Curiosidades de ‘La Princesa Prometida’

En Paramount Channel nos encantan las historias de aventuras. Después de 30 años del estreno de 'La Princesa Prometida', no nos podemos resistir a volver a ver una y otra vez la historia de Westley y Buttercup por luchar por su amor contra un malvado príncipe. Basada en una novela de William Goldman, el autor proclamaba que la había sacado de un escritor medieval, Simon Mongenstern. 

La película se ha convertido con los años en una obra de culto y cada vez salen más anécdotas a la luz. ¡Atento!

El florin fue una moneda florentina mientras que el Guilder se usaba en los Países Bajos. A Goldman le parecieron nombres suficientemente exóticos y mágicos para usarlos en la novela.
El papel se le ofreció primero al ex-jugador de baloncesto Kareem Abdul-Jabbar pero éste lo rechazó. Después de él tambioén se pensó en Arnold Schwarzenegger pero tampoco cuajó.
Crystal ya tenía tablas como cómico y le resultaba sencillo cambiar sus diálogos hasta hacerlos más cómicos. El resultado fue tan bueno que Rob Reiner se tuvo que ir en varias ocasiones del plató por un ataque de risa.
La actriz estaba empeñada en aparecer en la película y ser la dulce Buttercup aunque afortunadamente no lo logró. Al papel también aspiraron Meg Ryan, Sean Young (opción favorita de Rob Reiner), Carrie Fishier (la apuesta del productor, William Goldman) y Courtney Cox.
El actor ya era de sobra conocido a finales de los 80 y tenía todas las papeletas para convertirse en el protagonista. Sin embargo, los conflictos que tuvo con William Goldman durante la producción de 'Todos los hombres del Presidente' pudieron alejarlo del personaje.
En 'La princesa prometida' se dice que la historia la escribió Simon Mongenstern (y no William Goldman), un escritor de Florín que no quedó muy satisfecho con el final que Godman dio a la película. Pero Mongenstern no existe sino que es el propio Godman. El autor utilizó la misma técnica que Cervantes, utilizar a un autor inventado como responsable de la obra original.
William Goldman ha bromeado en más de una ocasión con la existencia de una secuela de las aventuras de la hija de Buttercup. Sin embargo, tendría problemas con la familia Mongenstern para contar la historia.

Antes de Rob Reiner Truffaut, el prestigioso crítico cinematográfico y director de la Nouvelle Vague quiso ponerse tras las cámaras de 'La Princesa Prometida'.

¿Conocéis más curiosidades?