11 de abril de 2018

Ejecutivo agresivo, terapia a base de risa

Por Noelia Salcedo
 
La comedia es un género inmortal. Pasan los años y referentes como Buster Keaton o Charles Chaplin permanecen imborrables en nuestra memoria. Pero esos fueron los orígenes del cine y el público va necesitando referentes nuevos. Así, mientras los ochenta y noventa se abrazaron a figuras como Eddie Murphy o Jim Carrey, los 2000 nos trajeron una nueva oleada de cómicos que renovarían el género. A figuras como Ben Stiller o Rob Schneider se sumó la de Adam Sandler, con títulos señalados como Little Nicky, Mr. Deeds o Niños Grandes.

En 2003, Sandler se topó con otro grande del cine, en este caso de todos los géneros y todos los tiempos: Jack Nicholson. Junto a él y el director Peter Segal rodaron Ejecutivo agresivo, una hilarante comedia sobre la cólera como fruto del estrés de la vida moderna y un absurdo método para controlarla. Aquí os dejamos algunas razones por las que no podemos olvidar esta cinta:
Tener de partenaire artístico a un actor veterano comoJack Nicholson tuvo que ser todo un reto para un cómico en auge como lo era Adam Sandler en los 2000. Ambos salvaron el reto con presteza y pudimos disfrutar de la versatilidad del primero, quien ya había demostrado su saber hacer en el género con cintas como Mejor imposible, y el carácter fresco del segundo en una comedia ligera y con carácter. De esas que gustan porque no son fáciles de olvidar.
El director estadounidense ya había lanzado algunos títulos dentro del género de interés para el gran público, como es el caso de la secuela El profesor chiflado II: La familia Klump. Pero Ejecutivo agresivo fue sin duda su primer título sonado. Después de esta vendrían 50 primeras citas, para la cual volvió a contar con Sandler, Superagente 86 de película o La gran revancha, con Sylvester Stallone y Robert de Niro. En la televisión también ha trabajado en ficciones con tan buenas críticas como Shameless o Angie Tribeca.
A la pareja masculina protagonista se sumaban otros dos nombres de mujer, los de Marisa Tomei y Heather Graham como secundarias imprescindibles. Pero si hay un nombre que no podemos olvidar dentro del reparto de esta película es el de Woody Harrelsondando vida a Galaxia, una prostituta alemana que intentará seducir al personaje de Sandler. John C. Reilly, January Jones (bastante desconocida por aquel entonces) o John Turturro también participaron en la cinta.
Esa primera escena de arranque cuando Dave Buznik busca su asiento en el avión, solo unos minutos después de conocerle de pequeño, no solo es la mejor carta de presentación de la película, sino también un auténtico manual de cómo el entorno puede desesperarnos hasta hacernos perder los papeles. Un divertidísimo Jack Nicholson pone a prueba a un contenido Adam Sandler que no podrá evitar estallar en cólera al final.
Entre carcajada y carcajada el filme también nos invita a reflexionar sobre nuestra actitud ante la vida moderna y cómo el estrés a veces puede sobrepasarnos hasta límites que ni nosotros mismos imaginábamos. Conceptos como la inteligencia emocionaltoman un carácter protagonista en títulos como este ya que, en el fondo, lo que el personaje de Adam Sandler tiene que aprender es a lidiar con la ira que siente en determinadas situaciones dentro de un entorno y una convivencia saludable en sociedad. Algo que está más que a la orden del día en los últimos años...
 
Disfruta de Ejecutivo agresivo desde la comodidad de tu sofá. Deja fuera los problemas y reduce tensiones. ¿El objetivo? Hacerte disfrutar y reír sin parar durante unas 2 horas. ¿Te animas?
  • Cine