17 de diciembre de 2015

¿En qué se diferencia ‘El despertar de la Fuerza’ del resto de ‘Star Wars’?

Se diferencia, en mucho. Lo suficiente. Porque, manteniéndose fiel al espíritu de la saga y recuperando el ímpetu de la primera entrega, la de 1977, 'Star Wars: El despertar de la Fuerza' introduce nuevos elementos argumentales y estéticos encajando estos a la perfección en el universo en expansión que es el creado por George Lucas hace casi cuatro décadas. Y todo con una película que vuelve a la esencia de esa montaña rusa de las emociones que es la lucha entre el bien y el mal, en términos de buenos y malos, pero también la que supone la batalla interior que viven muchos de los personajes presentes. Aunque son más las cosas que unen a 'El despertar de la Fuerza' con el resto de la saga que las que la separan, estas son cuatro diferencias que la hacen entrar directamente en los primeros puestos del ranking de la franquicia. Que cada uno elija en qué posición la colocaría una vez vista.
(Nota: Este es un texto libre de spoilers)
Parece una obviedad y lo es, pero por mucho que algunos dudasen de su capacidad para salir airoso de tamaña aventura y hasta él mismo estuviese nervioso, en realidad tener a J.J. Abrams a bordo era garantía de éxito. Nadie como él, que hizo lo que hizo con Star Trek sin ser fan, para reflotar la saga galáctica por antonomasia de la que es seguidor desde niño. Reflotar porque la segunda trilogía no gozó del apoyo de la original y había que hacerlo muy bien para contentar al público más exigente. Abrams no solo ha conseguido el aplauso de los fans, también se ha ganado el de los no seguidores que gracias a él empezarán a sentir el poder de la Fuerza merced a una película tan divertida como sobresaliente.
Aventuras, emociones y acción a raudales en las dos horas y veinte minutos que dura 'El despertar de la Fuerza'. No han ni un respiro. Ni para los personajes ni para el espectador. Es parte de la impronta de un J.J. Abrams que pertenece a la misma vieja escuela a la que acuden mitos vivientes del cine como Steven Spielberg y George Lucas. Sabe lo que hay que hacer y tiene las herramientas para enganchar en el minuto uno y no perder la atención del espectador hasta los títulos de crédito finales. 'Star Trek' le sirvió de campo de entrenamiento para 'Episodio VII'. Lo ha vuelto a hacer.
El 'Episodio VII' introduce algunos personajes nuevos, tampoco tantos, y aunque alguno aún tiene que despejar las dudas que le sobrevuelan en entregas posteriores, lo cierto es que no hay ninguno que resulte tan odioso o infantil como pasaba con algunas de las entregas anteriores.
Son dos de los personajes nuevos, los que más juego dan y los que más rápido se ganarán el favor del público. El primero, BB8, es el robot ese blanco y naranja que parece un cruce entre un balón de reglamento y R2D2. La segunda, Rey, es Daisy Ridley. Como es un post libre de spoilers no puede decirse gran cosa salvo que se perfila como una de las mejores heroínas del cine que se han visto en mucho tiempo.
Artículo escrito por losExtras.es