‘Best sellers’ que vuelan del papel a la pantalla

Por M. J. Arias

Que la historia narrada en un libro de el salto de las páginas a la pantalla para cobrar vida más allá de la imaginación del lector es algo que ocurre desde el que el cine es cine. Hay quien dice que Shakespeare es el guionista más prolífico del cine. Algo seguramente cierto, aunque no hace falta remontarse tanto en el tiempo para encontrar historias que adaptar. Las hay que pasan por la mesa de los productores cinematográficos casi recién salidas de imprenta. Vienen precedidas por su éxito de ventas y eso las convierte en carne de guión. Estos son algunos de superventas de esta década que ya han dado el salto al cine.
Paula Hawkins publicó el pasado año su novela de misterio con una chica con problemas con el alcohol que inventa una vida para una pareja a la que siempre ve en su viaje diario en tren y ya tiene adaptación cinematográfica. Respeta el título del libro y tiene como protagonista a Emily Blunt.
En España también tenemos de eso, superventas que se convierten en película con mucha rapidez. Es el caso de esta novela, la primera de Laura Norton, con un título tan divertido como sugerente. El año pasado, dos años después de salir a la venta, la historia de esta chica de vida desgraciada y nombre Sara, dió el salto a la pantalla de la mano de María Ripoll. La protagonista es Verónica Echegui, una joven que reabre el negocio de su abuela y acoge en su piso a su ex, su padre deprimido, su hermana y el novio de esta, que es un antiguo amor de Sara. ¿Qué puede salir mal? O mejor dicho, ¿qué puede salir bien?
Una divertida película que mezcla aventuras y fantasía y que recupera al mejor Tim Burton. Assa Butterfield y Eva Green hacen cobrar vida a los personajes de la novela de Ramson Riggs. Una historia en la que un niño descubre que todas esas fantasías que le contaba su abuelo de niño son mucho más reales de lo que creía. La novela original mezcla la escritura con las fotografías antiguas coleccionadas durante años por el autor.
Hazel es una adolescente con cáncer de pulmón que tiene que ir por la vida arrastrando una botella de oxígeno. Gus es un adolescente al que una enfermedad terrible está consumiendo físicamente y por cuya razón tuvieron que amputarle una pierna. Ambos se conocen en un grupo de apoyo para chicos enfermos y se enamoran. El autor de esta bonita historia es John Green. Sus protagonistas en el cine dos años después de publicarse la novela fueron Shailene Goodley y Ansel Elgort.
Patrick Ness recogió el trabajo que el cáncer obligó a dejar sin acabar a Siobhan Dowd y convirtió ‘Un monstruo viene a verme’ en una novela de éxito. J. A. Bayona cogió el libro y lo ha convertido en una película que está rompiendo la taquilla. La historia que cuenta es la de cómo un preadolescente afronta la lenta agonía de su madre enferma de cáncer y cómo un monstruo se convierte en su mejor apoyo y desahogo.
Dos años tardó este best seller en dar el salto del papel a la pantalla. Su autor, Gillian Flynn vio como Ben Affleck y Rosamund Pike daban vida al matrimonio protagonista de una novela en la que ella desaparece y él es señalado como el principal culpable de su desaparición. Pero, ¿y si no fuese todo tan fácil como lo pintan o aparenta? David Fincher se encargó de dirigir esta adaptación que, para sorpresa de muchos, le valió una nominación al Oscar a Pike.
Era de esperar que una trilogía que levantó tanto revuelo y que vendió tanto se convirtiese en película más pronto que tarde. Lo de ‘Cincuenta sombras de Grey’ fue todo un fenómeno literario a nivel mundial. De ahí que la expectación con la adaptación y el reparto fuese máxima. Después de algún que otro paso en falso, Dakota Johnson fue la elegida para dar vida a la ingenua e impresionable Anastasia y Jamie Dornan el encargado de encarnar al misterioso y seductor señor Grey. El resultado, bueno, que cada uno juzgue. El caso es que habrá más sombras en 2017 con la adaptación de la segunda novela de E. L . James.
No le ha ido demasiado bien a la saga de Veronica Roth en el cine. Es lo que tiene ir a rebufo del éxito de ‘Los Juegos del Hambre’ y que el casting elegido sea mucho menos carismático que el de la franquicia con la que todos te comparan. Tan mal les ha ido que el desenlace no se verá en los cines, si no en la televisión. Eso sí, se habla de que podría haber hasta una serie. Lo que no les sirve para la gran pantalla, parece que sí pueden aprovecharlo para la pequeña. Otra es si sus protagonistas, como Theo James y Shailene Goodley aceptarán o no.
Artículo escrito por losExtras.es