7 de julio de 2017

Cinco razones para no perderse ‘Dueños de la calle’

Por Gabriela Rubio

¿Un thriller sobre la corrupción policial en manos de David Ayer y adaptación de James Ellroy? No se puede pedir más. El director no sólo cuenta con un guionista de élite sino que se rodea de los más grandes de la industria hollywoodiense recreando una atmósfera oscura y que atrapa al espectador desde sus primeros minutos de metraje. Una muy buena combinación para poder afirmar distintas razones, pero muy ligadas entre sí, para sentarse y disfrutar de un thriller policíaco con los ingredientes necesarios para un resultado final muy satisfactorio.
La primera razón para no perderse ‘Dueños de la calle’ es su protagonista, Keanu Reeves, que nos brinda uno de sus mejores papeles. Y toda gran interpretación tiene un trabajo detrás que el espectador no puede apreciar. En este caso Keanu Reeves, así como también el resto del reparto, se sometieron a un duro entrenamiento haciendo un recorrido por todas las fases policiales: estuvieron presentes en la formación del manejo de las armas, acompañando a los coches patrulla en su recorrido por las calles de Los Ángeles e incluso fueron instruidos en las operaciones del cuerpo. Como dato curioso cabe añadir que el papel fue pensado originariamente para ser protagonizado por Sean Penn. No hay duda de que hubiera sido un buen fichaje, pero Keanu Reeves cumple y su sobresaliente está más que justificado con su interpretación.
Estamos ante la segunda película de David Ayer, siendo la sucesora de ‘Harsh Times’ (‘Vidas al límite’). De hecho, no fue el único que tuvo en sus manos el proyecto de Dueños de la calle. Sí es cierto que fue el primero a quién se le ofreció llevarla a la gran pantalla, sin embargo por cuestiones de agenda no se llevó a cabo por Ayer en ese instante. Se barajaron varios nombres como Spike Lee, el que finalmente prefirió decantarse por ‘Plan oculto’, David Fincher y llegando a ser aceptado por Erik Van Looy, pero cayendo en saco roto este último fichaje. El proyecto finalmente fue recuperado por David Ayer.
Dueños de la calle está basado un relato de época ambientado en Los Ángeles de 1992, tras el revuelo que causó el caso Rodney King, firmado por James Ellroy aunque finalmente se adaptó a una ambientación contemporánea del siglo XXI pero siempre respetando la esencia de la idea inicial de su autor. Esta película protagonizada por Keanu Reeves tiene el privilegio de contar entre sus guionistas con el mismísimo Ellroy, cuya novela La dalia negra ya fue llevada al cine de la mano de Brian de Palma con el mismo título.
Aparte de Keanu Reeves, ‘Dueños de la calle’ cuenta con un reparto inigualable: el capitán América Chris Evans, el siempre impecable Forest Whitaker, Hugh Laurie que deja de recordarnos al mítico doctor House o la recientemente nominada al Oscar Naomie Harris. Auténticas estrellas que brillan y que sólo pueden ser una razón más para no dejar escapar estos 109 minutos llenos de puro talento.
'Dueños de la calle' está impregnada de un realismo sublime, autenticidad en cada uno de sus planos con respecto al mundo policial de Los Ángeles y al de la ley. Este reflejo de la realidad reside en los detalles como aquellos en los uniformes o la colocación de los coches de policía. David Ayer contó además con Jaime Fitzsimons como asesor, el cual estuvo quince años en el Cuerpo de Policía de Los Ángeles, y con la participación de la guardia de honor como la Sociedad Esmeralda del Cuerpo de Policía de Los Ángeles en el rodaje. A esta meticulosidad se suma la elección de escenarios realistas y en su mayor parte de noche.

Los amantes del thriller policíaco están de suerte y podrán meterse de lleno en una historia sobre los límites entre bien y el mal acompañado de una buena dosis de acción y talento actoral. Cinco razones para no dejar escapar una oportunidad de meterse en la piel del personaje de Keanu Reeves y así poder gozar del séptimo arte en estado puro.