20 de abril de 2016

Directores que reniegan de sus películas

Por Ylenia Álvarez
 
Hasta para los genios del séptimo arte los resbalones son posibles. Bien sea porque que los comienzos son difíciles, porque las cosas se tuercen, porque las productoras complican la creación o simplemente porque la elección o la ejecución no es acertada.
'Miedo y deseo', como la conocemos en España, es el primer largometraje del director neoyorquino Stanley Kubrick. Rodada con bajo presupuesto gracias a unos ahorros familiares, la cinta se exhibió en circuitos de salas de arte, aunque enseguida fue repudiada por Kubrick al considerarla "la obra de un aficionado".
 
Por ese motivo el cineasta trató de localizar todas las copias de la misma, comprarlas, y destruirlas. De ahí que actualmente solo existan dos de ellas en el museo de fotografía George Eastman House en Nueva York y un negativo original de un antiguo laboratorio cinematográfico de Puerto Rico. A pesar de no ser un gran trabajo, muchos críticos vieron en ella el potencial del director.
Hasta los cineastas más exigentes, minuciosos y exitosos han fracasado en alguna ocasión. Y si no, que se lo digan a James Cameron, que vivió una experiencia desastrosa en el rodaje de 'Piraña 2', su primer largometraje como director, al ser despedido cuando sólo llevaba tres semanas de rodaje. Sin duda, nadie puede justificarle porque su trabajo deja mucho que desear y él mismo pone mil excusas cuando habla de la cinta,
 
Menos mal que con Alien demostraría, años más tarde, que es capaz de hacer segundas partes con talento, yor su puesto, que su trabajo es ya historia del cine con otros títulos como 'Terminator', 'Titanic' o 'Avatar.'
'Dune' es la tercera película de David Lynch tras 'Eraserhead' y 'El hombre elefante'. El proyecto, basado en la novela de Frank Herbert, fue iniciado en los 70 por Alejandro Jodorowsky, que se pasó cinco años trabajando en la idea. Sin embargo, como la cinta se retrasaba una y otra vez, la productora decidió cancelarla
 
En los 80, el proyecto vive de nuevo ahora en manos de David Lynch. Sufre varias transformaciones y el metraje inicial de 8 horas se reduce a 5 horas para su exhibición cinematográfica, según el criterio de Lynch. Sin embargo, la historia no quedó ahí y más tarde, los productores le obligaron a hacer una segunda reducción que hizo que el público no comprendiera el argumento como la novela necesitaba y que el propio Lynch acabara aborreciendo el título.
Directores, actores o guionistas que no quedan contentos con sus trabajos finales hay muchos. Sin embargo, ninguno como Woody Allen, que tras rodar 'Septiembre', decidió que no era lo que quería y que debía reescribir el guion. Por entonces ya había rodado grandes obras como 'Manhattan', 'Annie Hall' o 'Hannah y sus hermanas' y él mismo se había puesto el listón muy alto, así que puede que éste fuera uno de los motivos del disgusto.
 
Por si fuera poco, a última hora tampoco le valía el reparto y (sin avisar) apostó por uno nuevo ganándose algunas enemistades entre los actores del primero. Nunca se estrenó esa primera versión de 'Septiembre' y, aunque cueste creerlo, si hubiera sido por Allen…  ¡la hubiera filmado una tercera vez más!.
Supuso el debut cinematográfico del cineasta estadounidense, después de que rodara diferentes vídeos musicales para grandes estrellas de la industria. Aunque la película recibió una nominación al Oscar a los Mejores Efectos Especiales, no fue bien recibida por los críticos.
 
El motivo tiene que ver seguramente con que Fincher tuvo muchos problemas con la major por cuestiones de guion y de presupuesto: sufrió cambios brutales durante el rodaje, y de hecho, el guion cambiaba cada dos por tres. Por eso, el director acabó tan harto que no quiso formar parte de los extras de algunas ediciones de la saga que se publicaron después.
También el director de 'En el nombre del padre' reniega de su trabajo 'Detrás de las paredes' y hasta pidió sin éxito al gremio de Directores de América -Directors Guild of America (DGA)- que eliminasen su nombre de los créditos de la cinta.
 
El irlandés argumenta que la productora cambió todo el montaje grabado, logrando así un resultado totalmente diferente. Sin embargo, por su parte el estudio dice que Sheridan ignoró todo el guión original improvisando todo el rato. Para ellos el resultado fue "desastroso" y por eso decidieron meter mano en el montaje.
"En mi opinión la película no debería estrenarse. La han estropeado mucho. Ganar la Palma de Oro [en el Festival de Cannes] fue un breve momento de felicidad. Después me he sentido humillado, deshonrado, rechazado, y lo vivo como si me hubieran maldecido", confesaba en una entrevista a la revista francesa Telerama, Abdellatif Kechiche, el director de 'La vida de Adèle'.
 
Por si fuera poco, añadía que a partir de ese momento le daría igual lo que ocurriese con la cinta y que si fuera por él, ni siquiera llegaría a las salas de cine.
Artículo escrito por losExtras.es