31 de diciembre de 2016

Feliz Cumpleaños, sir Lecter

Por Claudia Lorenzo

79 años cumple en este último día del año Sir Anthony Hopkins, uno de esos hombres que jamás se librarán del personaje icónico al que dieron vida, a pesar de haber protagonizado muchos más clásicos del cine. ¿Y qué es de Hopkins hoy en día? Pues ahí está, triunfando en la HBO con 'Westworld' y, probablemente, disfrutando del amable invierno californiano.
Fueron 16 minutos de intercambio de diálogos con Jodie Foster, 16 minutos de tensión en una celda, de interrogatorio, de confesiones, de una inteligencia prodigiosa que había que controlar para no acabar engañado por ella. Poco más de un cuarto de hora de tiempo en el que Hopkins se transformó en Hannibal Lecter, el caníbal más seductor y despiadado de la historia del cine. El American Film Institute lo considera el mejor villano de la historia del cine y, aunque es cierto que Hopkins salió en su secuela y su precuela (‘Hannibal’, de 2001, y ‘El dragón rojo’, de 2002), pero no hacían falta para crear una leyenda.
Eran galeses y ambos crecieron cerca de Port Talbot, pero Riichard Burton y Hopkins no eran amigos. No hizo falta. Todo lo que necesitaba Hopkins para impulsar su carrera se lo dio su compatriota: la furia. Y las ganas de tener poder y dinero. Tenía 15 años cuando le pidió un autógrafo a Burton y se sintió como el último mono. Eso le dio energía para empeñarse en llegar a ser alguien en el mundo de la interpretación y “vengarse” de aquellos que sólo le habían considerado, en su infancia, el hijo del panadero. Y la venganza siempre pasaba por Hollywood.
Lawrence Olivier es el único hombre al que Hopkins idolatra, el que le dijo que para triunfar en esto de la interpretación había que ir a por todas, tragándose el miedo, y le invitó a unirse al Royal National Theatre en 1965 y trabajar como su sustituto. Durante las representaciones de ‘La danza de la muerte’, de Strindberg, Olivier se puso enfermo de apendicitis y a Hopkins no le quedó otra que salir al escenario. “Prometedor”, dijo Olivier en sus memorias sobre el actor.
Hopkins desembarcó en Hollywood en los 70 para intentar triunfar como actor pero volvió a Londres a finales de los 80. Sin embargo, regresó a la Costa Oeste tras sus éxitos a principios de los 90, adquiriendo en el año 2000 la nacionalidad estadounidense. Hoy en día vive en Malibú con su tercera esposa, Stella Arroyave, con la que lleva trece años casado.
Más allá de ‘Westworld’, de las próximas aventuras de Thor o los Transformers, Hopkins ha declarado que, aunque le sigue gustando actuar, no siente que esté enfrentándose a retos en ese aspecto de su carrera. Pero sí que se siente estimulado para seguir trabajando como pintor y compositor de música. Su desarrollo artístico lo maneja su esposa, marchante de arte, y él se ha convertido en lo que siempre quiso ser, un actor que trabaja como tal pero que tiene otros intereses además de ése.
Ha declarado que su personaje favorito es Burt Munro, en ‘Burt Munro. Un sueño, una leyenda’, por su facilidad a la hora de ser interpretado y su parecido con el propio actor. Dentro de sus películas preferidas se encuentran ‘El silencio de los corderos’, la maravillosa ‘Lo que queda del día’ y ‘La verdad oculta’. Es legendaria también su interpretación de C. S. Lewis en ‘Tierras de penumbra’.
Tiene tres BAFTA, dos Emmys, un premio Cecil B. DeMille y el título de Caballero de la Orden del Imperio Británico, otorgado por la reina Isabel. Pero, sobre todo, tiene uno de esos Óscar legendarios por ‘El silencio de los corderos’, de una de las pocas películas que han hecho pleno en la ceremonia llevándose Mejor Película, Director, Actor, Actriz y Guión. Lo repetimos, fueron sólo 16 minutos legendarios.
Artículo escrito por losExtras.es