26 de enero de 2015

Excrementos con sabor a cacahuete y otros trucos de cine

Por Pedro Moral

Excepto aquellos directores encabezados por Lars von Trier que idearon un movimiento llamado Dogma en el que todo lo que grababan era real, el cine esta lleno de trampas. Tantas, que dan para varios artículos. En esta segunda parte de 'Trucos de cine' aprenderemos cómo los directores consiguen crear excrementos con ingredientes que pueden estar en cualquier cocina, o como logran que unos simples papeles cortados parezcan una manada de sedientos murciélagos.

Cuando un director planifica el rodaje suele dejar unas cuantas velas a los santos para que el clima sea el idóneo, que haya sol cuando tenga que haberlo, que esté nublado cuando la escena lo pida y que llueva o nieve si en el guión lo pone. Esto es imposible, claro. Por eso los de efectos especiales tienen trucos que ni Tormenta, el miembro de los X-Men, puede igualar. La niebla por ejemplo es uno de los efectos más comunes en las películas, sobre todo en las de terror o cine negro. Lo normal es hacer la niebla con hielo seco y agua, vamos, crearla casi de forma natural.

Sin embargo, en 'TERMINATOR' de James Cameron, se vinieron muy arriba e hicieron una niebla tóxica utilizando spray antimosquitos. El efecto quedó perfecto pero por el camino murieron millones de insectos, un daño colateral que el director de 'AVATAR' no se perdonó nunca.

Nieve en Sevilla y en verano, ¿imposible? No, no al menos para los especialistas de efectos. El equipo que rodó con Carol Reed 'OLIVER TWIST' consiguió que nevara en Londres en el verano de 1968. Y no era una nieve cualquiera, tenía que ser una copiosa cantidad de copos capaz de inundar las calles de Londres simulando un crudo y largo invierno. Para ello utilizaron poliespán (quién no ha jugado a hacer nieve con poliespán), un poco de sal, espuma y para conseguir la densidad adecuada grandes cantidades de patata amasada.

En todas y cada una de las películas que se hacen en Hollywood un personaje atraviesa un cristal de una ventana, de un escaparate o de un coche. La mayoría de esas veces el cristal está hecho de azúcar. Es inofensivo y una vez roto se reparte entre el equipo de rodaje para que se lo coman en el descanso. Si se repite mucho la escena puede haber intoxicaciones. 

Sin embargo, cuando el cristal es muy grande, como el que Michael Douglas atraviesa en 'THE GAME', por ejemplo. Es imposible hacerlo de azúcar. Entonces lo que hacen los responsables de efectos es colocar un cristal de verdad, lo rodean de explosivos y llaman a un especialista para que lo atraviese a pelo. El truco está en detonarlo un segundo antes de que el especialista choque con el cristal. Suena como una locura y realmente lo es, ¿pero acaso no están un poco locos los especialistas?

Hoy en día los murciélagos que salen en las películas o están hechos de manera digital o incluso son reales. Pero en el cine se pueden conseguir efectos realmente escalofriantes sin la necesidad de estresar a estas terroríficas criaturas. Richard Donner tuvo la gran labor de llevar al cine 'LOS GOONIES', la gran historia ideada por Steven Spielberg. Donner no tenía tiempo para amaestrar a una manada de murciélagos y por eso recurrió a la papiroflexia. Con unos cuantos trozos de papel negro y un cañón de aire consigiuó el efecto deseado.

El director inglés es experto en rodar escenas en las que los protagonistas se embadurnan de excrementos. En 'TRAINSPOTTING' Ewan McGregor iba al baño más asqueroso de Escocia a expulsar aguas mayores y justo después este adicto a la heroína se da cuenta que se le ha escapado un supositorio. Decide rebuscar en el retrete e incluso sumergirse a nadar dentro de él. Las arcadas de los espectadores están provocadas por un actor lleno de trozos de... ¡Chocolate!

En 'SLUMDOG MILLIONAIRE' Danny Boyle volvió a meter a su joven protagonista en una letrina llena de excrementos humanos. En este caso las deposiciones tenían un color menos oscuro que las de 'TRAINSPOTTING' y eran bastante menos sólidas, cosas de la alimentación. La receta en este caso fue de chocolate (el ingrediente estrella) y mucha cantidad de mantequilla de cacahuete.

Artículo escrito por losExtras.es