28 de diciembre de 2015

¿Cómo sería ‘Love Actually’ si estuviera ambientada en España?

Por Pedro Moral

La comedia romántica definitiva sobre la Navidad es 'Love Actually'. Es un título imprescindible en esta época del año. El secreto de esta cinta de Richard Curtis es que engloba todos, absolutamente todos, los sentimientos que afloran en Navidad: la alegría, el amor, la nostalgia, la tristeza, la soledad, la amistad… Una montaña rusa que nos hace reír y llorar todo el rato y da igual cuántas veces la hayamos visto. Otro de los puntos fuertes de esta película es su reparto, lleno de actores reconocidos que protagonizan diferentes historias navideñas, actores como Hugh Grant, Liam Neeson, Emma Thompson, Keira Knightley… 

Sin embargo es hora de mancillar el mito, convertirlo en otra película diferente. Llevarla a nuestro terreno. ¿Cómo sería 'Love Actually' si se hubiera producido en España?
El director sería, sin duda, Javier Ruiz Caldera. El único hombre capaz de traer a España el formato que inventaron los americanos en 'Scary Movie', titularlo 'Spanish Movie' y triunfar. Caldera es el gran director de comedia de nuestro tiempo. Asumámoslo, no habría otro nombre mejor para este remake. Por supuesto el título cambiaría, se llamaría 'El amor está en el aire'. Y claro no empezaría en el aeropuerto de Londres, sino en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. 

Se vería a viajeros, en su mayoría gente bajita y renegría, bostezando y cargados con un montón de productos de Dutyfree que para eso están más baratos y hay que aprovechar. Abrazándose a sus seres queridos que llevan mil años esperando (y se les nota en la cara) debido a los retrasos y las huelgas de los pilotos.
El personaje de Billy Mack sería interpretado por Raphael y estaría haciendo una versión moderna y navideña de uno de los clásicos del pop español: 'La chica de ayer'. Solo que se titularía 'La chica de la Navidad'. Carlos Areces que ya demostró su química con el cantante en 'Mi gran Noche' sería el amado/odiado asistente. Raphael tendría un éxito de ventas inigualable en Navidad gracias a esta versión hortera de la canción de Nacho Vega. Incluso superaría a los Gemeliers, que habrían sacado su propio hit navideño. Al final Mario Vaquerizo y Alaska invitan a Raphael a su famosa fiesta de Nochevieja, pero éste decide pasarla con su asistente, en una casa de 25 metros cuadrados en el centro de Madrid. Se pasan la noche jugando a la pocha y riendo sin parar.
La historia de esos recién casados y el amigo del novio enamorado de la novia acabaría bastante peor en la versión española. Ella estaría interpretada por Inma Cuesta, el marido sería Raúl Sánchez Arévalo y el enamorado Quim Gutiérrez. Inma Cuesta sospecharía desde un principio que Quim va detrás de ella y definitivamente lo descubre cuando encuentra unas bragas que supuestamente había perdido en un cajón de su casa. Sin embargo todo se complica cuando Quim acude borracho el día de Nochevieja a decirle que la quiere. Raúl se entera y sale a darle su merecido. Ambos se funden en una pelea a muerte pero acaban en el suelo riéndose. Al fin al cabo es Nochevieja.
El escritor deprimido que en la versión original interpreta Colin Firth sería aquí Dani Rovira. En vez de escritor sería un cómico andaluz que después de ser engañado por su esposa decide irse al País Vasco a una casa en el campo para escribir su siguiente espectáculo de monólogos. Allí conoce a una mujer del pueblo interpretada por Clara Lago. Y aunque ambos no hablan el mismo idioma se entienden por gestos. Cuando él tiene que regresar y se separan, ella va aprendiendo algo de andaluz y él, por su cuenta, algo de vasco. Un día Dani Rovira se presenta en el norte para conquistarla, sin embargo, tendrá que lidiar con su futuro suegro, Karra Ejalde.
José Coronado interpretaría al personaje de Alan Rickman mientras que Maribel Verdú sería la esposa que en la original es interpretada por Emma Thompson. José Coronado, que es un galán empedernido, estaría intentando conquistar a su secretaria, la guapísima Elena Anaya. Coronado le está intentado comprar a Elena Anaya una pulsera de Pandora en el Corte Inglés de Callao que claro, está hasta arriba de gente y es imposible. Total, que Maribel Verdú le pilla infraganti y se ilusiona con el regalo. Sin embargo, lo que recibe por navidad es un pack de vinilos de Julio Iglesias. Es en ese momento cuando Maribel Verdú agarra una pata de jamón y golpea a su marido.
Los dos dobles de cuerpos que ruedan cine porno (o erótico) estarían interpretados por Julián López y Natalia de Molina. Son dos jóvenes que totalmente desencantados por la crisis aceptan cualquier trabajo por precario que sea. El caso es que él, que es un tipo muy gracioso, no para de contar chistes todo el rato y a ella que le encanta que la hagan reír cae rendida a sus pies.
El presidente de España sería interpretado por Antonio Resines. Un hombre que a pesar de ser presidente es inseguro y balbucea cuando las cosas se ponen feas. Resines cae rendido ante su secretaria, una guapa y elegante Belén Rueda. A pesar de las feroces críticas de la oposición y de la prensa hacen público su amor cuando al terminar un debate político a cuatro se funden en un apasionado beso. Así es como el presidente y su secretaria se convierten en la pareja más deseada de nuestro país.
El hombre de luto que en la original interpreta Liam Neeson sería aquí  Luis Tosar. Él sería el encargado de criar al hijo de su fallecida esposa mientras lidia con el recuerdo y la soledad. Luis Tosar interpretaría a un padre autoritario y rígido que hace la vida imposible de su hijo, algo amanerado y con ambiciones de artista, cuando le pilla disfrazándose de mujer. Finalmente se daría cuenta de lo injusto que ha sido y entablaría una relación de confianza con él. Como premio el karma le daría la oportunidad de conocer a Claudia Schiffer en una firma de libros en el Fnac.
Para la historia más dramática de la película tendríamos a Marian Álvarez, que interpretaría a esa ejecutiva que debe cuidar a su hermano enfermo, algo que imposibilita sus oportunidades de entablar una relación romántica con su compañero de trabajo, Hugo Silva. Ambos lo intentan pero los deberes familiares de Álvarez impiden que lleguen a acostarse. Y Hugo Silva, que claramente va a lo que va, se cansa y desaparece demostrando lo mala persona que es. Marian Álvarez asume su soltería con entereza y con el paso del tiempo, ya más liberada, decide vengarse.
A Mario Casas, un joven ligón de Talavera le han dicho que en Punta Cana, aparte del calor hay un montón de chicas dispuestas a acostarse con el primer español que pase por allí. Empujado por su deseo de triunfar fuera de las fronteras españolas Mario Casas, en su versión más macarra, llega al paradisiaco lugar y se encuentra con un montón de mujeres de un montón de países distintos y todas, absolutamente todas, pasan de él. Eso sí, todas las mañanas alguien le deja una toalla en forma de cisne en la habitación.
Artículo escrito por losExtras.es
  • Extras