21 de marzo de 2016

¿Qué le pedimos a ‘Batman v. Superman’?

Por M.J. Arias
 
'Batman vs Superman', la que se supone que es la segunda entrega de 'El Hombre de Acero' y en la que se ha colado el Hombre Murciélago como estrella invitada, llega esta semana  a las pantallas tras meses de avances, rumores, noticias y expectativas. Estas últimas, las expectativas, nunca son buenas consejeras a la hora de sentarse en la butaca de un cine. Ni para bien ni para mal.

Lo mejor es acudir sin prejuicios, a ver qué pasa, y luego juzgar con conocimiento de causa. Pero en casos como este, el de 'Batman vs Superman' resulta muy complicado. Por eso y antes de verla, vamos a pedirle cinco cosas a la película, cinco deseos que esperamos se cumplan para que no decepcione.
Dura la friolera de 2 horas y 33 minutos. Diez más que 'El Hombre de Acero'. Con un metraje así, a Zack Snyder le va a costar mucho, pero mucho, que la película no se haga larga. Pero puede lograrse. No sería la primera vez. Otros ejemplos superheroicos lo han conseguido, como 'X-Men: Días del futuro pasado', que duraba 2 horas y 12 minutos, o como'Star Trek: En la oscuridad', que no es de superhéroes pero es un buen ejemplo de entretenimiento. 'El Caballero Oscuro' solo era un minuto menos que la nueva de Superman. Y 'El Hombre de Acero', aunque tiene sus detractores, no se hacía larga.
Aquí es donde estará la clave para que se cumpla la primera. Uno de los problemas de 'El Hombre de Acero' era que la acción tardaba tanto en llegar que cuando lo hacía algunos espectadores estaban ya aburridos. No así quienes disfrutaron de ese tono oscuro y 'nolaniano' de la primera entrega de Superman. Aun así, hay que reconocer que quizá se les fue un poco la mano con el drama y que dejar la acción para casi el final y que luego esta sea una batalla en plan orgía de tres cuartos de hora igual no fue lo más acertado. Un error que puede enmendarse ahora.
En los últimos años parece haberse puesto de moda eso de hacer una película de superhéroes con un porrón de ellos, como si uno por sí solo no fuese ya suficiente. En casos como el de los X-Men y Los Vengadores tiene su sentido. Eran un grupo, una patrulla, pero esto de que la segunda de Superman sea la primera del nuevo Batman o que la tercera del Capitán América se convierta en la cuarta de Iron Man empieza a resultar cansino.

En la que estrenan esta semana, que en teoría iba a ser (quizás aún lo sea) la segunda de 'El Hombre de Acero', el Murciélago no es el único que se ha colado. A la fiesta se han sumado también Wonder Woman (Gal Gadot), Aquaman (Jason Momoa) y The Flash (Ezra Miller).
Es la gran petición, el gran deseo de todos los seguidores del género. Porque Christian Bale fue un gran Batman marcando un antes y un después, porque la elección de Ben Affleck no contó con el apoyo generalizado del fandom que se esperaba y porque los antecedentes del actor metido a director de éxito como superhéroe no son muy halagüeños. Daredevil le perseguirá siempre haga lo que haga. Pero, llegados a este punto, a unas horas del estreno, ya no hay marcha atrás. Démosle un voto de confianza a Affleck y su Batman. Quizá nos haga olvidar al anterior.
'Batman vs Superman' es la séptima película de Zack Snyder. Solo lleva en esto doce años y en este poco más de una década se ha convertido en uno de los directores más presentes cuando de adaptaciones comiqueras se trata. Sorprendió con su primera película en 2004, 'Amanecer de los muertos', y dos años después le cayó en las manos el difícil proyecto de adaptar la novela gráfica '300'. Pasó con nota. Luego llegó 'Watchmen', que le quedó algo pretenciosa aunque digna de estudio. 'Ga'Hooole La leyenda de los guardianes' era animación y con 'Sucker Punch' se le fue la mano. Después, 'El Hombre de Acero'. Y aquí está de nuevo, con 'Batman vs Superman', confiando en que sea el Snyder más de '300' que el de 'Sucker Punch'.