Cuando Eddie Murphy reinó en Hollywood

Por Pedro Moral

Edward Regan Murphy era un monologista de medio pelo de Nueva York que en 1980 apareció por 'Saturday Night Live'. Solo tenía 19 años pero lo hizo tan bien que repitió y repitió hasta que este mítico show televisivo le catapultó. Ya todo el mundo conocía a Eddie Murphy. 

Fue entonces cuando tuvo su primera aparición en el cine junto a Nick Nolte en 'Límite 48 Horas', una película de acción y comedia que tuvo un gran éxito y que sirvió como pistoletazo de salida de la carrera de una de las estrellas más relevantes de la historia de Hollywood. El cine familiar de los ochenta (y principios de los noventa) no se puede entender sin Eddie Murphy. Estas son las razones por als que Eddie Murphy fue el rey de la industria cinematográfica en los 80 y 90. 

Eddie Murphy tuvo la suerte de ser dirigido por John Landis cuando este pasaba por su mejor momento profesional. Landis venía de dirigir 'Granujas a todo ritmo', esa comedia perfecta con dos protagonistas tan descarados y divertidos como Dan Aykroyd y John Belushi que combinaban pantomima y rock and roll, y 'Un hombre lobo americano en Londres' que es de lo mejor del género. 

Entonces Eddie Murphy se plantó en la industria, Landis se enamoró de su vis cómica y le colocó junto al 'blue brother', Dan Aykroyd, en esa comedia titulada 'Entre pillos anda el juego. Un experimento en el que dos hombre de negocio deciden cambiar los destinos de dos personas socialmente opuestas: un mendigo (Murphy) y un triunfador (Aykroyd). Tan divertida y ochentera (en el mejor de los sentidos) esta película es la típica que no puedes dejar de ver si la pillas por televisión. 

Martin Brest, el director de '¿Conoces a Joe Black' o de 'Esencia de mujer' le brindó a Eddie Murphy una oportunidad para apuntalar su carrera. El filme en cuestión se tituló 'Superdetective en Hollywood' y  no parecía gran cosa, una película policiaca que mezclaba comedia y acción (géneros donde Murphy más destacaba) en la que un detective brillante llamado Axel Foley seguía la pista de un asesino hasta Beverly Hills. Sin embargo, el carisma y la gracia de ese actor de Brooklyn la convirtieron en la películ con mayor número de fines de semana liderando la taquilla norteamericana, con 14 fines de semana. Hoy es la segunda porque 'Titanic' aguantó una semana más. 

Eddie Murphy protagonizaría una segunda parte dirigida por Tony Scott en 1987 y una tercera dirigida por John Landis en 1994.

El mejor Eddie Murphy acabó a mediados de los noventa, pero aún le quedaron fuerzas para ser una de las figuras más importantes del cine familiar de toda una generación. La generación que ahora está a punto de coger el relevo está formada por chicos y chicas que acudieron en masa de la mano de papá y mamá para ver el remake de 'El profesor chiflado' donde Eddie Murphy sufría una de las primeras transformaciones físicas (de extraordinariamente gordo a espectacularmente atlético) hechas por ordenador. Esta divertida comedia para toda la familia tuvo mucho éxito, fue nominada al Globo de Oro y además hizo que los más pequeños cataran un poco del universo de Jerry Lewis

Por otro lado en 1998 interpretó a John Dolittle, un veterinario con el don de hablar con los animales. El actor que no hace una película en la que habla con los animales, es un actor incompleto. Eso es así.

'El chico de oro' es una comedia en la que Murphy es un detective que debe proteger a un niño budista con poderes, una cosa muy loca y muy divertida. Pero a parte a Eddie Murphy también se le puedo considerar el chico de oro por las nominaciones a los Globos de Oro que acumula a lo largo de su carrera. Solo ha conseguido ganar uno y además algo tardío, fue como actor de reparto en 'Dreamgirls', ese oscarizable (y oscarizado) drama musical de los 60 y 70 que contaba la historia de un grupo musical formado por tres mujeres negras. Sin embargo, antes de este premio Eddie Murphy estuvo nominado por 'Entre pillos anda el juego', 'Superdetective en Hollywood', '48 horas' y 'El profesor chiflado'. 

Eddie Murphy tenía un ego que no le cabía en el pecho, pero había un cómico al que admiraba por encima de todos y ese era Richard Pryor. Ningún director le propuso trabajar con él así que el protagonista de '48 horas' tuvo que dirigir una película para cumplir su sueño. Es cierto que esta comedia de corte clásico ambientada en los años 20 en la que se mezclan casas de juegos, gangsters y policías corruptos titulada 'Noches de Harlem'  fue nominada a peor dirección en los Razzies, pero también hay que reconocer que no es fácil dirigir y que Murphy tuvo mucho coraje. 

Además esta película es otro ejemplo de que este gran cómico se labró él solito su propio destino.

  • Extras