12 de marzo de 2015

Carteles de películas en los que no cabe un alfiler

Por M. J. Arias

Anunciado a bombo y platillo y replicado minutos después de su lanzamiento por medios, blogs, redes sociales y similares como si no hubiese mañana, el último cartel de ‘Los Vengadores: La era de Ultrón’, deja, en realidad, muy frío. Es lo que les pasa a muchas películas en las que hay tal cantidad de estrellas/protagonistas que es imposible meterlas a todas en el mismo póster y al final aquello acaba pareciendo una foto del metro en hora punta.

Para solventarlo existen, bien es cierto, los carteles de personajes. El otro, el general, acaba por convertirse en una imagen rococó con un serio problema de overbooking. Esto es algo que les pasa mucho a las películas de superhéroes, pero no es un problema exclusivo de los personajes disfrazados y con superpoderes. Todos los géneros acaban cayendo en la comodidad de un póster que parece más un batiburrillo de siluetas en lugar de darle rienda suelta a la creatividad y sorprender.

Es cierto que hay películas que se venden solas sin necesidad de carteles. Pero no está demás cuidar un poco estas cosas. Aunque solo sea por esos cinéfilos que se molestan en coleccionar carteles de películas o por quienes gustan de ponerlos en las paredes de sus casas.

Los superhéroes, los que más

Ya hemos hablado del último de ‘Los Vengadores’, pero, obviamente, no es el único. En la última de ‘X-Men’ había tanto jaleo con los mutantes duplicados (por aquello de que aparecían tanto en su versión entrada en años como en la joven) que no había manera de meterles a todos para que entrasen en la foto. Al final optaron por lo que se ve, que es más bien poco. Al menos a los de la parte alta de la pirámide, que están difuminados. Y luego está el de ‘Iron Man 3’. ¿Había necesidad de sacar a todos? En ‘Los Vengadores’ y ‘X-Men’ puede llegar a entenderse dado el título. Pero en ‘Iron Man’ protagonista solo hay uno.

La acción también tiene lo suyo

Hay más, pero en estos tres ejemplos de cine de acción pasa lo que pasa con las películas con muchas estrellas. Todos quieren salir en la foto. En ‘Los mercenarios’, no contentos con meterles a todos de cuerpo entero, además, incluyeron sus nombres bien grandes. En ‘Red 2’ al menos pusieron los nombres con un tipo algo más pequeño. Lo más gracioso de los carteles multitudinarios en las películas de acción es lo estáticos que están todos. Ahí, posando. Como los fitipaldis de ‘Fast & Furious’.

Las ‘oscarizables’ no se salvan

Quienes piensen que esto de los carteles con overbooking es cosa de los títulos más mainstream se equivocan. Las películas que van a los Oscar en las categorías de peso también cuentan con ejemplos. Este año, sin ir más lejos, al menos dos. A saber, ‘El gran hotel Budapest’ y ‘Birdman’. Y, para más inri, ni siluetas ni difuminados. Recuadros de toda la vida. En ‘Agosto’ la nominada no era la película, sino quien preside la mesa del cartel, la todopoderosa Meryl Streep. Bueno, y también Julia Roberts.

Clooney y sus colegas

¿En cuántos carteles de películas protagonizadas por George Clooney hay overbooking? Si uno se para a pensarlo no le vienen solo los tres de la saga ‘Ocean’. Hay más ejemplos. Como los que se ven en la imagen de arriba. En el de ‘Los hombres que miraban fijamente a las cabras’ había varios de los protagonistas, pero no se puede considerar que adoleciese de masificación. No así los casos de ‘El buen alemán’ y ‘The Monuments Men’. Eso sí, por muchos otros actores que haya, a él siempre ese le ve bastante bien.

El amor es cosa de todos

Pues sí, está claro. Amor hay para dar y tomar y existen tantas historias de amor como personas en el mundo. La norma en las comedias románticas es que los protagonistas sean dos, a los sumo cuatro. Sin embargo, en este género también se dan casos de películas con repartos numerosos en las que las microhistorias se multiplican y los responsables de los carteles intentan meter al mayor número de rostros conocidos con la esperanza que eso atraiga más público a las salas. Y como son tantos, los recuadritos parecen la mejor opción. Tres ejemplos, tres. ‘Love Actually’, ‘Noche de fin de año’ e ‘Historias de San Valentín’.

Las risas, en grupo, mucho mejor

¿Y qué hay de la comedia? Pues también. Siempre se ha dicho que la risa compartida es mucho mejor. Aunque solo sea porque reírse uno solo no solo es aburrido sino que visto desde fuera puede dar la impresión de algo de locura. Sea como fuere, en ‘Movie 43’, ‘Scary Movie’ y ‘The Muppets’ apostaron por carteles con tantos personajes que cuando uno los mira parece estar pasando lista de quién falta. Por si alguno se hubiese quedado fuera.

Si es una película coral, tendrán que estar todos, ¿no?

Película coral y musical, para más señas. Así son estos tres ejemplos de títulos que lanzaron al mercado carteles donde sus protagonistas competían por la mirada de quienes esperan el autobús, van en metro o usan el coche para desplazarse. Es decir, la de cualquiera que pase por donde habitualmente se cuelgan estos carteles. No deja de ser curiosa la pose tan natural (nótese la ironía del comentario) de los participantes en los carteles de ‘Mamma Mia!’, ‘Rock of Ages’ y ‘Dando la nota’.

En España también tenemos

Esto de los carteles con overbooking no es algo exclusivo del cine estadounidense. En España también tenemos unos cuantos ejemplos y algunos de ellos muy recientes. Eso sí, la mayoría que vienen a la mente pertenecen a comedias románticas. Porque eso es lo que son ‘Tres bodas de más’,‘El club de los incomprendidos’ y ‘Perdiendo el norte’, ¿no?

  • Extras