Clark Gable: el hombre que quebró la industria de la camiseta interior

Por Claudia Lorenzo

Mucho antes de que Elvis se adueñase del apodo, Clark Gable (1901-1960) fue apodado "Rey de Hollywood" por el público, transformándose poco a poco en un icono difícil de renovar. Su masculinidad interrumpida por esas orejas de soplillo, su irónica sonrisa, su fino bigote, marca de la casa y sello de distinción, su forma de moverse, de actuar, de pasearse por el mundo con elegancia y dignidad, hicieron de él una leyenda. Este mes lloramos el aniversario de su temprana muerte con las mejores historias (delante y detrás de las cámaras) que nos dejó.
1. Dice la leyenda urbana que Clark Gable, galán donde los haya, fue él solito responsable de que la industria de la camiseta interior se fuese a pique, tras una escena en esta maravillosa screwball comedy en la que se quita la camisa y queda a pecho descubierto, para horror aparente de todos los espectadores que, siguiendo con la leyenda, se preguntaron por qué ellos tenían que llevar camiseta interior en su día a día y la estrella de Hollywood no.
2. Lo que queda absolutamente claro es que esta delicia de Frank Capra no sólo fue un éxito para el actor, reportándole su Óscar a Mejor Protagonista Masculino, sino que se convierte en uno de los mejores ejemplos de un género que, tras la Gran Depresión, hizo reír al público nacional e internacional y legó al mundo algunas de las mejores películas de todos los tiempos. Viva Gable, viva Claudette Colbert (su compañera de reparto), viva Capra y, por muchos años, viva la comedia screwball.
1.  Uno de los mayores éxitos económicos de Gable (hasta que llegó la arrolladora Scarlett O'Hara), en el que interpretaba a un rebelde primer oficial que decide amotinarse contra su capitán (a cargo de Charles Laughton) tras observar su maltrato a los oficiales y marineros del barco en el que viajan. A pesar de las inexactitudes históricas de la película (inspirada en un hecho real pero que nunca pensó ser una versión fiel a la historia), una se mantuvo: los oficiales no llevaba bigote y Gable tuvo que afeitarse su marca de la casa.
2. Gable, Laughton y Franchot Tone, también intérprete del filme, fueron nominados en la categoría de Mejor Actor en los Óscar (y se lo llevó, sin embargo, Victor McLaghlen por la película 'El delator', de John Ford). A raíz de esto, la Academia inauguró las candidaturas a mejor actor secundario. Ganó, sin embargo, el Óscar a la Mejor Película de aquel año, haciendo de Gable un imán para la taquilla, y también para los premios.
1.  Las historias alrededor de uno de los rodajes más mastodónticos de la historia del cine también involucran a Gable, de quien se dice que fue la segunda opción para el incombustible Rhett Butler, siendo la primera elección Gary Cooper. Gable hizo suyo ese "Francamente querida, me importa un bledo" (mucho más sugerente en la versión original: "I don't give a damn") y se convirtió en uno de los mayores luchadores contra el segregacionismo (aún presente) en rodaje, planteándose no asistir al estreno del filme en Atlanta porque los intérpretes negros no podían ir. Hattie McDaniel, gran amiga, le convenció al final a pesar de todo.
​2. Gable también es reconocido entre las anécdotas del rodaje por una escena en la que, aunque tenía que llorar, se negó a hacerlo porque, dijo, no casaba con la imagen que la gente tenía de él. Director y compañera de reparto (Olivia De Havilland) se pusieron manos a la obra para lograr que echase alguna lágrima, en una escena que se mantiene en el filme. Gable, a pesar de todo, se encontraba pleno durante el rodaje, habiéndose casado a mitad de éste con Carole Lombard, el amor de su vida.
1.  Remake de una película que Gable ya había rodado ('Tierra de pasión', dirigida por Victor Fleming, con Mary Astor y Jean Harlow, y localizada en la Indochina francesa), en un principio Gable se enfurruñó por no tener como coprotagonista a Gene Tierney, su favorita, y actuar, sin embargo, con Grace Kelly. El enfado no le debió durar mucho, porque, se dice, ambos vivieron un tórrido romance durante el rodaje, aunque otros sólo declaran que sus treinta años de diferencia provocaron, más bien, una relación paterno filial.
2. Conocida en España por su bochornosa censura, que transformó un adulterio en un incesto, 'Mogambo' fue caldo de pasiones, no sólo entre Gable y Kelly, sino también entre Ava Gardner y su entonces marido, Frank Sinatra, que en ocasiones la visitaba en el set en medio de su tormentoso matrimonio. Pasión hubo también, aunque no positiva, entre Gable y su director, John Ford, que se cabrearon en un momento dado de la película y aunque se volvieron a amigar, no rodaron juntos nunca más.
1. Una de las películas más dolorosas de la historia del cine, tanto por lo que se ve ante las cámaras, la historia de un puñado de perdedores que quieren encauzar sus vidas, como por lo que ocurría tras ellas: el matrimonio entre Arthur Miller, guionista del filme, y la actriz principal, la magnética Marilyn Monroe, se desmoronaba mientras ella también lo hacía; Clark Gable arrastraba la tristeza, desde hacía dos décadas, de la muerte de Carole Lombard, y Montgomery Clift, tras un accidente que había deformado su rostro, vivía el "suicido más largo de la Historia del cine", como se le llamó.
2. No obstante, el papel de Gable en 'Vidas rebeldes' resultó en uno de los mejores trabajos, sino el mejor, de toda su carrera. Sin embargo, cuatro días después de finalizar el tormentoso rodaje, sufrió un infarto y murió, sin poder ver más que el primer montaje de su último filme y sin conocer al hijo que había engendrado con su quinta esposa. Así Gable, el llamado "Rey de Hollywood", dejó el mundo terrenal y se convirtió, para siempre, en una leyenda de la historia del cine. De esas que escasean.
Artículo escrito por losExtras.es