6 de junio de 2014

Directores que dan la espantada

Por María Pérez

La espantada de Edgar Wright en la primera fase de producción de ‘ANT MAN’ no es nada nuevo en la historia del cine. Ni siquiera lo es en Marvel desde que la factoría de superhéroes de cómic recuperó los derechos cinematográficos de los mismos. Antes de Wright, Jon Favreau, Joe Johnston y Kenneth Branagh se negaron a volver para dirigir ‘IRON MAN 3’, ‘CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO’ y ‘THOR: EL MUNDO OSCURO’, respectivamente. Es más, en el caso de esta última, la directora que sustituyó a Branagh en la secuela de ‘THOR’, Patty Jenkins, abandonó debido a las manidas “diferencias creativas” y Alan Taylor entró en su lugar. Después de que Wright se apease del tren, han sido tres ya los directores en rechazar hacerse cargo, Adam McKay, Rawson Marshall Thurber y Ruben Fleischer.

El mismo Edgar Wright ya tuvo el proyecto en sus manos a principios de los 2000, cuando Artisan Entertainment era la propietaria de los derechos, y tuvo que renunciar a él por razones parecidas a las que le han llevado a hacerlo ahora. Artisan consideró en su momento que el enfoque propuesto por Wright para el Hombre Hormiga no era lo suficientemente familiar, lo cual no es de extrañar conociendo la filmografía de Wright (además, en cierto modo nos alegramos de que no se plegase a los deseos de la productora).

También se recurrió a las diferencias creativas para justificar la renuncia de Cynthia Mort a dirigir ‘NINA’, el biopic de la gran Nina Simone, protagonizado por Zoe Saldana, un proyecto que empezó con mal pie por la elección de la actriz estadounidense, cuyo parecido con la cantante es como el de un huevo a una castaña, y que está aún pendiente de estreno a pesar de que lleva un año terminado. Mort terminó muy a malas con la productora, Ealing Studios Enterprises, a la que incluso llevó a los tribunales por incumplimento de contrato.
       
Peor suerte corrió la adaptación al cine del juego ‘UNCHARTED’, o probablemente mejor para los jugones. Al parecer, Sony había asignado a David O. Russell como director y Mark Wahlberg como protagonista, el reportero Nathan Drake, pero al poco Russell se apeó del proyecto porque no se puso de acuerdo con la productora sobre el curso que debía tomar la película. No fue lo mismo lo que sucedió con Matt Damon y ‘TIERRA PROMETIDA’, que iba a ser su debut cinematográfico. El rodaje de la película que hizo antes de acometer la dirección de esta se prolongó, por lo que él, que además quería pasar más tiempo con su familia, delegó en Gus Van Sant, mientras que él siguió como productor y protagonista de la cinta.

Parece ser que el excesivo control que pretenden ejercer algunos productores sobre las películas es el detonante de muchos de estos abandonos que se definen con el consabido eufemismo. Tras el revés producido por el abandono de Michael Fassbender, la directora Lynne Ramsay no se presentó el primer día de rodaje de ‘JANE GOT A GUN’ tras fuertes discusiones con los productores. Se buscó a Gavin O’Connor para reemplazarla, y el estreno se aplazó hasta el año que viene. Otro caso reciente es el de Harald Zwart, director de ‘CAZADORES DE SOMBRAS: CIUDAD DE HUESOS’, que por lo visto se hartó de esperar a que la productora diera vía libre a la segunda parte ‘THE MORTAL INSTRUMENTS: CITY OF ASHES’ y dejó el proyecto, que aún sigue sin director.

  • Extras