4 de agosto de 2017

Directores que despiertan tanto odios como pasiones

Por Jose Cruz

2017 ha sido el año del comeback definitivo de M. Night Syamalan. Sí, La visita llegó en 2015, pero ha sido la mucho más taquillera Múltiple la que ha conseguido la atención mediática suficiente para que el gran público recuerde que el director indio sigue vivo. Aprovechando la proximidad de su cumpleaños, hemos elaborado una lista de directores que de la misma manera que atraen fervientemente a una parte del público, repelen a otros más escépticos.
¿Quién es? 1999 fue el año de M. Night Shyamalan. Fue ahí cuando El sexto sentido llegó, aterrorizó y sorprendió a las plateas de todo el mundo, una película cocinada a fuego lento que estaballa con un giro final que ya forma parte de la cultura popular. Más tarde llegarían otros títulos que le convertirían en un Rey Midas durante un breve período de tiempo.

¿Por qué tantos seguidores? El público se entusiasmó con las primeras películas del director indio, que jugaban la baza del final sorprendente y una atmósfera asfixiante que no permitía respiro al espectador. Shyamalan se ha arriesgado en casi cada nuevo proyecto y es sin duda uno de los realizadores más refrescantes de la actualidad.

¿Por qué tantos detractores? Muchos se han quejado de que Shyamalan ha construido su filmografía en base a sorprender a las plateas por el giro final de la práctica totalidad de sus películas, argumento injusto desde el momento en que la mayoría de su cine crece con las revisiones. Otros se han quejado, y con más razón, de un bajón importante en la calidad de su cine (todavía nos tiemblan las piernas con las temibles y consecutivas La joven del agua, El incidente, Airbender y After Earth).

¿Por qué película deberíamos recordarlo? A pesar de las divididas opiniones que generó tras su estreno, El bosque tiene tantos subtextos y está tan perfectamente estructurada que es imposible rendirse a su grandeza. Y a su banda sonora. Y a Bryce Dallas Howard.
¿Quién es?Memento forma parte del imaginario colectivo del espectador medio como una esas "películas raras que me encantan", pero nadie se había quedado con el nombre de su director hasta que tuvo la difícil tarea de tomar el testigo de Batman & Robin con su trilogía de El caballero oscuro. A día de hoy forma parte de ese selecto grupo de realizadores que ya venden entradas sólo con su nombre en cartel.

¿Por qué tantos seguidores? Además de llevar el cine de superhéroes a un nivel más oscuro y adulto, Nolan ha demostrado también su destreza en blockbusters con guión original (y de cosecha propia) como son los Origen e Interstellar, dejando siempre su huella personal en cada uno de ellos.

¿Por qué tantos detractores? Tantísimas alabanzas ha recibido tras sus últimos proyectos (alguna que otra algo desproporcionada) que no han tardado en aparecer los haters que se escudan en argumentos a veces razonables (porque sí, a veces sus diálogos subrayan demasiado lo que está pasando en la trama infravalorando al espectador) y otras veces, totalmente irrisorios (¿meterse con su presunto ego desmesurado tiene sentido a la hora de juzgar sus películas?).

¿Por qué película deberíamos recordarlo? El caballero oscuro es una cumbre cinematográfica en la que se conjugaban una dirección firme, un guión muy por encima de la media, interpretaciones prodigiosas y unas set pieces de acción que desencajaban mandíbulas.
VÍDEODunkerque: Entrevista a Christopher Nolan y al elenco de la película
¿Quién es? Aunque el director danés estrenó su dignísima opera prima (Pusher) en 1996, no fue hasta 2011 cuando adquirió fama mundial gracias a la muy prestigiosa Drive, que le abriría las puertas de un Hollywood al que ha renegado por completo para centrarse en un cine de carácter más autoral.

¿Por qué tantos seguidores? La iconografía, el uso de la música y el estudiadísimo estilo visual del cine de Winding Refn han encontrado un público totalmente opuesto al que copa las salas de cine de hoy en día, un público que abraza sus pausadas historias impregnadas de una violencia constante y muy incómoda.

¿Por qué tantos detractores? Parte del público de Drive se sintió estafado cuando sus siguientes películas se desmarcaban por completo de aquella cinta protagonizada por Ryan Gosling. Las palabras más leídas en cualquier crítica negativa de su cine son "vacía", "pretenciosa" o "grotesca".

¿Por qué película deberíamos recordarlo? Sin duda Drive es una de sus cumbres, pero no merece ser su película más recordada porque es la que menos representa su cine. ¿Valhalla rising? ¿Sólo dios perdona? ¿The neon demon? Cualquier opción podría ser la correcta.
últimos años, co-creador (junto con Thomas Vinterbeg) del Dogma, en sus últimas cintas ha trabajado con grandes estrellas del cine norteamericano para hacerlas sufrir en sus siempre deprimentes y despiadadas películas.

¿Por qué tantos seguidores? el prestigio del director danés viene ya de lejos: tanto Rompiendo las olas como Bailar en la oscuridad arrasaron entre crítica y público, y su cine siempre mordaz y provocativo supone una cita obligatoria, y es que Von Trier siempre tiene algo que decir.

¿Por qué tantos detractores? Su grotesco sentido del humor y una egolatría latente han hecho que el danés sea blanco de numerosísimas críticas, sumadas a un cine no apto para todos los públicos que aúna mujeres maltratadas física y psicológicamente, masturbaciones sangrientas y galletas de jengibre.   

¿Por qué película deberíamos recordarlo? Sin servirse más que de un guión afiladísimo y unos actores soberbios, Von Trier parió una de las mejores películas de lo que llevamos de siglo. Dogville es un terrorífico estudio de la corrupción social y de la podredumbre moral de la sociedad (sí, sociedad en general, y no sólo norteamericana como afirmó el director en su estreno). Su secuela, Manderlay, también es de visionado obligatorio. Y todavía seguimos esperando la conclusión de su trilogía con Wasington (sin hache), de la cual no hay noticias todavía.
¿Quién es? El poco prolífico Terrence Malick del siglo XX (apenas dirigió tres cintas entre 1973 y 1998) ha encontrado más inspiración en el nuevo milenio (ocho películas entre 2005 y 2017) y sigue siendo reconocido como uno de los grandes autores norteamericanos de los últimos tiempos.

¿Por qué tantos seguidores? Cintas como Malas tierras o sobre todo, La delgada línea roja, le forjaron una fama de director reflexivo e intimista que ha cautivado a un amplio sector de crítica y público y le ha aupado como uno de los cineastas más poéticos de la actualidad.

¿Por qué tantos detractores? hay quien le acusa de haberse convertido en una parodia de sí mismo, y es que desde el estreno de El árbol de la vida, el norteamericano sólo ha encajado fracasos críticos (To the wonder, las todavía inéditas en España Knight of cups y Song to song…).  Es por ello que la marca Malick se empieza a debilitar, o al menos su cine ha dejado de convertirse en un evento obligatorio para cualquier cinéfilo.

¿Por qué película deberíamos recordarlo? Probablemente la cinta más valiosa de su filmografía sea la incomprendida por muchos El árbol de la vida, una cinta que huye de la narrativa habitual para erigirse en base a imágenes que parecen ensoñaciones y que nos enamoró para siempre de Jessica Chastain.
La lista de directores que cuentan con tantos admiradores como detractores es densa. En ella podemos encontrar nombres como Quentin Tarantino, Brian de Palma, Paul Verhoeven, Rob Zombie, David Lynch, John Waters… ¿Qué tienen todos ellos en común? Una visión personalísima de sus obras, que conectan entre sí a través de un universo fílmico propio hilado en cada una de sus nuevas creaciones y, sobre todo, una enorme capacidad asumir riesgos sin pensar siempre en el espectador. Porque todos ellos han encendido apasionados debates sobre su talento. ¿Y qué hay mejor que un buen debate?