17 de enero de 2017

Cinco curiosidades sobre ‘Teen Wolf’

Por Luís Fernández

Paramount Channel emite 'Teen Wolf. De pelo en pecho', una de las cintas que ayudó a encumbrar a Michael J. Fox como un icono de la cultura pop. Una cinta vapuleada en su momento pero que ha tenido una innegable influencia en la cultura popular y en la imagen que hemos construído del actor. Ante su emisión os dejamos con unas cuantas curiosidades sobre la película.
En un periodo de poco más de un año entre 1984 y 1985 Michael J. Fox experimentaría un cambio brutal en su estatus. En el transcurso de esos dos años su serie ‘Enredos de familia’ pasó a ser la segunda serie más vista en Estados Unidos y estrenaría en meses consecutivos dos exitazos como fueron: ‘Regreso al futuro’ y ‘Teen wolf’. Lo curioso es que aunque se estrenaron en ese orden, la grabación fue al revés. ‘Teen wolf’ se grabó en una pausa de grabación de la serie en 1984 mientras que ‘Regreso al futuro’ no empezó a grabarse hasta enero de 1985, Además, cuando la cinta del hombre lobo se estrenó fue en segundo puesto justo por detrás de ‘Regreso al futuro’ que todavía seguía amasando dinero.
Algo pasaba en los 80 que las comedias de instituto se convirtieron en un pequeño fenómeno y los estudios se dieron cuenta de que con un escaso gasto podrían obtener unos beneficios enormes. Así le pasó a Atlantic Entertainment que viendo el éxito de ‘La chica del valle’ decidieron apostar de forma inmediata por una comedia de esas características. Gastaron tan solo 1 millón de euros en una cinta que acabaría recaudando unos 33 millones de dólares de la época (177 actuales si lo ajustamos a la inflación), una cifra impresionante. La productora tampoco fue original en la idea ya que existían dos cintas anteriores, ‘Yo fui un hombre lobo adolescente’ y ‘Loca noche de luna llena’, con temáticas parecidas.
Si os fijáis un poco en la cinta os daréis cuenta de que probablemente no es en la que más amor por los detalles se haya puesto. Básicamente hay un par de escenas en las que podréis observar como las prisas no son buenas compañeras. Desde un extra al que se le baja la cremallera en la escena de celebración del final de la película; pasando por los raíles de una cámara reflejados en unos escaparates; o dándonos cuenta de que un cartel aparece dos veces en la misma escena, la mítica en la que Michael surfea encima de una furgoneta.
Esto es algo que suele suceder y no sorprende pero no deja de ser curioso. Estamos acostumbrados a ver adolescentes más desarrollados de lo normal (¿Alguien ha dicho ‘Grease’). En este caso ningún componente del elenco principal bajaba de los 23 años con los que contaba Michael J. Fox. De esta manera tanto sus compañeros de aventuras, Jerry Levine con 26 años y Mark Holton de 27, así como el gran villano de la película, interpretado por Mark Arnold de 27 años, superaban con creces la edad recomendada para seguir en el instituto.
Expliquemos esto. Obviamente no lo era, y quitando todas aquellas cosas que era imposible que compartieran actor y personaje de ficción, obviamente Michel J. Fox no es un hombre lobo, aquellas que podían compartir tampoco coincidían. Especialmente en lo referente al baloncesto. Michael nunca fue un buen jugador y a pesar de que para el rodaje tomó dos semanas de lecciones de baloncesto no sirvieron para que pudiera rodas todas sus escenas. Así que un doble tuvo que grabar parte de las escenas lo que le suponía estar unas 12 horas al día vestido de hombre lobo.
  • Cine