3 de octubre de 2017

Cinco razones para ver ‘The Lovely Bones’

Por Ignasi Muñoz

El 6 de diciembre de 1973, Susie Salmon murió. Pero no desapareció, apareció en su propio cielo. Desde allí podía observar como en la tierra el tiempo seguía avanzando pese al inevitable hueco vacío que había dejado. Esta historia tan humana fue la escogida por Peter Jackson para volver al cine tras su trilogía de elfos y orcos, y fue la prueba definitiva de que el cineasta posee una inmensa creatividad. Pero si Peter no os parece suficiente motivo, vamos con otras cinco razones para ver The Lovely Bones.

Lo que sin duda hizo especial la cinta de Jackson fue ese espacio mágico, entre el cielo y la tierra, donde la joven fallecida pasa el tiempo. Las hojas de los árboles son pájaros, los colores parecen más vivos que nunca… Todo es posible en ese mundo de poesía visual tan hermoso como enternecedor.
La mejor decisión del director de El señor de los anillos fue contar con Saoirse Ronan y Stanley Tucci en los papeles de víctima y asesino. Ella es dulce, inocente, y transmite vida. Él, en cambio, aterra con sus silencios bien medidos y su calma inquebrantable. Una espectacular pareja de actores.
La película tiene dos partes bien diferenciadas, y aunque el tramo relacionado con Susie y su cielo es muy hermoso, la parte terrenal es aún mejor. Vemos la obsesión de un padre y la tranquilidad de un psicópata en un momento donde la vuelta a la rutina se mezcla con las ganas de saber la verdad. Una intriga increíble donde sobresale un gran Mark Wahlberg.
Peter Jackson empezó dirigiendo comedias gore, y de ahí saltó al gran blockbuster con ESDLA. Allí demostró un talento inmenso y grandilocuente, pero él siempre había un hombre más humano que los chromas. Esta película es su vuelta a los presupuestos algo más modestos, al terreno humano, y lo aprovecha para lucirse demostrando sus dotes. Tanto en la intriga como en las escenas más poéticas, Jackson encuentra la forma precisa de contar la historia.
Además de todas las virtudes anteriores, The Lovely Bones oculta grandes reflexiones sobre la vida. Ese final, guiado por una difunta voz en off, nos emplaza a seguir la película en nuestra mente, buscando respuestas y reflexionando. ¿Qué hay después de la muerte? ¿Cuándo nos vamos del todo? No hay nada mejor que una película te haga pensar.
En definitiva, hay muchas razones para ver The Lovely Bones. La sensibilidad que supo desprender Peter Jackson es digna de aplauso, y más con un tema tan delicado como es el asesinato de una niña. Es el momento de dejarte entrar en la película. ¿Quieres saber cómo murió Susie? Y la gran pregunta… ¿Quieres saber qué le pasó después?