18 de julio de 2017

Cinco temas que se repiten en el cine de Nolan

Por Lorena Rodríguez

Con el estreno inminente de 'Dunkerque', su décima película, no temblamos al gritar a los cuatro vientos que Christopher Nolan es uno de los grandes directores del cine actual. ¿Cómo podemos estar tan seguros de ello? Pues porque todo lo que hace levanta odios y pasiones a partes iguales y eso, solo les pasa a los grandes. Si Nolan estrena una gran película siempre hay alguien dispuesto a afirmar que "no es para tanto"; si se pronuncia por un tema de actualidad, sus declaraciones corren como la pólvora hasta acabar deformadas al gusto del consumidor.

Esta es la cara b de divertirnos y entretenernos con su cine. Diez películas en casi veinte años de carrera y desde 'Following' en el '98 hasta la actual 'Dunkerque', nos ha podido gustar más o menos, pero jamás nos ha dejado indiferentes. Al estar permanentemente en el punto de mira nos ha permitido analizar con detalle su filmografía, encontrando cinco patrones, cinco temáticas que se repiten en todas sus películas. ¿Preparados? Comienza la Nolanmanía.
Es inevitable que en la primera película que pensemos sea en 'Origen', pues este plano mental está tan presente en la película que se convierte en otro personaje más, llegando casi a dotarlo de forma corpórea. Sin embargo, también juega un papel muy importante en 'Memento', su primer éxito, donde el subconsciente constituye un almacenaje de recuerdos totalmente irrecuperables para el protagonista. 'El truco final' o 'Insomnio' también presentan al subconsciente, aunque no de una manera tan científica y directa, pues los diversos planos de magia y realidad, vigilia y despertar se mueven en esa línea fina que dibuja el subconsciente entre la conciencia y el inconsciente. Y esta es la razón por la que no entendemos nada y sus finales siempre nos dejan del revés.
La magia, la prestidigitación, el truco, el engaño son el tema principal de 'El truco final', donde los giros de guión harán que dudemos hasta de nuestro nombre, pero también 'Origen' e Insomnio juegan al engaño, a saber si dormimos o estamos despiertos. La trilogía del Caballero Oscuro no quería quedarse atrás y junto a los cachivaches del señor Wayne, existe todo un juego de tácticas para aparecer y desaparecer sin ser visto, aunque su coche sea un prototipo para un tanque del ejército americano. Un secreto: aunque se pinte de camuflaje, se ve a leguas.
Esos que atormentan a Cobb (Leonardo DiCaprio) durante su peripecia de adentrarse en las mentes de otros en 'Origen'; o aquellos que no conseguía retener Leonard (Guy Pierce) de Memento, done la palabra "recuerda" es el propio título. Los mismos recuerdos familiares que enloquecían a Joseph (Matthew McConaughey) en ese viaje interestelar y, sobre todo, aquellos que persiguen como auténticos demonios a Bruce Wayne (Christian Bale), aunque finalmente acaben por definirle y convertirle en Batman.
No en todas ellas se trata de universos literales, pues esto solo ocurre en 'Interstellar'. Pero sí en todas ellas se habla de una dualidad: sueño y despertar en 'Insomnio' y 'Origen'; personalidades que se doblan como en 'Following', la trilogía del Caballero Oscuro, 'Memento' o incluso una duplicidad física, como ocurre en 'El truco final'. Siempre un doble, la cara a y la b, dos versiones de una misma realidad; así, nada es lo que parece y nosotros nos devanamos los sesos pensando si la peonza caerá o no caerá.
Christopher Nolan solo ha contado con dos compositores en su carrera cinematográfica. El primero es David Julyan, compositor que firma la música de sus tres primeras películas ('Following', 'Memento', 'Insomnio'). Pero es su colaboración con Hans Zimmer  en sus otras siete películas, 'Dunquerque' incluida, la que imprime un carácter diferente en las escenas: le da valor al héroe, crea universos nuevos, pero sobre todo, es capaz de degradar una canción y minimizarla hasta su valor más pequeño para que la trama cobre sentido. Solo Zimmer podría tomar un tema de Edith Piaf y ralentizarlo hasta convertirlo en un sonido completamente diferente.

Fotos: Getty Images