10 de septiembre de 2015

Chris Columbus: el rey de las aventuras para todos los públicos

Por Rubén Miguélez

Hay pocos directores tan especializados en las aventuras familiares como Chris Columbus. A él tenemos que agradecerle personajes tan carismáticos como la señora Doubtfire o algunos que se han convertido en iconos tanto dentro como fuera de la pantalla, como Macaulay Culkin. Precisamente el caso de este joven actor prodigio fue uno de los primeros proyectos de Columbus como director, pero antes ya nos había regalado dos de las historias más relevantes de los años 80: en 1984 escribió el guión de los Gremlins, película que se puso a manos de Joe Dante, y en 1985 escribió el de Los Goonies, a partir de una historia de Steven Spielberg y dirigida por Richard Donner. Más de treinta años después, ambas películas siguen vigentes. A estos dos guiones hay que sumarle el de El secreto de la pirámide, dirigida en 1985 por Barry Levinson y que contaba las aventuras de un joven Sherlock Holmes. 

Tras estos tres guiones, claves en el cine de los 80 -sobre todo el de los Goonies y los Gremlins-, Columbus se lanzó a la dirección en 1987 con Aventuras en la gran ciudad. Un año más tarde dirigiría Heartbreak Hotel, y aunque ambas películas llevaban su sello, ninguna de las dos fue especialmente relevante. Nada que ver con lo que ocurrió con su tercera película como director, Solo en Casa. Las aventuras del jovencísimo Macauly Culkin cuando su familia se lo deja en casa al marcharse a un viaje de Navidad recaudaron la friolera de 285 millones de dólares solamente en Estados Unidos, llegando a los 500 con la taquilla mundial, y convirtieron a Culkin en una de las estrellas infantiles más famosas de la historia. Por supuesto, dos años más tarde Columbus dirigía Solo en casa 2, de nuevo con el mismo protagonista, que recaudaría casi 200 millones de dólares en Estados Unidos y 358 con la recaudación mundial. 

Como Columbus no quería cerrar la primera mitad de los 90 sin firmar otro personaje icónico, en 1993 dirigía Señora Doubtfire, papá de por vida, película que convertía a Robin Williams en un padre de familia que, tras la separación con su mujer, se disfraza de una anciana niñera para poder pasar más tiempo con sus hijos sin ser descubierto. La película supondría uno de los personajes más recordados de Williams y ganaría el Oscar al mejor maquillaje por su transformación. Fue un par de años más tarde cuando Columbus añadía a su currículum las labores de producción gracias a Nueve meses, película protagonizada por Hugh Grant y Julianne Moore y que él mismo dirigía en 1995, pero no fue hasta su segunda producción cuando Columbus volvió a clavarlo: suya es la responsabilidad de que hayamos visto mil y una veces a Arnold Schwarzenegger correr por todos los grandes almacenes de América en busca de un Turbo Man, el juguete que se le había antojado a su hijo. Padre en apuros recaudó 130 millones de dólares en todo el mundo y se convirtió en una de las películas navideñas más recordadas.

No fue hasta 2001 cuando Chris Columbus encontró el diamante de su carrera. Warner Bros. Pictures llevaba al cine la adaptación del Best-Seller de J.K. Rowling sobre las aventuras de un niño mago, Harry Potter. La protagonizarían tres nombres que a todos nos resultan ya familiares: Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint. Y, efectivamente, su director sería Chris Columbus. Tantos años dirigiendo aventuras familiares le hicieron firmar una perfecta primera parte -y un año más tarde firmaría también la segunda- de una saga que terminaría siendo una de las más exitosas de la historia del cine. Solamente las dos partes dirigidas por Columbus recaudarían un total de 1.800 millones de dólares. Y ninguna de las ocho películas bajó de los 700 millones. Y el germen tenía el toque de Columbus

Pero no todo han sido aventuras en el cine de Chris Columbus. Un par de veces se ha salido de su trayectoria habitual para dirigir historias como las de Quédate a mi lado, con Julia Roberts, Susan Saradon y Ed Harris en 1998 o Rent, adaptación del mítico musical con Anthony Rapp, Adam Pascal, Rosario Dawson o Idina Menzel. 

  • Extras