28 de agosto de 2015

El buen estado de salud de la animación española

Por Roberto Bra

Desde hace algunos años está sucediendo algo curioso en el cine español y es el enorme salto cualitativo que ha dado la animación española. Puede que ahora no nos sorprenda ver cintas de animación españolas, pero hace no tantos años este tipo de cine estaba condenado a un segundo plano lastrado por el cine de animación de la factoría Pixar, Disney o incluso Dreamworks. Pero retrocedamos en el tiempo para analizar en perspectiva este empoderamiento del cine de animación español.

El comienzo

Aunque varias empresas españolas ya se dedicaban a la animación antes y habían conseguido vender sus productos al extranjero, el verdadero salto del cine de animación en España fue 'El bosque animado, sentirás su magia', dirigida por Ángel de la Cruz y Manolo Gómez. Y no solo fue una película clave en España sino también en Europa al convertirse en el primer largometraje europeo de animación hecho por ordenador. No contentos con eso, la película fue un éxito de público vendiendo 600.000 entradas en España y 400.000 en el extranjero.

La consolidación

Este éxito consiguió que estudios como Filmax apostasen por la animación española, el resultado fueron muchas y dispares propuestas animadas como 'El Cid', 'Nocturna' o 'El ratoncito Pérez', las cuales llegaron a venderse en 120 países. Años más tarde, en 2009, la empresa de animación Ilion Animation Studios realizó 'Planet 51', la película española de animación más cara de nuestro cine. La cinta recaudó casi 3 millones de euros en su primer fin de semana en España y se convirtió en el mejor estreno de una película de animación no americana en nuestro país. Por si fuera poco la película superó los 40 millones de dólares de taquilla mundial.

Al éxito de 'Planet 51' hay que añadir el éxito de la serie 'Pocoyó', que se convirtió en un fenómeno mundial e incluso ganó un premio BAFTA.

En la actualidad

A partir de ahí todo fue a mejor para el cine de animación. Pese a no contar con un gran apoyo por parte del Estado, en España se consiguió explorar otras vías narrativas y estéticas que enriqueciesen la animación española. 'Chico y Rita' fue uno de los ejemplos de ello, la película dirigida por Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando no solo ganó el premio a Mejor película en los Goya y en los Premios de Cine Europeo, sino que también logró una nominación a los Oscar. Otro ejemplo fue la cinta de animación intimista 'Arrugas', dirigida por Ignacio Ferreras, que no solo fue una de las películas del año en España sino que fue comprada en Japón por el mítico Studio Ghibli.  

Ese mismo año también se estrenó 'Las aventuras de Tadeo Jones' que fue la película de animación más taquillera en España en 2012. Y, aunque con una triste historia detrás, también fue el año de 'O Apóstolo', la primera película europea rodada en 'stop motion' y 3D que estuvo entre las 19 preseleccionadas a los Oscar en la categoría de Mejor película de animación. El año pasado 'Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo' también recibió una gran acogida y precisamente hoy se estrena 'Atrapa la bandera', la nueva película de animación del estudio que nos trajo Tadeo Jones. Habrá que ver si repite el éxito de su predecesora, pero lo que no se puede negar es que el cine de animación en España está en plena forma.

  • Extras