30 de noviembre de 2017

¿Conocías estos datos del rodaje de REC?

Por María Páez

Muy buenas noches, les habla Ángela Vidal
¿Os suena esta frase? Los directores y guionistas Jaume Balagueró y Paco Plaza tuvieron la brillante idea de ponerse cámara en mano (nunca mejor dicho al tratarse de un found footage) en 2007 y crear una historia realista, rodada de forma muy veraz, que revolucionó la taquilla española y el cine de género, convirtiéndose así en uno de los largometrajes que cambió de tercio el terror en nuestro país. Con motivo de su décimo aniversario os contamos las cinco curiosidades más destacadas de este largometraje situado en un edificio de La Rambla de Barcelona.
Si bien llamarla Rec nos parece de lo más lógico y nos es impensable concebir cualquier otro nombre, lo cierto es que la cinta no iba a llamarse así en un principio. Entre los nombres que el equipo de Jaume Balagueró y Paco Plaza barajaban se encontraban títulos como Origen, Duración: 70 minutos o Bombers.
No hay trampa ni cartón el rodaje de esta película. Está totalmente rodado en orden cronológico y en escenarios realistas para que el espectador se introdujera en la narración al cien por cien. Por la misma razón decidieron escoger a actores que no fueran demasiado conocidos para que llegara a ser todo más creíble. Buena cuenta de ello dan escenas como la de cuando de Pablo y Ángela buscan las llaves en el ático, hecho totalmente real.
En un determinado momento de la película hay una escena en la que en el portal del edificio aparecen varios personajes discutiendo sobre la situación que se está viviendo e intentando encontrar una salida. En ese instante uno de los bomberos se cae por el hueco de la escalera, una acción que ninguno de los demás actores conocía, para dar libertad a la improvisación del momento.
La escena final en la que aparece Manuela Velasco fue grabada tal y como se ve y se siente en el largometraje: en plena oscuridad y con una cámara de infrarrojos, desconociendo así la propia actriz todo lo que podía ocurrir a su alrededor. Como vemos, el juego de la realidad sigue en cada paso.
Ocho horas de maquillaje fueron las que se necesitaron para convertir al actor Javier Botet en la niña Medeiros, nombre inspirado del nombre del cantante latinoamericano Glenn Medeiros, autor del tema de Nada cambiará mi amor por ti. A este tiempo había que sumar otras ocho horas de rodaje y dos para desmaquillarle por completo. Por supuesto, también había horas y horas de maquillaje para todos aquellos personajes que terminaban por ser infectados.

Estas son solo cinco curiosidades de las muchas que podríamos destacar que hicieron de Rec la revelación que fue. No hay escapatoria joder, vamos a morir.