21 de septiembre de 2017

5 películas con una fotografía de infarto

Por Eloy Rojano Vargas

Cuando pensamos en la película de Nicolas Winding Refn lo primero que se nos viene a la mente es lo que a muchos de vosotros: menuda fotografía. Así que aprovecharemos para hablar un poquito de ella, y de otras cuatro películas que también nos enamoraron por lo mismo.
Drive está en el top 1 de muchos seguidores de Ryan Gosling, pero no solo por su actuación, sino porque la película le abraza visual y argumentalmente, fundiéndose en una atmósfera irrepetible. Podemos congelar la imagen en cualquier momento y dar con una foto que podemos enmarcar para nuestra mesita de noche. No queremos destriparos nada si no la habéis visto, pero quedaos con la idea de que no solo su argumento es algo digno de disfrutar.
No sabíamos cuál escoger de Wes Anderson, pero sin duda le queríamos en esta lista. Robert D. Yeoman acompaña al director una vez más en esta película. A diferencia de Moonrise Kingdom o Los Tenenbaums. Una familia de genios, que tienen su propio estilo artístico, aquí los tonos pastel y lo cuqui llenan cada plano. Su fotografía, su diseño de vestuarios, sus escenarios, consiguen que la película tome un aspecto de irrealidad, de plasticidad, que cambia totalmente el tono de esta. 
Kill Bill juega con distintos estilos y consigue que la narrativa tenga una dinamicidad espectacular. El blanco y negro, las sombras chinescas o el contraste de sus colores son grandes puntos que puede anotarse la película en su camino por vengarse frente a Bill, pero sin duda un elemento es clave para el amor-odio a este doble filme y a la obra de Tarantino: la sangre. Chorros de pintura roja dibujan las escenas y consiguen que aquí también podamos enmarcar cada fotograma, pero que estos sean +18.
Si Kill Bill tiene momentos al más puro estilo Sin City, jugando con el Noir, La lista de Schindler es una película en que el blanco y negro es una pieza fundamental de su trama, una decisión estética que probablemente nació ya desde el guion. ¿No entendéis por qué? Tenéis que verla.
Zhang Yimou dirige esta historia contada desde tres puntos de vista, donde cada narrativa tiene una estética diferente y un color definitorio. Poder sumergirnos en tres películas diferentes dentro de una misma es algo que no sería posible sin su fotografía y estética. Las personas que están al otro lado de la cámara hacen de Hero una historia repleta de acción donde las espadas más afiladas son invisibles a nuestros ojos.
Muchas son las cintas que podríamos haber añadido a esta lista, pero sin duda, estas cinco son totalmente imperdibles. ¿Cuál es vuestra favorita? ¡Dínoslo en las redes!