7 de mayo de 2014

Directores que se hacen de rogar

Por M. J. Arias

Tardan años entre película y película. Sus estrenos son de los más esperados y de los que más expectación despiertan cuando se acerca la fecha, algo a lo que contribuye su halo de directores de culto/prestigio y que no siempre responde a una estrategia publicitaria. Simplemente se hacen de rogar porque son así, porque les cuesta dar con la historia adecuada a contar o porque la que eligieron requiere un proceso más largo del habitual. No son mejores ni peores que Woody Allen o Clint Eastwood, por poner dos ejemplos de directores que rara vez fallan a su cita anual con la cartelera. Simplemente, ellos se hacen de rogar más.

En esa lista figuran nombres tan taquilleros como James Cameron, George Lucas y Alejandro Amenábar.  El primero de ellos, el aclamado director de ‘TITANIC’, no se prodiga en exceso tras la cámara. Cierto es que se dedica a otros menesteres relacionados con el cine como la producción, pero desde que gritase ‘¡Acción!’ rodando ‘AVATAR’ han pasado cinco años. Y antes de eso su última película había sido estrenada ocho años antes. Entremedias, documentales y algún trabajo para la televisión.

Cierto es que Cameron triunfa casi con cada proyecto, pero no lo es menos que se toma su tiempo entre uno y otro. En parte, por su meticulosidad . Y en parte, porque suelen ser superproducciones que requieren de más tiempo de preparación que una película al uso, por decirlo de alguna manera.  Eso sí,  a partir de 2016 siempre y cuando se cumplan los tiempos, Cameron estrenará una por año hasta 2018. Serán ‘AVATAR 2, 3 y 4’. La taquilla ya puede ir temblando.

El caso de George Lucas es distinto. A punto de cumplir los 70 años, en realidad sólo ha dirigido seis largos. ¿Te sorprende? Quizá nunca te habías parado a pensarlo, pero lo cierto es que su tercera película fue ‘LA GUERRA DE LAS GALAXIAS’ allá por 1977 y no se ha vuelto a poner tras la cámara salvo en contadas ocasiones. Concretamente para los tres episodios de la nueva trilogía de ‘STAR WARS’. Ni siquiera dirigirá el ‘VII’, que ha dejado en manos de J. J. Abrams, otro ‘Rey Midas’ de Hollywood que cuida mucho qué proyectos dirige. Será su quinta película tras revitalizar sagas como ‘MISIÓN IMPOSIBLE’ y ‘STAR TREK’ y triunfar con un proyecto tan personal como ‘SÚPER 8’.

Siguiendo con los grandes de la industria, ahí está Francis Ford Coppola. Su nombre siempre estará ligado a ‘EL PADRINO’, pero ¿qué ha hecho en los últimos tiempos?  Puede estar hasta cuatro años sin dirigir o estrenar cada dos, depende de los proyectos o el momento. La última fue la extraña ‘TWIXT’, que ni siquiera llegó a estrenarse en España y que fue producida en 2011. De momento, y con 75 años en su pasaporte, no tiene más proyectos a la vista.

Lo de distanciar una película de la otra debe ser cosa de familia, porque su hija Sofia sigue los pasos de su padre en ese sentido. Nada que ver con el primo, Nicolas Cage, que lo protagoniza casi todo sin importar la calidad del guión. Entre tres y cuatro años se toma la ‘pequeña’ Coppola entre película y película. La última fue ‘THE BLING RING’, estrenada el pasado año. La próxima será una versión de ‘LA SIRENITA’ aún sin fecha de estreno y todavía en fase de preproducción.

El peso del éxito temprano

A otros, como a Neill Blomkamp, lo que les ocurre es que se ven ‘abrumados’ por rotundo éxito de su opera prima y la presión es tanta que les cuesta decidirse por un segundo proyecto a la altura. En el caso del director de ‘DISTRICT 9’, su segundo asalto fue ‘ELYSIUM’, cuatro años después de la anterior y ahora con muchos más medios. Algo que se notó en la producción, más cuidada y menos sorprendente que en ‘DISTRICT 9’. El currículum de Spike Jonze es curioso, porque en realidad siempre está dirigiendo. Alterna televisión, con cortos, vídeos y, muy de vez en cuando, se deja caer por el cine para regalar a sus seguidores obras como ‘HER’ y ‘DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS’, que se han llevado cuatro años entre ellas.

Cuatro años ha tardado también Darren Aronofsky en volver a estrenar como director tras el éxito de ‘CISNE NEGRO’. Con aquella historia de una bailarina perturbada y obsesiva que le valió el Oscar a Natalie Portman parecía haber vuelto a los orígenes de su cine. Ese de producción menor, donde la historia y los personajes eran los que importaban como en ‘RÉQUIEM POR UN SUEÑO’. Entonces, le vino el tremendo éxito de ‘CISNE NEGRO’ y le pusieron a las órdenes de una superproducción como ‘NOÉ’. Tanto dinero en sus manos, que no supo muy bien qué hacer con él. Ahora a esperar, a saber cuánto tiempo, para comprobar si se reconduce.

Peter Weir es algo así como el Guadiana, que aparece y desaparece sin seguir ningún patrón. Su último trabajo fue ‘CAMINO A LA LIBERTAD’, allá por el lejano 2010. Cuando estrenó esta película sobre la fuga de un grupo de presos de un gulag siberiano acumulaba siete años de desaparición desde el rodaje de ‘MASTER & COMMANDER’. Ahora ya va por el cuarto año de silencio. Quién si parece responder a un patrón establecido es George Clooney en su versión director. Cada tres años reaparece y encuentra tiempo para ponerse tras la cámara y contar una historia.

En España el caso más conocido es el de Alejandro Amenábar. El niño bonito del cine español es de los que se toma su profesión con calma, mucha calma. En el sentido de que tarda hasta lustros en volver a dirigir. Tanto que casi uno se puede olvidar de su existencia hasta que de pronto lee un titular como ‘Emma Watson rodará a las órdenes de Alejandro Amenábar’. Y así es. Será en ‘REGRESSION’, proyecto en el que se encuentra embarcado seis años después de ‘ÁGORA’.  

  • Extras