Amores imposibles, los romances más trágicos de la ficción

Ya lo decía Ismael Serrano: las historias de amor más bellas acababan en tragedia. Desde que Shakespeare creara 'Romeo y Julieta' la belleza de los amores trágicos ha enganchado a creadores y público y el cine, ávido de relatos que atrapen al espectador no ha querido dejar pasar la oportunidad de contar estos romances malditos.

CASABLANCA

"Tócala otra vez Sam" una de las frases más famosas del cine (y que realmente no se llega a decir así en la película) resume a la perfección la necesidad de los personajes de volver a un tiempo que ya no les pertenece. Humphrey Bogart e Ingrid Bergman se reencuentran años después de su romance, un romance que todavía sigue vivo en sus corazones.

La guerra, la vida y las diferencias entre los personajes se centran en el dilema de Rick (Bogart): escoger entre el amor y la virtud; entre dejarse llevar por sus sentimientos y hacer lo correcto. La decisión de Rick provoca que el final de la cinta sea uno de los más recordados. A veces la mejor forma de amar a alguien es renunciando a él.

CUMBRES BORRASCOSAS

En su sexta adaptación cinematográfica, la novela de Emily Brönte contó con dos actores de excepción: Ralph Fiennes y Juliette Binoche. Una historia de odios y enredos, de orgullo y traiciones; el amor infantil de Catherine y su hermano adoptivo Heathcliff se ve destruído por el egoísmo y el desprecio de Hindley, hermao de Catherine.

La presión social y los celos son los principales culpables del mortal y mezquino juego que inician Catherine y Heathcliff y que los lleva a un trágico final separados el uno del otro.

TITANIC

James Cameron confesó años después que la única razón por la cual había contado la historia de Jack y Rose era para tener una excusa para hundir el barco e investigar nuevos avances tecnológicos. Sin embargo lo que los casi 5 millones de espectadores que vieron la película en cines en su primer año de emisión sintieron fue la tristeza ante la separación de Rose y Jack por culpa de una tabla de madera que sigue dando quebraderos de cabeza.

El aburrido refinamiento de Kate Winslet tenía en la extrovertida alegría de vivir de Leonardo Di Caprio su equilibrio. Un amor que superaba las diferencias de clases sociales y que nos invitaba a rebelarnos contra lo que se había preparado para nosotros. 

MOULIN ROUGE

No hay mejor época para hablar de un romance desgraciado que el romanticismo; la época cultural en la que el hombre decidió dar prioridad a sus sentimientos y pasiones, a la imperfección y la espontaneidad. Allí una cortesana se enamora de un pobre escritor para desdicha de ambos ya que ella está prometida a un gran empresario.

La banda sonora de este musical se encarga de aumentar el sentimiento de los protagonistas que deben vivir su amor a escondidas y los cuales, al intentar seguir su corazón acaban destinados a no estar juntos. Nicole Kidman y Ewan McGregor logran que vibremos con los sueños de Satine y la ingenuidad de Christian que confía en que si hay amor en tu vida no necesitas nada más.

BROKEBACK MOUNTAIN

Ang Lee denuncia la cobardía y la presión social a la que se vieron sometidos los homosexuales durante años. Jake Gyllenhaal y Heath Ledger proporcionan una de las mejores interpretaciones de sus respectivas carreras como estos dos cuidadores de ovejas que no aceptan su propia sexualidad.

Para que un amor sea trágico no hace falta recurrir a enemigos externos, a una familia que desea destruir esa unión o a catástrofes climáticas tan solo hace falta que uno de los dos miembrs de la pareja tenga miedo a mostrar su amor y a las consecuencias que puede causar esa relación. 

  • Extras