31 de mayo de 2016

5 actores que fumaron por exigencias del guion

Por Ylenia Álvarez

Ser actor muchas veces no es tan bonito como pudiera parecer. ¿Qué harías, por ejemplo, si odiases el tabaco y el personaje que interpretas es un fumador empedernido que no suelta el pitillo ni a tiros? Pues bien, las opciones en realidad están claras. Una es echar a correr y pasar del tema –profesionalidad cero, por supuesto-. Y la otra es hacer como muchos grandes que hoy incluso son recordados por fumar con cierta personalidad y carisma. Hacemos un repaso por algunos de ellos:
Jamás se nos ocurriría decir el nombre de Jon Hamm, el actor que interpreta el papel de Don Draper en 'Mad Men', como actor que pertenece al grupo de los no fumadores. En la serie los cigarrillos son parte de su personaje y de hecho, para grabar un solo capítulo Hamm se encendía alrededor de 70 cigarrillos. Sin embargo, en la vida real dejó de fumar cuando tenía 24 años. Como curiosidad, añadir que en el rodaje de 'Mad Men' inhalaba una mezcla de hierbas que no contenían nicotina ni nada adictivo, en parte porque en Los Ángeles, dónde se rodó la serie, estaba prohibido fumar dentro de un plató.
También Renée Zellweger, sin fumar en su vida real, acabó con un cigarrillo en la mano por un papel. La actriz se vio obligada además a tragarse el humo por exigencias de la película 'El diario de Bridget Jones', uno de sus grandes éxitos. Pero como Zellweger no soportaba el sabor del tabaco, el equipo de rodaje le sustituyó unos cigarrillos normales por unos especiales con sabor a hierbas.
Gracias a películas como 'Por un puñado de dólares' o 'El bueno, el feo y el malo' tenemos en la cabeza la imagen de Clint Eastwood fumando puros Sin embargo, el actor no fuma y, es más, odia el tabaco. Al parecer utilizaba el sabor amargo del puro para ponerse en la piel de estos personajes y obtener ese áspero característico de ceño fruncido. Por supuesto, también le hemos visto en la vertiente "mascar tabaco sin parar" para escupirlo después en los lugares más inhóspitos.
Entre esos actores que se meten en la piel de personajes fumadores sin serlo, tenemos la vertiente de aquellos que, para más leña al fuego, no han probado un cigarrillo jamás. En este grupo se encuentra, por ejemplo, la joven Selena Gómez. La cantante participó en la película 'Spring Breakers' para dar vida a una joven que va a una fiesta de primavera típica de EE.UU. y para interpretarlo tuvo que aprender a fumar desde cero. Por supuesto, que quede claro que fue por exigencias de guion porque ella es una defensora de la vida sana.
Cuesta mucho ver a John Travolta alejado de unos pitillos. Las chicas se los ofrecían a diestro y siniestro en la mítica 'Grease', y hasta el tabaco es un protagonista más en la escena final. En ella Sandy apaga un cigarrillo con el pie ante un asombrado Danny (Travolta) y los dos comienzan a cantar el famoso tema 'You are the One, that I want'. Sin embargo, una escena nada más alejada de la vida real del actor, que además de no fumar, tiene prohibido que nadie lo haga en su súper mansión aeródromo.
Artículo escrito por losExtras.es