y al cabo. Quizá lo que tienen que sufrir los niños de la griega ‘Canino’ ya sea excesivo. En cualquiera de los casos, recapacitad antes de hacerlo. 

6. Cuidado con tus aficiones

Es bonito tener hobbies, por supuesto. Tener tiempo para una mismo es maravilloso, nadie lo duda, además de que permite que tu familia también tenga tiempo para si mismos y no te tengan siempre insistiendo sobre los deberes o las facturas. Pero cuidado, no sirve cualquier cosa que se te pase por la cabeza, para criar a una chavalada sana no sigas como ejemplo ni a Kevin Spacey ni a Chris Cooper, el vecino curioso, y sus personajes en ‘American Beauty’. Ni fantasear con las amigas de tus hijos ni tener recuerdos nazis son morales ni legales. 

7. Los niños, primero

Todos queremos vivir. Seguro. Pero vamos a ser serios… en caso de tragedia, cuidad de vuestros hijos que, probablemente, será la mejor herencia que le dejéis a este mundo. ¿Tantos años de dedicación criándolos para dejarles morir? No. Vais a ser unos padres ejemplares como Marlon Brando en ‘Superman’ y vais a meter a vuestro hijo en un cohete antes de que el mundo entero explote. No seáis como el padre de la sueca ‘Fuerza mayor’, todavía en cines, que ante una avalancha decide abandonar a su familia. Mala idea, muy mala idea. 

8. No la tomes con tus hijos

Si por lo que sea, tu matrimonio fracasa o la relación con los niños no es todo lo fluida que debería ser. Incluso si hay conflictos, déjalos a un lado. Ambas partes hablaréis desde el rencor y el dolor, y no beneficia a nadie. Y, sobre todo, no hagas como Darth Vader y aterrorices no solo a tus hijos durante años, intentado matarlos incluso, sino a todo el Universo. Que entendemos que el lado oscuro es fuerte y tu débil, pero nos parece una reacción realmente exagerada. Dejemos que 'Star Wars' se quede solo en la ficción. 

9. No seáis unos críos

Entendemos que el mundo esta lleno de problemas y que, a veces, la presión puede superar a cualquiera. Pero no entendemos que os dediquéis durante años a enseñar a vuestros hijos modales y formas y después no sepáis aplicarlo. Si ante una disputa entre niños los que acabáis dando peor imagen sois los padres, tenemos un problema. Esto les pasaba a Kate Winslet, Christoph Waltz, Jodie Foster y John C. Reilly en ‘Un dios salvaje’. 80 minutos de vergüenza ajena, a causa de su comportamiento, y de histeria colectiva. Sabemos que sois capaces de mantener una conversación civilizada, demostradlo. 

  • Extras