21 de julio de 2017

Daniel Radcliffe es mucho más que Harry Potter

Por Fon López

Que Harry Potter es el papel más importante en la vida de Daniel Radcliffe es algo que nadie pone en duda. Su interpretación del joven mago de 2001 a 2011 le abrió las puertas de la fama y la posibilidad de seguir creciendo como actor. En teatro, drama, comedia o musical, Radcliffe lleva años demostrando que tiene un talento innato para ser actor, un talento que va mucho más allá del parecido físico que le llevó a interpretar a la pesadilla de Lord Voldemort. Hoy repasamos cinco momentos que nos muestran que el británico tiene mucho que seguir ofreciendo.
La mujer de Negro ha sido la película con más éxito de Radcliffe desde la saga Harry Potter. Lo que podría haber sido una historia de terror más sobre una casa encantada se convierte en un excelente compendio sobre la culpa y la melancolía, en parte gracias a la introspectiva actuación de Daniel. Aplaudido por la crítica, Radcliffe interpreta a un abogado que debe vender una propiedad embrujada. El actor, en uno de sus registros más dramáticos, se echa todo el peso de la película sobre sus hombros y demuestra que es capaz de salvar una cinta sin necesitar a nadie más.
Lo primero que supimos de su participación en Equus es que Daniel Radcliffe se desnuda en un momento de la obra. El que recordábamos como el niño de HarryPotter sorprendió con un desnudo integral en un papel que le ayudó para ser tratado como el actor adulto en el que acababa de convertirse. La crítica volvió a acompañarle, ganando el Theatregoers' Choice Awards a Mejor actor revelación por la interpretación de este personaje que acude al psiquiatra debido a su fascinación por los caballos. El éxito de Equus fue tal que, tras estar un año en la cartelera londinense, cruzó el charco para representarse en Broadway.
Ha sido su último papel protagonista, pero también en el que le ha merecido mejores elogios. El actor interpreta a un policía infiltrado en varias bandas de neonazis en una película policíaca basada en un caso real. Su trabajo ha sido calificado como “supremo” o “capaz de hacer su propia magia” en “su interpretación más prometedora hasta la fecha”. Si hay un papel que nos muestra que a Daniel Radcliffe aún le queda mucha carrera por delante, es sin duda este.
Si ya sabemos que Daniel Radcliffe es un buen actor dramático en cine y teatro, en 2011 dio un paso más e interpretó al limpiacristales J. Pierrepont Finch en el musical de Broadway How to Succeed in Business Without Really Trying. En esta obra pudimos comprobar el talento del actor para cantar y
bailar.
Otro de sus últimos papeles, el de Walter Tressler en Ahora me ves 2, nos muestra que el registro interpretativo del actor funciona también en comedia. Su simpática actuación y su química con el resto de un reparto compuesto por Mark Ruffalo, Morgan Freeman o Lizzy Caplan, nos permiten ver a un Daniel Radcliffe al que no estábamos acostumbrados.
Estos cinco momentos nos permiten comprobar que hay mucho más detrás de ese chico londinense que nos enamoró cuando le vimos por primera vez comprando su varita mágica en el callejón Diagon. Con un poco de atino y un buen agente, a Radcliffe le espera una carrera prometedora en cine, teatro y televisión.