3 de octubre de 2014

Freddy Krueger: quedarte dormido nunca dio tanto miedo

Por Rubén Miguélez

En ninguna saga de la historia del cine se ha consumido tanto café como en 'PESADILLA EN ELM STREET'. Todos y cada uno de los protagonistas de las que ya suman un total nueve películas sobre este asesino han tenido un mismo objetivo: evitar a toda costa quedarse dormidos. Y es que en sus pesadillas se encontraba su mayor terror, y era mientras el resto del mundo dormía plácidamente cuando ellos eran asesinados sin piedad. 

El creador de esta macabra idea no es otro que Wes Craven, autor de algunas de las películas de terror más recordadas de todos los tiempos, como 'LAS COLINAS TIENEN OJOS' o 'SCREAM' y que estuvo tras la primera 'PESADILLA EN ELM STREET' en 1984 y regresó diez años más tarde de la mano de 'LA NUEVA PESADILLA', séptima y última parte de la saga antes de 'FREDDY VS. JASON' y el remake de la original que firmó en 2010 Samuel Bayer. 

A lo largo de estas nueve películas, Krueger ha recorrido los sueños de decenas de jóvenes acabando con su vida de la forma más cruel que ha podido. Aunque, todo hay que decirlo, unos han corrido mejor suerte que otros y no todos han sabido esquivar la muerte con la misma fortuna. A continuación, un par de apuntes a tener en cuenta cuando a uno le toca enfrentarse a las pesadillas de Krueger:

Cabecear en clase puede ser mortal 

Ya sabes, has dormido poco, llegas a clase, el profesor de historia te está soltando la chapa más grande jamás contada y... ¡voilà!. Te has dormido. Y con el sueño llega el cambio de profesor, y al que ahora tienes sobre la mesa es a Freddy Krueger. Tan siniestro como de costumbre, con esa apariencia siempre tan calmada que lo hace todavía más aterrador, y en ese momento sabes que por mucho que te asustes, grites o intentes correr por los pasillos acabará cazándote y matándote. Porque del mundo de los sueños de Freddy no se puede escapar tan fácilmente. Esta es la historia de varios personajes -en la foto, Sheila, una de las protagonistas de 'PESADILLA EN ELM STREET 4'- que, por mucho que lo han intentado, no han conseguido superar una clase sin haber pegado ojo la noche anterior. Literalmente. 

Nunca subestimes la mente enfermiza de Krueger

Las mentes creativas tras la saga protagonizada por Freddy Krueger no se caracterizaron en ningún momento por mostrar piedad. Ni por sus protagonistas ni por los espectadores que fielmente eran testigos de muertes cada vez más y más difíciles de ver. Si bien es cierto que son otros los títulos que han hecho historia por su intencionada crueldad, como la saga 'SAW', hay que destacar de 'PESADILLA EN ELM STREET' lo increíblemente enfermizos que resultaban algunos de sus planteamientos.

Y si no que se lo pregunten a Philip -uno de los protagonistas de 'PESADILLA EN ELM STREET 3'-, al que Freddy Krueger arrancó los tendones de ambos brazos para utilizarlo como marioneta, arrastrarlo hasta la azotea y lanzarlo desde lo más alto de la misma. O también podemos pararnos un momento a pensar cómo se les pudo ocurrir, en la quinta película, que Freddy Krueger intentara poseer un feto. Más de una y más de dos veces hemos tenido que retroceder en la imagen y volver a verla para creernos aquello de lo que estábamos siendo testigos. 

Freddy siempre vuelve

Tras los acontecimientos de 'PESADILLA FINAL: LA MUERTE DE FREDDY', firmada en 1991 por Rachel Talalay -y con una de las traducciones al español más desafortunadas de la historia-, todo parecía indicar que, por fin, Freddy Krueger había muerto. Y en efecto, así era, pero lejos de desaparecer para siempre, Ronny Yu nos proponía lo siguiente doce años después: Freddy está atrapado en el infierno, donde contempla impotente como los habitantes de Springwood han conseguido que sus hijos olviden por completo a Freddy, por lo que este no consigue aparecerse en sus sueños. 

Decidido a que le recuerden y le teman de nuevo, encuentra a Jason Voorhees -el villano de 'VIERNES 13, que también había muerto en la última parte de su saga-, y se hace pasar por su madre para convercerle de que debe resurgir de sus cenizas para asesinar adolescentes en Springwood. Todo tal y como suena. 

La moraleja es clara: nada puede detener a Krueger. Ni siquiera haber desaparecido de las mentes de los adolescentes y permanecer años atrapado en el infierno. Mientras alguien pueda llegar a tenerle miedo, ahí estará él. 

Y lo que más asusta: puede que no todo sea ficción

Nadie osaría dudar de la imaginación desbordante de Wes Craven, sobre todo cuando hablamos de plasmar en la gran pantalla algunas de las historias más terroríficas que seamos capaces de presenciar. Sin embargo, para 'PESADILLA ANTES DE NAVIDAD', Craven contó con un poco de ayuda. Tal y como ha contado él mismo, la creación de Freddy Krueger nace de un caso real con el que el director de cine se obsesionó. La historia real tenía como protagonistas a varios jóvenes refugiados asiáticos, y todos ellos sufrieron muerte súbita por razones indeterminadas mientras dormían. 

En concreto, a Craven se le metió en la cabeza la historia que rodeaba a uno de estos jóvenes. Según publicaba el diario 'Los Angeles Times', uno de ellos llevaba días asegurando que no podía quedarse dormido y escupiendo las pastillas que sus padres le daban para que pudiera descansar. Le encontraron muerto tras acostarle cuando éste finalmente se quedó dormido, y en su armario localizaron una máquina de café que había utilizado para mantenerse despierto. Poco después de dejarle en su cuarto, le escucharon gritar y, sin más, murió. Nunca se supo determinar la causa concreta de la muerte. 

  • Extras