2 de septiembre de 2015

Actores que desaparecieron en la sala de montaje

Por M. J. Arias

Estudian sus escenas, preparan sus personajes, acuden al rodaje, ruedan y luego, por una razón u otra, el director decide eliminar sus escenas en la sala de montaje y su trabajo queda en nada. Algunos, relegados a un extra de la edición en DVD. A otros ni siquiera les queda ese consuelo. Jordi Mollá ha sido una de las últimas víctimas de las decisiones que los directores toman en la sala de montaje. Unas veces es cuestión de metraje –la película dura demasiado–. Otras, de tono –la escena en cuestión no encaja con el resto–. O, simplemente, porque el director –léase Malick– es así de especial.

Jordi Mollá en ‘Ant-Man’

De villano, estaba claro. Eso se pensó a este lado del charco cuando se conoció la noticia de que Jordi Mollá iba a participar en la aventura cinematográfica del diminuto héroe de Marvel. Y así fue, el actor español –para quien esta no era su primera incursión en el cine hollywoodiense– grabó una escena en la que interpretaba a un militar panameño al que se enfrentaba el Hombre Hormiga original, Michael Douglas, por unos microfilms. Iba a ser un flashback que al final el director, Peyton Reed, decidió eliminar porque la película evolucionó por otros derroteros y el tono de esta escena de Mollá no encajaba con el resto del metraje. Eso sí, Reed dice que no descarta usarla en el futuro.

Paul Rudd en ‘La boda de mi mejor amiga’

El protagonista de 'Ant-Man' sabe muy bien lo que se siente cuando se rueda una película y luego por decisiones ajenas al trabajo de uno, el director decide eliminar tus escenas. Es lo que le pasó a Paul Rudd en ‘La boda de mi mejor amiga’. Rudd era Dave, una de las cita de Annie, el personaje de Kristen Wiig. La película era demasiado larga y hubo que meter la tijera. El sacrificado fue Rudd. Una pena porque la escena en cuestión, vista después, contaba con un Rudd trajeado intentando dárselas de experto en patinaje sobre hielo y poniéndose realmente borde y desagradable tras una caída. No le iba mucho el papel, pero era curiosos verle en tan odiosa tesitura.

Anna Paquin en ‘X-Men: Días del futuro pasado’

La que se montó en los foros y redes sociales de internet tras conocerse que finalmente el personaje de Pícara no aparecería en la última aventura de los X-Men. Una decisión realmente chocante si te tiene en cuenta que en los ya clásicos carteles de personajes promocionales de la película Anna Paquin contaba con uno propio. ¿Qué sentido tiene un póster de un actor que no aparece en la película? Cosas del montaje y del director, Bryan Singer, quien acabó anunciando a bombo y platillo junto a Fox que las escenas eliminadas podrían verse en una edición especial de DVD llamada ‘Rogue Cut’.

Harrison Ford en ‘E.T.’

E.T. no podría haber molado más de lo que ya mola, pero lo cierto es que habría tenido su gracia ver a Harrison Ford en ella. De hecho, fue parte de ella y rodó una escena a las órdenes de su amigo Steven Spielberg. En ella interpretaba al director de la escuela de Elliot, al que echaba una monumental reprimenda después de que decidiese liberar a las ranas. La escenas quedó fuera del montaje final, pero es parte de la historia de la película.

Sean Penn en ‘El árbol de la vida’

No fue eliminado del todo, pero casi habría sido mejor. Semanas de trabajo para verse reducido a una sola escena en ‘El árbol de la vida’ en la que se le ve durante apenas unos minutos y se escucha su voz en off. Menudo mosqueo que se pilló Penn al ver el montaje final y lo que rajó a gusto en una entrevista al periódico francés Le Figaro. “Francamente, aún estoy tratando de averiguar qué hago allí y qué se supone que añadía mi personaje en ese contexto. Es más, el mismo Terry nunca pudo explicármelo claramente”. No debería haberle extrañado tanto a Penn sabida la afición que tiene Terrence Malick a rodar una película y luego entrar en la sala de montaje y borrar al personaje principal de un plumazo. Lo de ‘El árbol de la vida’ no fue un hecho aislado. Qué le pregunten a Adrien Brody.

Adrien Brody en ‘La delgada línea roja’

Pues sí, lo de Brody en ‘La delgada línea roja’ fue aún peor si cabe que lo de Sean Penn en ‘El árbol de la vida’. Por entonces (1998), Brody, que era mucho menos conocido, iba a ser el protagonista de la cinta bélica de Malick. Pero, cuál fue su sorpresa cuando en la premier de la misma descubrió que su personaje había desaparecido por completo de la misma por obra y gracia del montaje y los cambios de idea de Malick. Lo peor no fue ver cómo habían obviado su trabajo al completo, sino que el director no le había dicho nada y tuvo que aguantar estoicamente toda la proyección. Luego le intentó compensar buscándole trabajo.

Shailene Woodley en ‘Amazing Spiderman: El poder de Electro’

Una cuestión de respeto fue la que hizo que Shailene Woodley, quien pasó varios días rodando a los órdenes de Marc Webb y en compañía de Andrew Garfield por las calles de Nueva York teñida de pelirroja, no apareciese en la segunda parte de ‘Amazing Spiderman’. Interpretaba a Mary Jane Watson, el segundo gran amor de Peter Parker tras la muerte de Gwen Stacey. Pese a tenerlo rodado, a Webb al final no le pareció bien introducir al personaje en la segunda parte con el ‘cadáver’ de Emma Stone aún caliente, por decirlo así. Después de aquello su participación en la tercera entrega quedó en el limbo, ese en el que ahora está la entrega en sí tras el fichaje del nuevo Spiderman, Tom Holland.

  • Extras