11 de abril de 2017

Athos, Porthos, Aramis, D’Artagnan y Treville, imposible elegir a uno solo

Por M.J. Arias

Athos, Porthos, Aramis y D'Artagnan, pero también Treville. Porque los mosqueteros de Alejandro Dumas eran más de tres y en esta adaptación de la BBC están los cinco más queridos y respetados por los lectores. Conservan su esencia y, como en el libro, cada persona que se acerque a su historia tendrá su favorito aunque resulta verdaderamente complicado quedare solo con uno. Mejor con los cinco. Juntos son el equipo perfecto.
Es el más serio y reservado y el menos mujeriego de todos. En otra vida, la que llevaba antes de ser mosquetero, era conde, el dueño y señor de una monumental mansión y grandes extensiones de tierra. Pero una mujer le partió el corazón y decidió romper con todo y consagrar su vida al cuerpo de mosqueteros. Si buscas alguien noble y fiel hasta la muerte, Athos es tu hombre, aunque orgulloso y callado, siempre puedes confiar en que hará lo correcto. Tom Burke le da ese aire de misterio torturado que siempre persiguió al personaje.
El bromista de la pandilla. La mayoría de las adaptaciones de la trilogía de Dumas lo han pintado como puro músculo y no mucho cerebro. Pero aquí no es así. Algunas de las mejores ideas en el campo de batalla se le ocurren a él. Soldado casi desde que nació, llegar a donde ha llegado no ha sido fácil. Su condición de mestizo le obligó a tener que luchar el doble por lo que quería y para poder salir del gueto en el que se encontraba. Elegir a Howard Charles para darle vida es un claro homenaje a Dumas.
El conquistador por excelencia. Sereno, carismático, encantador, guapo y con el don de la palabra, Aramis es de fácil enamoramiento. Aunque su vida se puede medir por sus conquistas, no es precisamente infiel. Cuando le da fuerte, le da. Firme creyente, siempre ha coqueteado con tomar los hábitos, lo que le hace aún más interesante para el sexo opuesto. Tan diestro con la espada como con la palabra, Santiago Cabrera es un perfecto Aramis.
El benjamín del grupo. Como gascón que es, nadie le gana a cabezota. Llega a París con la ferviente promesa de matar a Athos, al que culpa de la muerte de su padre. Pronto descubre que no fue él y encuentra en el mosquetero a una suerte de hermano mayor que le aconseja y guía en su camino hacia la madurez. Nunca traicionaría ni a sus amigos ni a la mujer que ama, Constance. No puede con la injusticia y a veces le pierde la irracionalidad. Luke Pasqualino es otro de los grandes aciertos del casting de ‘Los mosqueteros’.
El veterano, la figura paterna, el jefe, el teniente de mosqueteros. Treville es el superior de Athos, Aramis, Porthos y D’Artagnan, pero también su amigo y protector. No duda en dar la cara por los suyos ante quien sea, enfrentándose al mismísimo rey si hace falta. Daría su vida por ellos y por Su Majestad. Sabe esconder un secreto. De hecho, él, que ha vivido más que sus compañeros, acarrea algunos a sus espaldas difíciles de confesar. Treville es la sabiduría, el respeto y la protección encarnados en la persona de Hugo Speer.